Informe El PP busca repetir mayoría absoluta en 2011 mientras el PSOE necesita recuperar el terreno perdido en 1995

Comienza la carrera por la Alcaldía de Cádiz

  • PP y PSOE apuestan por rejuvenecer sus candidaturas y conseguir que su votante fiel no falte a las urnas en 2011

Aún andan lamentándose en el PSOE del día en el que decidieron dejar caer a Carlos Díaz y quitarlo como cabeza de cartel en su candidatura gaditana, aunque él estaba dispuesto a seguir, a presentarse por quinta vez sabedor que la crisis económica pasaría y que las obras iniciadas en su últimos mandato, y paralizadas por la falta de fondos, podrían por fin terminarse.

Carlos Díaz se quedó con las ganas. Sus jefes le mandaron a casa. Él podría haber montado bronca pero siempre ha sido un caballero. Hubo unas primarias y otro acabó en su lugar, para vivir poco después la noche más negra del socialismo gaditano. La imagen del candidato asomado al balcón de San Antonio con cara de asombro tras el batacazo sufrido es ya histórica. Cádiz la roja, la capital española que más votos porcentuales daba siempre al candidato del PSOE, pasaba página apostando por el centro derecha de Teófila Martínez, la candidata que no quería serlo pero que una vez en la Alcaldía ya no ha habido nadie que sea capaz de sacarla de San Juan de Dios.

Esa noche nefasta el PSOE aprendió una lección: no cargarse a un alcalde con mando en plaza... aunque ahora en Sevilla tal vez vuelvan a sufrir el mismo traspiés que en Cádiz.

De todo ello hace ya quince años. Quince años de sufrido recorrido por el desierto de la oposición municipal. Por el camino han caído tres candidatos y un amplio elenco de concejales que pusieron fin a su carrera municipal a mitad de camino. Quince años intentando comprender el porqué de tan dura derrota, el cómo recuperar de nuevo el poder gaditano y el cuándo podrían volver a mandar en San Juan de Dios.

En esta reflexión los dirigentes socialistas asumieron que habían dado la espalda a las necesidades de los vecinos y que las administraciones que estaban bajo su mandato debían volcarse ahora en ellos, aunque ello supusieron una lluvia de millones al Cádiz de Teófila, olvidando que el propio Carlos Díaz había agotado sus últimos años de regidor reclamando la ayuda que para él, y su ciudad, nunca llegó.

De esta necesidad por recuperar la credibilidad de Cádiz la Roja nacieron proyectos emblemáticos como el de rehabilitar íntegramente el parque de viviendas del casco histórico. Un plan único en todo el país después exportado a otras ciudades. 200 millones de euros que, desde 1999, vienen salvando la vida de un casco hasta entonces decrépito.

Por si tal avalancha de dinero no fuera poco para recuperar la estima perdida, los socialistas apostaron por la celebración del Bicentenario de 1812 por todo lo alto, por una Ciudad de la Justicia, un Hospital Regional que iba a ser orgullo de la sanidad pública, un puente sobre la Bahía dispuesto a batir marcas en la ingeniería mundial, un nuevo puerto con el retornar a la siempre beneficiosa relación entre Cádiz y el mar, una Zona Franca volcada en el diseño urbano a la vez que aportaría en sus programas electorales, cada cuatro años, actuaciones que, de ejecutarse, deberían de ser esenciales para el Cádiz del principio del siglo XXI.

Cierto es que una parte de todo ello, demasiado importante en su cuantía inversora, acumula hoy años de retraso pero también es cierto que esta ciudad se está haciendo en los últimos veinte años a base de retrasos escandalosos en su mayoría.

Todo este volcarse por Cádiz debería haber servido, a decir de los dirigentes socialistas, para purgar todos los pecados ante los gaditanos. 1999, 2003, 2007 y, pronto, 2011, han puesto en entredicho la planificación seguida.

EL PROTAGONISTA ES EL AYUNTAMIENTO

Destacados dirigentes del PSOE han reconocido a Diario de Cádiz que la percepción de los gaditanos es que es el Ayuntamiento de Teófila Martínez el protagonista de la mayor parte de las obras que se proyectan y ejecutan en la ciudad, aunque éstas se financien con dinero de la Junta de Andalucía o del Gobierno Central, ambos en manos socialistas.

Esta peculiar circunstancia ya fue reconocida antes de las elecciones municipales de 2007, lo que llevó al PSOE a intentar trasladar el mensaje correcto a la ciudadanía. Sin embargo, los estudios demoscópicos que manejan los dirigentes socialistas vuelven a reiterar que, tres años más tarde, la mayoría de los votantes hacen a Teófila Martínez protagonista de todo lo bueno que se realiza en la ciudad, sea o no ella la protagonista de ello.

Esta misma percepción se constara en una macro encuesta realizada hace apenas unas semanas por el Partido Popular en Cádiz, a la que ha tenido acceso Diario de Cádiz.

El documento evidencia datos más que elocuentes, aunque se mantienen en la línea de estudios similares realizados en los últimos cinco años.

Así, cerca del 50% de los gaditanos, el 49,38%, considera que el segundo puente es un proyecto del Ayuntamiento de Cádiz, frente al 15% que tiene claro que lo financia el Estado. Curiosamente, el 11,25% afirma que el promotor es la Junta, que se limita a todo lo relacionado con el paso del tranvía por esta estructura.

Igual de mal lo lleva la estrategia de comunicación de la Junta respecto a su plan estrella en Cádiz: la rehabilitación del casco antiguo. El Ayuntamiento, que tiene un papel muy limitado en esta operación por cuestiones legales, es el protagonista de esta obra para el 45,57% de los encuestados mientras que sólo el 27% dice que es la administración regional... y el 0,62 el Gobierno Central.

Hay obras con cifras más contundentes: el 81,3% para el nuevo estadio Carranza y el 81% para el Mercado, siempre en favor del Ayuntamiento.

En cuanto a la planificación urbana de cara a los actos del Bicentenario, el 47% de los gaditanos considera que es el Gobierno de Teófila Martínez el que está llevando las riendas de este evento, tan esencial para la ciudad. Sólo el 8,3% dice que la mayor apuesta viene de la Junta y el 2,5% del Gobierno Central.

Aunque el PSOE no aporta datos de sus propios estudios, la percepción es la misma, conscientes del poder de comunicación que tiene, más que el PP, la alcaldesa Teófila Martínez, de la que se reconoce su capacidad para conectar con la ciudadanía incluso la que está ideológicamente lejana a ella... además del uso de la propaganda institucional, aspecto éste que siempre ha sido denunciado por la izquierda al considerar que se abusa en el gasto del dinero público.

Candidatos jóvenes

Es por ahí, por la venta del producto, por donde piensa 'atacar' el PSOE en el año que queda para las elecciones locales. Por la venta de lo que hacen sus administraciones y, también, por una mayor cercanía con la sociedad. Para lo segundo se trabaja mediante una lista profundamente renovada que, desde Cádiz, se quiere encabece Marta Meléndez, sólo a la espera de que tanto Sevilla como Madrid no impongan a otro nombre.

Nunca el PSOE gaditano había tenido tantos problemas para buscar un candidato a la Alcaldía, sabiendo que va a la derrota segura y con más que dudosas perspectivas de ganar en 2015. Sólo en 2007 la lealtad política socialista de Rafael Román le hizo repetir, aún sabiendo que era una decisión equivocada.

Meléndez, del equipo más cercano al secretario local, Federico Pérez Peralta, se ha mostrado como una mujer con mucho carácter, con facilidad para enfrentarse con los trabajadores municipales (que al final son los que gestionan el Ayuntamiento), tendrá que limar mucho esta forma de ser y, sobre todo, tomar urgentes clases de 'acercamiento al ciudadano' si quiere, si finalmente es confirmada como candidata, cumplir la máxima socialista del político atento a los problemas de los vecinos.

El PSOE tendrá que afinar también el momento en el que se produzca el traspaso de poderes entre Rafael Román y el futuro candidato/a. Si se cumplen los deseos de José Antonio Griñán, será antes del verano. Tras siete años como líder de la oposición, con un trabajo más que bien cumplido, el veterano socialista gaditano dejará los bártulos a quien le sustituirá en 2011 en la bancada municipal.

Meléndez, si es ella, tendrá que vérselas con toda la artillería del Partido Popular. Se auguran ya sabrosos enfrentamientos dialécticos en los plenos con Teófila Martínez, que tampoco es de las que se calla. Sobre todo porque aún se está a la espera de que concrete que era eso del 'Pacto por Cádiz' que anunció hace casi un año y que ha acabado, parece, en el limbo.

la tranquilidad del pp

El PP ve todo este movimiento interno socialista con suma tranquilidad. Ya sea Meléndez, Emilio Aragón o Silvia López, los nombres barajados para enfrentarse en las urnas con Martínez no preocupan.

En la dirección popular -la que de verdad manda en Cádiz- se tiene claro que la ciudad, en su relación con el PSOE, vive una etapa de desencuentro similar a la vivida en 1995. Como entonces, el votante de izquierda está, en mayor o menor grado, desilusionado y con ganas de dar un voto de castigo no por lo que hayan o no hayan realizado en estos años de oposición, o por el grado de implicación de Junta y Estado con la ciudad. El voto de castigo llegará animado por una dura crisis económica, con cifras de desempleados inimaginable hace apenas dos años y con escasas perspectivas de salir adelante lo que, unido, al caótico proceso de elección del candidato/a a la Alcaldía desde San Antonio ha provocado una masa de desencantados dispuestos a quedarse en casa y ver como, por quinta vez consecutiva, Martínez rebasa sin problemas la línea de la mayoría absoluta.

Claro que, tanta tranquilidad no es buena. Quienes llevan el peso de la campaña electoral del PP en Cádiz tienen claro que el mayor peligro con el que se enfrentan es la consciencia de su electorado tradicional ante la victoria y que esto les lleve a quedarse en casa.

Durante estos años se ha trabajado el voto tradicional del socialismo en la ciudad, con la ejecución de numerosas obras en los barrios más de izquierdas. "Hemos logrado que estos gaditanos vean que su Ayuntamiento también se preocupa por ellos. Ahora nuestra estrategia será fidelizar el voto del PP. Si evitamos que éste se quede en casa al tener segura la mayoría, repetiremos la victoria, sobre todo cuando el votante socialista, el que nunca nos va a dar su apoyo, lo que se plantea ahora es quedarse en casa desilusionado como está con los suyos tanto aquí como en el gobierno regional y central". Así, el objetivo es que la abstención sea de izquierdas.

Si en la necesidad de evitar la desbandada de sus fieles coinciden los dos grandes partidos de la ciudad, también se mantiene una estrategia común a la hora de hacerse con el voto del joven. Como ya adelantó este diario, se anuncia para el 2011 un cierto rejuvenecimiento en la lista del PP, ya iniciada en 2007 con la llegada de ediles que, en su mayoría, continuarán en la candidatura y que se verán acompañados por otros jóvenes valores y con nombres ya veteranos de la vida social de la ciudad.

La apuesta por los nuevos medios de comunicación, la puesta en marcha de Cadizbook, que en apenas unas semanas ha atraído a 75.000 personas, de las que cerca de la mitad son de la capital, es uno de los referentes de esta política en la que se es pionero . "Nadie se encuentra tan bien posicionado como nosotros en las nuevas tecnologías", se afirma desde la dirección popular. Y son los jóvenes los que más entran en estos sistemas de comunicación.

El futuro de teófila martínez

Salvo una hecatombe, que no se vislumbra en el horizonte, Teófila Martínez ganará las elecciones de 2011 y será la alcaldesa que recibirá a las grandes autoridades nacionales e internacionales con motivo de todos los fastos del 2012.

Cada vez que se habla de su futuro, en un debate que ella siempre ha rechazado entrar, se plantea el 2013 como la fecha en la que daría paso a su 'delfín', a fin de prepararlo de cara a las municipales de 2015, cuando el PSOE pretende poner toda la carne en el asador para recuperar lo perdido en 1995, dos décadas antes.

Sin embargo, desde el propio PP se ofrece otra hipótesis sobre el futuro más inmediato del regidor de Cádiz. Una visión en la que los populares ganan las elecciones generales previstas para el 2012, si aguanta hasta entonces el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Retornarían así al poder central, y quien sabe si incluso estarían en condiciones de ganar el regional.

En este análisis, el equipo de Martínez se beneficiaría, como pasó en tiempos de Aznar, de una línea directa con la Moncloa. Una situación que pondría al PP en línea para repetir victoria en 2015 manteniendo a Teófila Martínez como cabeza de cartel y dejando al partido magníficamente situado para, a mediados de mandato, proceder al adiós definitivo de Martínez.

Es, lógicamente, política de ficción pero en el PP se asume que, hoy por hoy, no cuentan con una alternativa para Teófila Martínez, sabiendo que su figura es irrepetible. Y lo que no quieren es llegar a la situación de su principal oponente que lleva quince años ya buscando una figura que les permita retornar al poder local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios