El Paseante

El Niño apareció en la calle la Botica

  • Son numerosos los Nacimientos que se pueden visitar en las calles gaditanas durante estas fechas navideñas · El Gran Belén Napolitano del Bicentenario se inaugura esta mañana en El Corte Inglés

Lo cantaba el villancico que se interpretó en la inauguración del nacimiento municipal en el Centro Integral de la Mujer en la plaza del Palillero en la tarde de ayer: El Niño se ha aparecido en la calle la Botica, se ha formado en el barrio un alboroto y los gitanos se han vuelto locos, más o menos. Otro año más se va a producir el milagro y un niño va a nacer del vientre de una Virgen. Los comercios lo anuncian en sus escaparates, las cofradías y las asociaciones montan sus belenes acompañados de villancicos rocieros, como el de Humildad y Paciencia en José del Toro.

Andar por la calle Compañía está empezando a ser algo complicado, sobre todo con los grupos de conocidos que se encuentran y no se apartan a un lateral para evitar el atasco. Las compras navideñas se pueden ir adelantando entre Belén y Belén para evitar el estrés de última hora y repartirlo durante toda la quincena previa. Ayer también se inauguró el Nacimiento de la Asociación de Belenistas en la calle Santiago. Un recorrido de 34 belenes repartidos por toda la ciudad.

Otro de los actos, muy esperado, es la presentación este mediodía el Gran Belén Napolitano del Bicentenario que se ha instalado en el Centro Comercial Bahía de Cádiz. Estará expuesto en el sótano uno de El Corte Inglés hasta el 5 de enero y se puede visitar en horario comercial.

En Santa Cruz, la Asociación de Donantes Hepáticos tiene montado un Belén aprovechando una de las puertas que da acceso a la torre del Sagrario. Mucha vida en la Catedral Vieja un viernes por la tarde. Se echa de menos en El Pópulo el ritual Belén viviente que representaban las alumnas del colegio de San Martín. Una Navidad con menos vida en el barrio medieval gaditano que queda cubierta por el torrente de niños que salen del centro Tierra de Todos tras recibir la catequesis y visitar su nacimiento instalado en el interior.

Pero también existen particulares que abren las puertas de sus casas y sus comercios en esta ruta. En la calle Sacramento, en una ventana de un bajo se puede ver un Belén instalado en una de las habitaciones de la vivienda y en la peluquería Cristino, en la calle Cobos tienen un Nacimiento en su escaparate.

Tardes de antaño, tardes que se repiten tradicionalmente todas las Navidades, qué no falte ni una, para disfrutar de los niños, de la familia, de las compras y de los Nacimientos. Disfrutar de un poco de vida en unas fiestas algo tocadas por los problemas económicos de esta 'bendita' crisis y descansar la mente, aunque sea un rato, acompañado de un café y un polvorón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios