Cádiz| Coronavirus Homenaje de la UCA a quienes "expusieron su vida y la siguen arriesgando"

  • La Universidad reconoce la labor de los profesionales sanitarios en un acto celebrado en el patio del rectorado, en el que se descubrió una escultura conmemorativa

  • Riki Rivera y David Palomar interpretaron un tema de su espectáculo 'Qué pasaría si pasara' adaptado para la ocasión

Con un minuto de silencio en señal de respeto hacia las personas fallecidas por la covid–19 comenzó este jueves el homenaje institucional que ha rendido la Universidad de Cádiz (UCA) a todos los profesionales del sistema sanitario, "que expusieron su vida y que la siguen arriesgando a día de hoy", según manifestó el rector de la UCA, Francisco Piniella. 

El acto, que tuvo lugar en el patio del Rectorado y pudo seguirse por streamig desde la web de la UCA, contó con la presencia, entre otras autoridades, de la delegada del Gobierno andaluz en Cádiz, Ana Mestre, la delegada territorial de Salud y Familias, Isabel Paredes, así como miembros del equipo de dirección de la UCA, de representantes institucionales y de las distintas profesiones que desempeñan su actividad tanto en los hospitales como los centros de atención primaria y los laboratorios de la provincia.

El rector, acompañado por Ana Mestre, Isabel Paredes y la vicerrectora de Ciencias de la Salud, Ana María García Bañón, descubrió una escultura conmemorativa que se instalará en el vestíbulo de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia de Cádiz. Realizada por Ras Artesanos en acero corten y pulverizada con agua del mar de Cádiz para darle el efecto de oxidado, representa un árbol de la vida con un corazón en el centro arropado y protegido por las manos de los sanitarios.

Tras su descubrimiento, se entregó réplicas de la escultura a representantes de hospitales y de distritos sanitarios de la provincia.

Hubo también un emotivo homenaje musical por parte de los artistas gaditanos Riki Rivera y David Palomar, quienes interpretaron una canción de su espectáculo Qué pasaría si pasara, a la que le modificaron la letra para adaptarla a la ocasión.

En su intervención, el rector de la UCA señaló que nos encontramos ante "una pandemia que se ha llevado miles de vidas en todo el planeta, que ha roto las costuras de nuestra sociedad, que nos ha introducido en una crisis de magnitudes faraónicas, que ha tensionado y exigido al máximo a nuestro sistema de salud y que ha removido los cimientos de nuestra escala de valores, poniendo al principio lo que nunca debió ser alterado: nada es más importante que la vida de las personas y nada es más admirable que el trabajo de quiénes arriesgan la propia para salvar la de los demás". Por eso, señaló que "éste es el único y monumental motivo que nos ha impulsado en la Universidad de Cádiz a organizar y celebrar hoy un merecidísimo homenaje a todas las personas que trabajan en nuestro sistema sanitario, que expusieron su vida y que la siguen arriesgando a día de hoy". Un colectivo que, destacó, "ha trabajado duramente, con profesionalidad y a veces con el hándicap de hacerlo sin las protecciones básicas necesarias".

El rector agradeció también el trabajo de la comunidad universitaria en los últimos meses y quiso poner en valor los conceptos de ciencia y conciencia. "El virus se cuela por las rendijas del descuido y la irresponsabilidad" y "la conciencia de todos y todas es la mejor herramienta profiláctica para batallar contra la transmisión", dijo, añadiendo que desde la Universidad deben "vindicar el papel de la ciencia como la única arma para acabar con el virus".

"Este virus ha llegado para vivir con nosotros y será vencido gracias a la concienciación de todos, a los avances de la investigación científica y al trabajo incansable e impagable de los profesionales sanitarios, siempre en primera línea de una guerra que seguimos librando a diario", concluyó.

La neuróloga pediátrica del Hospital Puerta del Mar Myriam Ley Martos intervino en nombre de los homenajeados. Dijo sentirse orgullosa de la respuesta de los profesionales sanitarios durante la pandemia: "Todos han puesto su sentido de responsabilidad por encima de sus propios miedos. Sobre todo el miedo de llevar el virus a casa, a nuestros niños y nuestros mayores".

Y transmitió su convencimiento de que "de todas las situaciones difíciles se saca algo bueno". En este caso, indicó que nos hemos dado cuenta de que no somos invulnerables y que los pilares más importantes de la sociedad son la salud y la educación, "y los poderes públicos deben ser garantes de que sea así". Otro aspecto positivo que destacó fue el comprobar que "podemos trabajar de otra manera y hacer cosas que ni pensábamos que podíamos hacer".

Por su parte, Ana Mestre dio las gracias a los profesionales de la sanidad "por lo que han hecho y por lo que vendrá", y tendió la mano "para seguir trabajando para que nuestra sanidad siga mejorando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios