Fase 3 en Cádiz

Así se cerró la playa de Santa María del Mar

  • Un socorrista fue quien decidió que se había completado el aforo

  • La Policía Local conoció la noticia por la megafonía

La cola vista desde la playa de Santa María del Mar.

La cola vista desde la playa de Santa María del Mar.

La imagen ha quedado para la historia. Los accesos a la playa de Santa María del Mar clausurados con vallas improvisadas y custodiados por agentes de la Policía Local, con los bañistas y usuarios haciendo cola en la acera para poder bajar a la arena marcó la jornada dominical en la antesala de un verano que se antoja del todo extraordinario para las playas a consecuencia del coronavirus. Pero lo más llamativo del domingo no fue esa escena, sino cómo se llegó a eso. ¿Cuál fue el proceso que se siguió en la playa? ¿Quién tomó la decisión? ¿Cómo se puso en marcha el plan para cerrar los accesos y controlar que el aforo volviera a ser el permitido?

Detrás de estas preguntas hay una sola palabra, un término que define a la perfección lo ocurrido: improvisación. Los primeros sorprendidos de la decisión que se adoptó en la playa de Santa María del Mar fueron los propios policías locales que en la tarde del domingo desempeñaban su función en las playas de la ciudad, que en teoría eran los responsables de controlar el aforo y de tomar las medidas oportunas.

Y si no fue la Policía Local, ¿quién entonces fue el responsable de tomar la decisión de que se cerrara el acceso a la playa de Santa María del Mar y de que la orden fuera difundida por el servicio de megafonía? Según fuentes consultadas, fue un miembro del servicio de socorrismo de Santa María del Mar quien habría decidido que se había alcanzado el aforo máximo (3.648 personas exactas, según el Plan de Contingencia elaborado por el Ayuntamiento) y que había que cerrar los accesos. “El responsable policial de la playa decidió enviar a un par de agentes allí cuando escuchó el aviso por megafonía. Y los policías, a ojo de buen cubero, indican que a consecuencia de la marea, independientemente del aforo, las distancias de seguridad no son las recomendadas. Por eso se envía finalmente un furgón policial a los accesos principales hasta que no salga la gente y vaya bajando la marea”, explican fuentes consultadas.

Otra cuestión que llama la atención de lo ocurrido el domingo en Santa María del Mar es que no hubo aviso previo de la situación que se estaba generando en la playa. Según el plan municipal, había que cursar aviso a través de la megafonía “cuando se alcance el 80% del aforo total permitido” y que ese aviso -cuya decisión de darlo correspondería al jefe de turno de la Policía Local- se difundiría también a través de los canales de comunicación del propio Ayuntamiento. Nada de esto ocurrió el domingo, donde los bañistas y usuarios de la playa, y la propia Policía Local, se toparon de repente con la decisión de que el acceso a la playa quedaba clausurado hasta nuevo aviso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios