Balance

Una Navidad "para cubrir gastos" en los hoteles de Cádiz

  • El miedo a Omicron provocó que muchos usuarios cancelaran sus reservas aunque hubo un repunte positivo de última hora

Dos turistas en la recepción de un hotel.

Dos turistas en la recepción de un hotel. / Lourdes de Vicente

A pesar de los matices de cada caso, y teniendo en cuenta que diciembre nunca fue el mes favorito del sector en la ciudad, los hoteleros de Cádiz acaban de dejar atrás una Navidad que se resolvió "peor" que sus previsiones iniciales aunque "lejos del desastre". Es decir, con una ocupación "para cubrir gastos", según han explicado los gerentes de algunos de estos establecimientos.

Un balance donde ha tenido "mucho que ver" el aumento de los contagios y, sobre todo, "el miedo" a la variante Omicron que ha acaparado titulares e inquietudes durante todo el mes de diciembre. "Al comienzo de esta ola sí que tuvimos bastantes cancelaciones pero la verdad es que conforme fue avanzando el mes, nuestros clientes asiduos que vienen en Navidad a visitar a las familias se fueron animando y, después, comenzaron a hacerse más reservas de cara al 31 con lo que llegamos a recuperar lo que teníamos previsto y alcanzamos el fin de año, prácticamente, con ocupación total", cuenta Noelia Martínez, directora del Hotel Spa Cádiz Plaza.

Martínez también se congratula por el "buen funcionamiento" de los bonos regalo para el spa de su centro "que mandábamos por correo electrónico, con lo que si alguien estaba enfermo y no podía salir a comprar regalos, pues tenía esta posibilidad, y ha sido muy bien recibida".

No con tanta contundencia, pero sí en la misma senda positiva se enmarca la Navidad del Hotel Argantonio, en el centro de la ciudad. Desde allí, Teresa Reyes relata que "aunque no ha sido, ni mucho menos, como otros años antes de la pandemia, no ha estado mal". Así, en el Hotel Argantonio la ocupación ha rondado "entre un 70-80%" con lo que se ha mejorado "mucho" la Navidad del pasado año, precisa Reyes que, sobre todo, delimita la actividad "entre el 26 de diciembre y el 3 de enero".

Eso sí, apunta,  a partir del 3 de enero la ocupación está siendo "malísima", "vamos a 2 o 3 habitaciones por día con lo que estamos dando vacaciones al personal porque es que no podemos hacer otra cosa". Y es que Reyes, que explica que la facturación del año 2021 ha sido todavía "baja", "sólo para cubrir gastos", lamenta que ha tenido que recortar ciertos servicios como la recepción 24 horas y reducir la jornada de sus trabajadores. "Yo llevo muy mal que no estamos cumpliendo con los estándares de calidad habituales nuestros porque hemos recortado algunos servicios y pienso que al cliente hay que cuidarlo porque es él el que paga los sueldos, las hipotecas... Esperemos ir poco a poco recuperando nuestros niveles", desea.

Quizás en los hoteles donde, además del hospedaje, se ofrecían reuniones navideñas, la repercusión de la alerta sanitaria se ha sentido con más fuerza. El Hotel Senator, por ejemplo, es uno de los establecimientos que han sufrido "muchas cancelaciones" de este tipo de eventos aunque, "afortunadamente", pudieron seguir adelante con su cena de gala y cotillón, como asegura su director, Álvaro Gutiérrez. 

"Si me llegas a preguntar a principios de diciembre te digo que vamos a tener unas navidades estupendas. De hecho, el puente de Diciembre fue bueno, como esperábamos, pero a partir de ahí empezaron las noticias de los contagios, el tema de Omicron y eso fue el desastre. Una cancelación tras otra. Teníamos cenas de empresa cerradas desde octubre y noviembre y se cayeron todas, sólo pudimos celebrar las que tenían fecha antes del puente", explica con tristeza Gutiérrez que, con todo, apunta a que "el fin de año se pudo salvar" en cuanto a hospedaje y también con la cena de gala y cotillón que, "aunque tuvimos que modificar el formato con mesas individualizadas", apostilla, estuvo "muy bien" y los clientes salieron "muy contentos". Eso sí, en principio tenían reserva para unas 150 personas y, finalmente, se celebró "con unas 100".

Un tanto le ha ocurrido a Pepa Díaz, gerente del Hotel Las Cortes, que no quiere ser "negativa" porque "no va" en su naturaleza pero no puede negar "la evidencia", dice. "La Navidad ha ido regular". "La gente tuvo mucho miedo a contagiarse y se suspendieron muchas reservas tanto de hospedaje como de comidas, de hecho, de las últimas no hemos podido celebrar ninguna", lamenta la empresaria que espera que a pesar de los malos números decide "seguir adelante con este invierno".

Y es que ese es el talante del sector hotelero de la ciudad, afrontar el invierno abiertos. Resistir. "Los de cuatro y cinco estrellas de la ciudad sí, seguro, estaremos abiertos porque además es la imagen de Cádiz", apuesta Martínez. "Yo vivo aquí y además tengo a clientes fijos que se hospedan porque vienen a trabajar , me parece lo más sostenible seguir con las puerta abiertas", continúa Díaz. "Tener cerrado este hotel es muy caro y tenerlo abierto es un poquito más caro pero algún ingreso genera así que, por ahora, nuestro plan es seguir abiertos", suma Gutiérrez. "Sí, por supuesto, a pesar de que va a ser duro hay que continuar, es lo que hemos aprendido los empresarios de esta situación, nosotros, tan dados a estresarnos, hemos aprendido a aceptar un poco las cosas y seguir caminando porque lo que no se puede es estresarte, que te dé un infarto y dejar todo este embolado a otro", valora Reyes.

El hachazo de febrero

Seguir adelante, seguir caminando, pero con un horizonte, quizás, algo más oscuro que la campaña que acaba de pasar. "Es un hachazo". Con ésta, y similares expresiones, el sector hotelero define en un mismo sentir el mes de febrero sin Carnaval en la calle.

"¿Sabes lo peor para el cliente qué es lo que es? La incertidumbre. Y, sinceramente, con estos cambios de fechas, con estos diferentes pareceres de un día para otro del Ayuntamiento, lo que viene a sembrar es eso. Mucha incertidumbre. Y la gente no se atreve a reservar por si hay nuevos cambios", se queja Díaz.

La incertidumbre invocada desde el Hotel Las Cortes también es compartida por el resto de gerentes entrevistados. Así, desde el Hotel Spa Cádiz Plaza, se confirma que "no se está reservando ni para febrero ni para junio porque la gente no sabe a qué atenerse, tienen un cacao tremendo y para nosotros esto es una catástrofe", tilda Martínez que también apunta a que "de todas formas en junio a nosotros nos suele ir bien en Cádiz porque ya hay buen tiempo y, sin embargo, el Carnaval nos salvaba un mes horrible como febrero". De la misma opinión es Gutiérrez, que también habla de "la incertidumbre de sus clientes" y espera que "haya confirmaciones de última hora en febrero si, finalmente, los carnavaleros salen a la calle por su cuenta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios