Cádiz| Sanidad Más de diez meses esperando una prueba por la avería de una máquina

  • Alba, de tres años, tiene problemas en el aparato digestivo y en noviembre de 2019 le prescribieron una manometría esofágica, pero todavía no ha podido hacérsela porque la máquina está estropeada

  • En el Hospital Virgen del Rocío, único de Andalucía donde se realiza esta prueba, aseguran que se trata de un aparato muy específico que no se ha podido arreglar y han tenido que encargar la fabricación de uno nuevo

  • En todo este tiempo, el estado de salud de la niña ha empeorado

La pequeña Alba con su madre. La pequeña Alba con su madre.

La pequeña Alba con su madre.

Más de diez meses lleva esperando Alba, una niña de tres años y medio, a que le hagan una prueba diagnóstica mientras va empeorando su estado de salud.

Su madre, Rocío Cantillo, cuenta que desde que nació, la niña tiene problemas para alimentarse. Con 26 meses, en abril de 2019, tuvo que someterse en el Hospital Puerta del Mar de Cádiz a una intervención quirúrgica de hernia de hiato diafragmática deslizante que le provocaba neumonías repetidamente. "Después de la operación, vemos que la niña se atora con frecuencia mientras come o bebe, y ella sola se descongestiona con sus propias manos hasta echar la balsa", relata la madre.

El 7 de noviembre de 2019, su cirujana del Hospital Puerta del Mar le prescribe una prueba diagnóstica, concretamente una manometría esofágica, que, después de casi once meses, todavía no le han realizado.

Rocío afirma que el único hospital de Andalucía donde se hace la manometría esofágica es en el Virgen del Rocío de Sevilla y al ver que no la llamaban para hacerle esta prueba a su hija, se puso en contacto con el centro hospitalario. "Me dijeron que la sonda nasogástrica pediátrica que se introduce para realizar la prueba está rota y todavía no la han arreglado", señala.

Su desesperación va en aumento al ver que pasan los meses y siguen sin hacerle la prueba a su hija: "No entiendo cómo habiendo una sola máquina en toda Andalucía para hacer esta prueba, se pueden permitir el lujo de tenerla tanto tiempo estropeada", expresa esta madre.

Ante esta situación, Rocío pide que se le realice la prueba a Alba "cuanto antes" porque teme que continúe empeorando su estado de salud: "Cuanto más tiempo pase, más dilatado tendrá el esófago debido a la acumulación de alimentos que le quedan pendientes de bajar al estómago, y un esófago dilatado no tiene solución". Dice esto con conocimiento de causa, ya que ella misma tiene el esófago dilatado (megaesófago) como consecuencia de otra patología.

Así, insiste en que deben hacer la manometría a su hija "ya sea reparando la máquina, sustituyéndola por una nueva o derivando a la niña a otro centro fuera de Andalucía antes de que el daño que se pueda estar ocasionando en su aparato digestivo sea mayor". 

Hay que decir que Alba estuvo ingresada la semana pasada (del 13 al 16 de septiembre) en el Hospital Puerta del Mar por una hipoglucemia debido a que los alimentos no pasaban al estómago.

Desde el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla afirman que la sonda de manómetros esofágica pediátrica es un aparato muy específico. Cuando se estropeó, se envió a repararla a Holanda. Tras esperar la reparación, vieron que al final no se podía arreglar y se ha tenido que comprar una sonda nueva; pero la tienen que fabricar y el proceso tarda más de un mes, ya que es algo muy específico y que pocos sitios hacen. En el Virgen del Rocío sostienen que el nuevo aparato debe estar a punto de llegar, aunque no saben si se cumplirán los plazos debido al coronavirus. Así, insisten en que "no se ha dejado de trabajar en la reparación y sustitución del equipo, pero hay que tener en cuenta que es una tecnología tan específica que se arregla y fabrica a medida fuera de España, y en tiempos de pandemia no ha sido fácil".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios