Hostelería | Casa Angelita Una taberna de toda la vida adaptada al siglo XXI

  • Raúl Cueto y Elías Saavedra abren Casa Angelita en la calle Nueva, un establecimiento para el tapeo con cocina convencional y decorado por Gaspar Sobrino

Raúl Cueto, Gaspar Sobrino y Elías Saavedra posan delante de Casa Angelita. Raúl Cueto, Gaspar Sobrino y Elías Saavedra posan delante de Casa Angelita.

Raúl Cueto, Gaspar Sobrino y Elías Saavedra posan delante de Casa Angelita. / Jesús Marín

Una taberna de toda la vida pero con un punto contemporáneo. Ese es el concepto con el que se presenta Casa Angelita, el nuevo establecimiento que abrirá de manera inminente el conocido hostelero Raúl Cueto en compañía de Elías Saavedra en la calle Nueva, 7. Este ha sido decorado por Gaspar Sobrino, que cuenta con numerosas obras en la provincia de Cádiz, y ha tenido como arquitecto a Javier Freire, de Freire Arquitectos. En este local estuvo durante muchos años el Bar Pepín, un conocido lugar de tapas de la capital gaditana.

Casa Angelita es un homenaje a la cocina de toda la vida que se concreta en Angelita Cofiño, la madre de Elías, una montañesa de Caviedes que cocina como los ángeles.C

ueto afirma que lo que se persigue con este establecimiento gastronómico es que haya muchas rotaciones, es decir, “cerveza y tapa y que siga trabajando”, algo que ya lo da de por sí el lugar en el que está ubicado el negocio y el tamaño que tiene.

Casa Angelita va a ser un lugar de cocina convencional, nada de gastrobar o de cocina técnica, pero con una comida con productos de gran calidad y también con los de mercado. Tal y como relata Raúl Cueto, uno de los grandes protagonistas de la carta va a ser el bacalao, que estará presente de múltiples maneras. También habrá buenas anchoas, espárragos, alcachofas, las conservas con el atún rojo, un buen surtido de quesos en el que no faltará el picón cántabro y alguno que otro más, las chacinas...

Imagen de uno de los detalles del local Imagen de uno de los detalles del local

Imagen de uno de los detalles del local / Jesús Marín

En una buena taberna que se precie no podrá faltar el vino a granel con unas botas de vino procedente de Sanlúcar, aparte de una amplia oferta de vinos ya envasados.

Este es el primer establecimiento con este concepto que abrirá Raúl Cueto en la capital gaditana, hostelero que ya tiene otros restaurantes como el Arsenio Manila, el Bebo los Vientos y el Musalima.

El que le ha dado forma al continente, a trasladar esa atmósfera de taberna de toda la vida pero un punto contemporáneo a la decoración es Gaspar Sobrino, un profesional en este campo de fama internacional y que, entre otras cosas, es autor de proyectos como el de Garimba Sur en Vejer. El resultado final, a su juicio, ha sido el de un lugar que no responde a la moda y que envejecerá muy bien”.

Gaspar Sobrino suele trabajar con materiales naturales y Casa Angelita no ha sido una excepción. Por ejemplo, tanto el techo como el suelo se ha hecho con barro traído de Oliva (Alicante), representa una especie de escama de pez y recuerda a la madera. Hay azulejos blancos de toda la vida “porque me fui a lo básico para que representara sencillez”. También se pueden ver unos paneles de cuerda y corcho que recuerda a las botellas de vio y, por lo tanto a las bodegas. Es un lugar donde predominan los colores del mar y del cielo, con un tono azul “que eleva el espíritu”. Y dentro también se puede encontrar el mármol blanco y el latón. Y es que Casa Angelita, además de un lugar para tapear, también se quiere convertir en un lugar de punto de encuentro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios