Eva Amaral

"No tengo los pies en el suelo porque me pasan cosas milagrosas"

Eva Amaral"No tengo los pies en el suelo porque me pasan cosas milagrosas" Eva Amaral"No tengo los pies en el suelo porque me pasan cosas milagrosas"

Eva Amaral"No tengo los pies en el suelo porque me pasan cosas milagrosas" / efe

Amaral llega con muchas ganas hoy al No Sin Música, Festival que vio nacer y al que regresa con el firme propósito de desprender toda la energía del "show" de Nocturnal, en fusión con los temas de toda la vida, imprescindibles en cada concierto. Así lo cuenta Eva Amaral.

-¿Cómo recuerda aquel concierto del primer No Sin Música en el colegio de San Felipe? Creo que llovía...

-Así es. Llegamos a Cádiz y nos sorprendió la lluvia en las pruebas de sonido, y fue angustioso porque amenazaba el desarrollo del concierto. Pero afortunadamente se limitó a aquel momento y por la noche llegamos a buen puerto y se celebró. También recordamos con mucho cariño la disposición de la gente del Festival, que nos hizo sentir como en casa. Uno de ellos hizo un arrocito que estaba buenísimo, y del que me acuerdo cinco años después (ríe). Es mucho riesgo que alguien tome la iniciativa y que todo salga bien, por parte de la organización y del público. Y se consiguió. Fue emocionante.

-Esta edición, además, se os vio en el acto de presentación del Festival. Amaral está muy implicada. ¿Por qué?

-Es un festival que nació con pocos recursos, pero ya ha crecido. Nos han tratado muy bien, lo hemos visto crecer y nos gusta estar ahí.

-¿Cómo veis la escena rock por Andalucía. A las bandas les cuesta más venir por aquí...

-A nosotros nos encanta ir a Andalucía. De hecho actuamos en Cádiz, vamos a Sevilla y estuvimos en Córdoba. Estamos cerrando la gira, y estamos haciendo los conciertos que no hicimos el año pasado. Y para nosotros está siendo fantástico, con un público increíble, que responde a cada canción. El público andaluz es una gozada, es muy fiel.

-¿Qué ha significado 'Nocturnal: Solar Sessions'?

-Es una visión más intimista de las mismas canciones de Nocturnal. Nació como una especie de extra con respecto al disco original, no pretendía ser un disco con entidad, sino una especie de juego, como un experimento, muy basado en la energía de la madera, guitarras eléctricas e instrumentos orgánicos. Pero gustó tanto el resultado que decidimos darle más apoyo que a un disco que no deja de ser un extra. Pensábamos que le podía interesar sólo a nuestros seguidores, pero le ha interesado a mucha más gente. Nos ha sorprendido.

-¿Y qué ofreceréis al público gaditano esta noche?

-En Cádiz no es el acústico, es Nocturnal con todos los barcos, a toda vela, con toda la energía y con el show completo, que es lo que estamos deseando mostrar.

-Y regresaréis a los temas de vuestros orígenes, los de siempre. ¿Es inevitable?

-Piden tantas canciones que es difícil abarcar todo, pero procuraremos hacer un repaso por diferentes etapas de nuestra carrera, del primer al último disco, y de Nocturnal, por su puesto.

-En mayo sacasteis nuevo single, 'Una veces se gana y otras se pierde', en un momento de contradicción personal, decía, con mezcla de sensaciones de éxito y de fracaso. ¿Superado ya este momento?

-Es un poco tópico decirlo pero la vida se compone de estas cosas, en lo profesional y lo personal. La vida son éxitos y fracasos en los que vas aprendiendo de esos momentos que te ayudan a hacer más llevadero todo lo que venga en un futuro.

-Lleváis mucho tiempo Juan y usted. ¿Cuál es el secreto para forjar esta alianza durante tanto tiempo?

-No sabemos el secreto. Pero supongo que el respeto mutuo y la conexión que tenemos. No me imagino haciendo canciones con otra persona. Para mí es algo muy íntimo y soy un poco introvertida, pero con Juan me he sentido totalmente liberada a la hora de hacer música. Nos compenetramos.

-¿Y cómo es esta conexión en el proceso creativo?

-No hay reglas. Es un proceso bastante caótico. Ponemos en común todo tipo de ideas, nos aportamos y a veces el germen de una canción nace cuando estamos juntos. Le damos vueltas, a veces, y otras surgen de forma espontánea. Nos miramos a la cara y ya sabemos qué pensamos. Así que procuramos tener una especie de democracia en la que no se graba todo lo que no nos convence al cien por cien a los dos.

-¿Cómo se mantienen los pies en el suelo siendo uno de los grupos más reconocidos a nivel nacional?

-Me gusta pensar que tenemos los pies en el suelo, pero habrá momentos en que no los tengamos porque nos pasan cosas muy increíbles y nos sentimos muy afortunados. LLevamos siete discos con el favor del público y los últimos conciertos son un delirio y una auténtica fiesta. Así que encima del escenario no tengo lo pies en el suelo porque pasan cosas milagrosas y lo vivo con una intensidad que no es normal. En nuestra vida diaria es importante mantenerlos, sí.

-¿Sabría describir cómo ha evolucionado Amaral desde sus orígenes?

-No soy muy consciente de ello porque no nos hemos esforzado en evolucionar, sino que sin darnos cuenta hemos cambiado nuestra manera de hacer música, aunque se haya conservado la raíz, que es la la misma, y que está en la forma entender la melodía, la que hace Juan con la guitarra, la forma de apoyar la armonía de la canción. Y ahí respira nuestro sello.

-El 28 de octubre grabáis disco en el Wizink Center (Palacio de la Música de Madrid) como colofón a vuestra gira. Expectativas.

-Vamos a grabar el concierto, el sonido e imagen y capturar de alguna manera este buen momento de la banda y de este show, que es de los más bonitos que hemos vivido.

-¿Y después un descanso o seguís a tope?

-Después hay planes de volver a Latinoamérica, a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en México, y ya se están vertebrando visitas a otros países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios