Consumo

El hielo no enfría la demanda en Cádiz

Preparación de una bebida en el establecimiento Charlotte de Cádiz con hielo.

Preparación de una bebida en el establecimiento Charlotte de Cádiz con hielo. / Germán Mesa

Una mujer mete en el Carrefour del Mercado Central tres bolsas de hielo en el carro. Es lo máximo que puede coger porque en los congeladores se avisa de que, al igual que en otros supermercados, sólo se puede coger esa cantidad. Lo curioso es el efecto psicológico que se produce en los consumidores cuando puede haber escasez de algo, Reconoce que no hace mucho uso de los cubitos pero el simple hecho de saber que se puede acabar, le ha hecho provisionarse con las tres bolsas. Ya sabemos lo que ocurrió con el papel higiénico durante el confinamiento y ahora le ha tocado al hielo.

Las fábricas de hielo no dan abasto este año para producir y servir a todos los puntos de venta, que no sólo incluye a los comercios minoristas y medianas y grandes superficies, sino también a los bares.

En el supermercado El Jamón que se encuentra en el Estadio Nuevo Mirandilla llevan varios días sin tener hielo.Sin embargo, muy cerca de allí en un Covirán que se encuentra en la calle Goya hay bolsas sin problemas y sin ningún tipo de límite. Reconocen que ha habido un par de días donde sí ha habido más problemas, pero ayer el congelador estaba repleto.

El elemento más codiciado para los bares, sobre todos los de copas y que sirven cócteles, es el hielo picado. Tanto en el Ágora como en el Charlotte, ambos situados en el Paseo Marítimo, afirman que con el hielo normal no tienen problemas pero con el picado y el que son unas especie de bolitas hay una gran escasez.

De hecho, para hacer los cócteles están teniendo que tirar de unas máquinas con las que pican hielo, pero que lleva su tiempo la maniobra y, además, tienen una capacidad muy justa para satisfacer toda la demanda. Tanto en un establecimiento como en otro coinciden en decir que llevan una semana aproximadamente sufriendo estos problemas y que, mientras que antes se les abastecía hasta dos veces al día, ahora prácticamente se ha reducido a una.

Eso sí, a pesar de la escasez que se está produciendo porque las fábricas no dan abasto para cubrir toda la demanda, el precio del hielo no se ha incrementado hasta ahora.

Muy cerca de allí, en el mismo Paseo Marítimo, en el Woodstock también reconocían que estaba habiendo problemas con el hielo. 

En el Ägora afirmaban que hasta el momento tienen existencias pero se encuentran muy a lo justo. En este establecimiento incluso decían que tratan de abastecerse en una superficie comercial de hielo picado, pero ni siquiera allí están consiguiéndolo.

Sin embargo, esta situación contrastaba con la del Ykebana, donde decían que hasta ahora no han tenido esa falta del agua congelada y que no corrían peligro de quedarse sin existencias.

En el problema de abastecimiento por parte de las fábricas de hielo se unen dos circunstancias: por un lado, están las altísimas temperaturas de este año que genera un mayor uso de este producto. Por otro, que los altos precios de la energía ha hecho que las fábricas no hayan almacenado tanto como otros años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios