Museos de Cádiz

La joya de la corona vuelve a brillar

  • Los trabajos de conservación han devuelto todo su esplendor a la Maqueta de Cádiz, el principal atractivo de los visitantes que llegan al Museo de las Cortes

Al subir la escalera principal del Museo Cortes de Cádiz se puede encontrar la auténtica joya de la corona de este equipamiento, la Maqueta de Cádiz. Está reluciente después de que haya sido sometida desde el pasado 12 de noviembre a unos tratamientos de limpieza y conservación. Los actores de estos trabajos, el coordinador José Manuel Ramírez, el director del Museo, Juan Ramón Ramírez, y la edil de Cultura, Eva Tubío, se apresuran a decir que no se trata de una restauración como la que se realizó durante varios años y que culminó en 2011, sino unos trabajos de conservación.

A partir de mañana todos los visitantes podrán disfrutar de esta impresionante estructura que refleja el estado de Cádiz a finales del siglo XVIII, la ciudad que en unos años albergará las Cortes de Cádiz y promulgará la Constitución de 1812. Esta obra fue realizada a instancias del rey Carlos III y fue finalizada en 1779. Se hizo en sólo tres años y en la misma estuvieron trabajando hasta 40 personas.

Llama la atención el brillo del caserío gracias a la limpieza que se le ha realizado, pero también por el barnizado final. La maqueta tiene un gran enemigo y es el polvo que va acumulando y que se deposita sobre la superficie. Esto no sólo es una cuestión de suciedad sino que lo que hace que el polvo se asiente y, por lo tanto, da lugar también a que puedan proliferar microorganismos y, entre otras cosas, la humedad.

El polvo también produce un efecto abrasivo al entrar en contacto con la superficie de la madera y, por lo tanto, sobre su barnizado.

Pero a pesar de eso hay algo distinto en la Maqueta de Cádiz que llama la atención y es el mar reluciente que lo rodea.

Aquí también se había producido un deterioro en el plateado debido al ennegrecimiento natural que se produce en el metal plata por la oxidación natural que el paso del tiempo incide sobre la materia ya que al tratarse de panes de plata, la oxidación se produce con mucha más rapidez.

A partir de mañana los visitantes podrán volver a descubrir la magnífica maqueta una vez acabados los trabajos

El procedimiento de optimización ha consistido en la aplicación de una capa de plata a la cera, aplicada en forma de muñequilla, respetando la textura de la superficie original. Ahora quizás, este plateado es mucho más fiel a lo que representa, el mar, al igual que el efecto ola que se ha producido.

Asimismo, tanto el director del museo como la persona que ha dirigido los trabajos que se han realizado, aseguran que también se ha aprovechado para nivelar algunos módulos.

Una de las curiosidades que tiene esta maqueta es que pese a estar realizada con un nivel de detalle impresionante, tuvo que ser forzada para que entrara en la parte central del Museo de las Cortes por sus dimensiones, es decir, hay lugares como la playa de La Caleta y el castillo de San Sebastián que no están orientados tal como es la realidad. Sin embargo, hay casas donde se pueden ver incluso los pozos y la simulación del agua.

Precisamente este nivel de detalle se convierte también en una dificultad añadida a la hora de realizar cualquier tarea de conservación. Por ejemplo, en los más de 300 módulos que está dividida la maqueta muchos de los edificios están rematados con piezas muy delicadas en las que cualquier fallo al manipularlas pueden sufrir daños.

Desde el 1 de enero hasta el 11 de noviembre, fecha en la que se cierra el equipamiento para proceder a los trabajos de conservación, el museo recibe un total de 23.993 visitas, siendo el mes de agosto el que tuvo una mayor afluencia con 3.623 personas.

A la hora de ver la maqueta se pueden descubrir auténticas delicias, como una catedral mucho más barroca que la que finalmente vio la luz, ya que entonces estaba en construcción, una iglesia de San Antonio con una sola torre o una plaza de toros donde está actualmente el colegio Campo del Sur.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios