ALARMA ANTE EL CONTAGIO DE ÉBOLA EN MADRID

Crece la inquietud en el Puerta del Mar

  • Quejas Personal del centro gaditano asegura no estar de acuerdo con el protocolo, ni con el circuito para los pacientes ni las habitaciones reservadas

El ébola no llegará a Cádiz. La dirección del Hospital Universitario Puerta del Mar lo tiene claro. Los trabajadores del centro, no tanto. Confían en que no se equivoquen como lo hizo el Gobierno cuando dijo que la repatriación de los misioneros enfermos se haría con todas las garantías y que no había riesgo de contagio. Ahora, conforme compañeros del hospital Carlos III siguen sumándose a la lista de hospitalizados por precaución, mientras la enfermera Teresa Romero empeora por culpa del virus, la tensión y, por qué no decirlo, el temor, van creciendo en el hospital gaditano. Tanto es así que en la mañana de ayer los enfermeros de la unidad de Infecciosos y Medicina Interna mantuvieron una reunión con representantes del Satse y posteriormente bajaron a la zona noble del hospital y exigieron hablar con el director gerente, Rafael Pereiro, para quejarse por la falta de formación e información que están padeciendo. Según ha podido saber este medio la reunión fue muy tensa y en los profesionales no ha gustado nada la actitud de Pereiro. "Nos ha llegado a decir que somos personal de infecciosos y que tenemos que estar preparados, igual que lo estamos para tratar una tuberculosis, a lo que le hemos comentado que nosotros sí estamos preparados tratar una tuberculosis, pero que no estamos preparados para tratar el ébola porque no se nos ha formado".

De hecho, a los profesionales sólo se les ha dado algunos cursos, más de teoría que de práctica, los viernes desde el pasado julio, pero no han hecho ningún simulacro y sólo unos pocos han podido colocarse uno de los 20 trajes que han llegado a su unidad, trajes que, por cierto, nada tienen que ver con los que usan los sanitarios madrileños, puesto que los enfermeros del Puerta del Mar se quejan de que los suyos son de peor calidad y de que hasta el pasado miércoles el material que tenían previsto para atender un caso de ébola eran batas de quirófano y gorros que no eran impermeables.

Los directivos del centro les han comentado que el peligro de que se dé un caso en Cádiz es muy escaso porque aquí no hay aeropuerto y que a los que llegan desde África a través del Estrecho no les da tiempo de llegar al Norte del continente en caso de sufrir un contagio.

Fuentes del Satse comentaron posteriormente que el personal de la planta octava "no se siente bien informado". De hecho, incluso aclararon que están informándose legalmente para saber si podrían obligarlos a atender a pacientes enfermos con ébola pese a considerar que no están preparados para ello. "Los cursos que les han dado los viernes desde el pasado mes de julio son generales, son más charlas sobre el virus, su historia, su contagio, que sobre cómo colocarse un traje y quitárselo".

En la planta octava del Puerta del Mar hay ahora mismo cuatro habitaciones reservadas para este virus, dos de ellas para enfermos y otras dos que hacen las veces de esclusas y donde el personal sanitario se vestiría y desvestiría tras tratar a los enfermos.

Al parecer el personal sanitario no está de acuerdo con el protocolo establecido, "ni siquiera con el circuito que harían los enfermos, no creen que las habitaciones sean las adecuadas ni el material que se les ha enseñado". "De los contenedores para los residuos hospitalarios tampoco sabemos nada, ni siquiera si están en alguna habitación preparados, porque nosotros desde luego no los hemos visto".

De hecho los auxiliares no saben todavía quiénes serían los designados para atender un posible caso de ébola en nuestra provincia -el Puerta del Mar es centro de referencia- y quienes se encargarían del resto de pacientes. "Porque los demás ingresados también tienen sus necesidades".

Desde el Satse se quejan de que "están demasiado convencidos de que aquí no va a llegar. Le hemos pedido explicaciones al gerente y nos ha tratado con suficiencia, como diciéndonos, bah, estáis asustados por nada, aquí no va a llegar. Como si no fuéramos profesionales inteligentes que sabemos a lo que podemos enfrentarnos. No creo que pidamos nada del otro mundo, sólo más información, más formación y buenos medios para hacer frente a un virus muy agresivo. Como él no se va a meter a tocar a ningún paciente pues puede estar tranquilo, claro", decían desde el Satse.

Recordaban que la situación es parecida a cuando se descubrió el Sida. "A nosotros nos va la vida en ello y queremos estar preparados".

Los monos que los profesionales tendrían que colocarse en caso de llegar algún posible contagiado con el ébola están guardados bajo llave en el Hospital Puerta del Mar y sus profesionales confían que nunca haya que sacarlos de ahí. Por el bien de todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios