Equipamientos deportivos La segunda vida del Francisco Blanca

  • El pabellón de Guillén Moreno abre de nuevo sus puertas tras estar cerrado durante siete años

Un equipo de fútbol sala entrena en el Francisco Blanca Un equipo de fútbol sala entrena en el Francisco Blanca

Un equipo de fútbol sala entrena en el Francisco Blanca / Eulogio García

El pabellón Francisco Blanca, situado en Guillén Moreno, ha empezado su segunda vida, que seguro que va a ser mejor que la primera. La reapertura de este equipamiento se produce después de que fuera cerrado en el año 2012 para unas obras y haya estado cerrado todo este tiempo.

Es la segunda vida del Francisco Blanca pero en parte tiene muy poco que ver con lo que había antes, más allá de que es una instalación deportiva. Quienes allí jugaban o entrenaban recuerdan que no había vestuarios y tenían que cruzar la avenida de San Severiano para poder cambiarse. Ahora tiene gradas, vestuarios con accesibilidad para todas las personas y una pista deportiva en condiciones.

El propio alcalde José María González y el edil de Deportes, Adrián Martínez de Pinillos, han sido testigos este lunes de la reapertura del pabellón. Las obras han contado con un presupuesto total de 236.562, 40 euros y todos los trabajos han servido para terminar las gradas, con capacidad para 260 personas. Además, se ha procedido a la instalación del saneamiento y finalizar las obras de fontanería en los vestuarios, además de colocar las barandillas del graderío y la escalera, instalar un sistema de ventilación en los aseos, vestuarios y pista deportiva, y también un sistema de contribución solar para proporcionar agua caliente, entre otros.

José María González estaba muy satisfecho por el final de una odisea que se inició en el año 2012, cuando con el anterior equipo de gobierno del PP, salieron a licitación las obras de ejecución de gradas y vestuarios en el pabellón, que se adjudicó a las empresa Santa Infantes. Sin embargo, en marzo de 2014, tras un plazo de inactividad en la obra, se decidió la resolución del contrato, quedando el edificio cerrado y sin poder darle uso.

Por ello, el actual equipo de gobierno recuperó el asunto y redactó este proyecto de terminación del edificio en el que se incluyeron las obras que quedaron pendientes de ejecución para posibilitar su puesta en funcionamiento.

El alcalde destaca que “cuenta ahora con mejores condiciones que cuando se inauguró”

José María González ha recordado que cuando Podemos llegó al gobierno local “había una ciudad por reconstruir y que era rehén de una deuda de 275 millones de euros y que había especulado en plena burbuja del ladrillo con las dependencias municipales y las instalaciones deportivas”. Así, señala que se encontraron con un solar donde estaba antiguamente el pabellón Fernando Portillo “o con un Francisco Blanca cerrado a cal y canto desde el año 2012, casi derruido por dentro, y arrebatado al barrio de Guillén Moreno”.

González ha afirmado que la reapertura del Francisco Blanca se ha hecho” con mejores condiciones que el día de su inauguración. Lo abrimos como un pabellón de primera, como se merece este barrio y el tejido deportivo de la ciudad” y reconoció que le hubiera gustado que esta jornada hubiera llegado antes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios