Patrimonio

Enrique el Mellizo, primera peña flamenca de Cádiz, cumple 50 años

  • El empuje conjunto del grupo literario Marejada y de un conjunto de aficionados dio a luz en noviembre de 1972 a la todavía superviviente peña flamenca Enrique el Mellizo

El interior de la peña flamenca Enrique el Mellizo.

El interior de la peña flamenca Enrique el Mellizo. / Julio González

Mientras que en la trastienda de Libros Cádiz, en la calle Feduchy, unos jóvenes poetas dedicaban algunas de sus tertulias literarias a escuchar cantes y a bucear en los estilos, en la iglesia de Santiago, primero, y después en la Palma, un grupo de investigadores y aficionados al jondo hacía lo propio en aquella ciudad que a principios de los años 70 del pasado siglo comenzaba a despertar a tantas cosas. De hecho, no es casual que en ambas reuniones, en apariencia tan alejadas, rondara la misma preocupación y latieran en un mismo sentir sin saber, al principio, unos de otros. Y es que no era asunto baladí que Cádiz, cuna histórica del flamenco, este arte no tuviera peña que lo meciera. Había que hacer algo. Y ese algo se llamó Peña Flamenca Enrique el Mellizo. De esto hace 50 años.

Jesús Fernández Palacios, miembro de aquella gloriosa Marejada, tiene documentadas cada una de las cuatro tertulias flamencas que su grupo literario organizó gracias, en buena parte. “a ese veneno del flamenco” que les inoculara a muchos de ellos su amigo Fernando Quiñones. Félix Rodríguez, por su parte, el que fuera segundo presidente de la entidad que este noviembre cumple medio siglo, guarda en su ingente archivo cada acto que antes y después de tener la sede se construyera bajo el paraguas ya de El Mellizo y recuerda, “como si fuera hoy mismo”, las reuniones flamencas en esos lugares de culto que amparaban a muchos inquietos gaditanos en una época en la que, todavía, reunirse no es que estuviera, precisamente, bien visto. “En todos los actos, de la peña después, y antes de Marejada había un policía de paisano con nosotros”, rememora Fernández Palacios.

El poeta es quien cuenta que de aquellas “cuatro tertulias flamencas” que su grupo realizó entre enero y febrero de 1972 salió la firme decisión de alumbrar una peña y que ésta tenía que estar dedicada “al creador de la doble malagueña, Enrique el Mellizo”. Así, un grupo de habituales a esos encuentros terminaron encerrados en una casa de la plaza España esquina con Antonio López –la casa de los padres de Jesús Fernández Palacios– “redactando los que serían los Estatutos de la Peña” que, finalmente, se registró en Gobernación Civil en noviembre de 1972.

“Pues que yo recuerde las escribimos Jesús del Río, Manolo González Piñero, José Antonio Hernández Guerrero, Juan Javier Moreno y yo, claro”, dice Fernández Palacios que explica que se interesaría por el proyecto José Antonio Leonsegui (el dueño de la mantequería El Triunfo) que, como también cuenta Félix Rodríguez, formaba parte de esas otras reuniones que ya algunos aficionados flamencos, incluido también José Antonio Hernández Guerrero, estaban llevando a cabo en las iglesias. “Me acuerdo que la primera asamblea general la hicimos en el bar La Abundancia y allí se eligió a una junta directiva con Leonsegui como presidente”, rememora el flamencólogo que suma que los primeros actos flamencos, como todavía no contaban con sede, “se hicieron en el Colegio Médico, en la calle Benjumeda”. De hecho, Rodríguez conserva algunos documentos del primero de ellos, “fue en marzo de 1973 y trajimos a la Fernanda y la Bernarda de Utrera, Paco del Solano, la chiclanera María Núñez, y bailó su hermano, Ramón Nuñez, con la guitarra de El Niño de los Rizos”, clava.

Fachada exterior de la peña flamenca Enrique el Mellizo. Fachada exterior de la peña flamenca Enrique el Mellizo.

Fachada exterior de la peña flamenca Enrique el Mellizo. / Julio González

Un año después, en el 74, “y por mediación de Leonsegui que tenía muy buenas relaciones con el gobernador militar”, apunta Fernández Palacios, socio número 2 de la peña Enrique el Mellizo, "el uno era Jesús del Río que cogió él el libro de socios y se puso el primero", ríe, se les concedió sede, sita en la bóveda del Paseo San Carlos, es decir, la que todavía hoy abraza a la pionera entidad flamenca gaditana.

Comenzó entonces el desfile de primerísimas figuras y de aficionados de la tierra que ha durado décadas aunque con un brillo especial durante aquellos primeros años y el posterior reinado del fallecido Antonio Benítez, “para mí, y lo quiero decir, el mejor presidente que ha tenido la peña porque supo aprovechar todo aquel mandato del PSOE de los años 80 y porque creó unos Jueves Flamencos de categoría que todos añoramos”, reconoce Fernández Palacios sobre el empresario que, con sus luces y sombras, fue uno de los hombres fuertes y poderosos del Cádiz de la primera democracia.

Pero antes de la larga era Benítez, la peña Enrique el Mellizo fue levantada por el pionero Leonsegui, “que en la tercera Noche Flamenca, de buenas a primeras, ese hombre dijo que se iba y a día de hoy no sé todavía el motivo”, se sigue sorprendiendo Rodríguez que le relevó en el cargo de 1975 al 79 “con una junta directiva formada por Ramón Jarana, Curro La Gamba (marido de La Perla de Cádiz), Manuel González Piñero, (el recientemente fallecido) Domingo Villero, Gonzalo Espinosa y Pepe Cía”, para después pasar el testigo al también investigador flamenco Eduardo Márquez, al que ya sucedería Antonio Benítez.

Cartel de la primera Noche Flamenca que organizó la peña Enrique el Mellizo. Cartel de la primera Noche Flamenca que organizó la peña Enrique el Mellizo.

Cartel de la primera Noche Flamenca que organizó la peña Enrique el Mellizo.

“De traer, pues trajimos a lo mejor. Yo tengo el gusto de poder decir que traje a don Antonio Mairena, que no iba a ninguna parte, además de otros buenos artistas como Matilde Coral y a Rafael el Negro, Fernanda y Bernarda, por supuesto, y dejé la presidencia con un último espectáculo para morirse, El Lebrijano con Persecución... Fíjate lo que era eso”, rememora Rodríguez al que también se le ocurrió el anagrama de la peña (las Puertas de Tierra cruzadas por una guitarra).

Los actos flamencos también se combinaron con actos literarios y culturales en la larga vida de la peña Enrique el Mellizo, así desde la entidad no se olvidó su propio origen y, ya con la presidencia de Antonio Benítez, no se dudó en rendir homenaje al grupo Marejada en el 20 aniversario de su nacimiento durante la Semana Cultural de la organización flamenca del año 1991. Una cita, que se celebró el 22 de noviembre, donde se le hizo entrega a Jesús Fernández Palacios y, al tristemente fallecido, Rafael de Cózar de una placa que el poeta gaditano custodia en su domicilio.  

También recuerda Fernández Palacios un acto, relativamente reciente, con el que rememoraba su antiguo lazo con El Mellizo. "Sí fue en abril de 2019, que se celebró un acto flamenco organizado por la peña en colaboración con nuestra amiga francesa Catherine Gervaise que ofreció una conferencia sobre el flamenco de Cádiz también con una colega suya, Vivian Canbelt, con motivo de recibir a un grupo de amigos, coordinados por también nuestra amiga Armelle Gautier, procedentes de Brest, que es una ciudad francesa que está hermanada con Cádiz desde los tiempos de Carlos Díaz", precisa.

Conferencias y un pequeño documental

Y es que, de forma más modesta, la peña Enrique el Mellizo continúa su actividad con actuaciones flamencas que tienen lugar los viernes “y procurando tener presencia en las redes sociales haciendo también algunos directos”, explica su actual presidente Manuel Millán Lito, que utiliza tanto los perfiles de facebook como instagram de la entidad para poner en valor algunos de los archivos de la peña por este 50 aniversario para el que está preparando “un pequeño documental, a nuestro alcance, sobre la historia de la peña” y “algunas conferencias”.

"Aquí en la peña hay un archivo enorme pero, claro, a mí no me da la vida poder poner ordenar todo esto, así que voy poco a poco y lo que vamos encontrando de interés pues lo voy subiendo a nuestras redes sociales para hacer partícipe a la gente", explica el presidente que agradece "mucho" la disposición de Félix Rodríguez para poder ofrecer próximamente una conferencia en la peña sobre su fundación, además de que recuerda que desde la Federación Provincial de Peñas Flamencas Gaditanas se planea para esta otoño algún tipo de acto en conmemoración de este medio siglo de vida.

Entre los documentos del enorme archivo que cita, Lito ha recuperado el magnífico cartel de la Primera Noche Flamenca organizada por la peña, y en honor a su titular, en agosto en el Teatro Pemán (Fosforito, Lebrijano, Camarón, La Perla, José Menese, Chano Lobato, Matilde Coral...) y el del Primer Concurso Nacional de Cantes. 

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios