Playas

El Ayuntamiento pretende resolver el contrato con un chiringuito de Cortadura

  • Abre expediente a un establecimiento de esta playa por no abrir al público el pasado verano

El chiringuito Pez Frito, antecesor de El Salao. El chiringuito Pez Frito, antecesor de El Salao.

El chiringuito Pez Frito, antecesor de El Salao. / Joaquín Pino

El Ayuntamiento de Cádiz pretende resolver el contrato de la concesión de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre de uno de los chiringuitos que se encuentra en la playa de Cortadura. Más concretamente, el Consistorio quiere recuperar la titularidad del espacio situado enfrente del Balneario, cuya concesión se adjudicó la empresa Cobernahu España S.L. en el año 2014.

La Junta de Gobierno Local aprobó el pasado jueves la apertura de un expediente sancionador contra esta adjudicataria al considerar que ha cometido una infracción muy grave que podría acabar con la resolución de dicho contrato.

Esto se debe a que el pasado verano no se instaló en este punto de la playa de Cortadura el chiringuito El Salao, que es el establecimiento que hasta el año 2018 ha explotado la concesión de ocupación que se le otorgó a Cobernahu España S.L. Según han constatado técnicos de la Delegación Municipal de Medio Ambiente, este restaurante no se ha instalado en el arenal que se encuentra a la entrada de la ciudad durante la temporada veraniega.

El pliego de condiciones administrativas particulares que rigió el concurso para la adjudicación de la concesión de la ocupación de este espacio para la instalación de un restaurante playero señala en su punto II. 1, referido a la explotación de los chiringuitos, que "el establecimiento deberá permanecer abierto obligatoriamente del 1 de junio al 30 de septiembre, ambos inclusive".

De esta forma, desde Medio Ambiente se han realizado los informes oportunos para la activación de este expediente. Esto se debe a que en el pliego administrativo se considera como infracción muy grave "el abandono o renuncia en la explotación del chiringuito". Entre los supuestos que se recogen en el apartado X, sobre el régimen sancionador, está que un establecimiento permanezca cerrado. Este punto se constata al comprobarse que no se ha instalado el chiringuito El Salao en la playa de Cortadura, además de considerar el Ayuntamiento que se ha producido un perjuicio del interés público al no procederse a la explotación de la concesión de la ocupación del Dominio Público Marítimo-Terrestre.

Dentro de este mismo apartado del pliego de condiciones, se indica más adelante que "las infracciones muy graves serán motivo de resolución del contrato, con pérdida de la garantía y reversión del dominio público ocupado, cualquiera que fuera el momento en que ésta se produjere".

Con la aprobación de la apertura del expediente sancionador por parte de la Junta de Gobierno Local, el Ayuntamiento da a Cobernahu España S.A. un plazo de diez días hábiles para la presentación de las alegaciones que estime oportunas antes de la decisión final que puede acabar con la rescisión del contrato.

Una vez que se realice todo este procedimiento, el Consistorio podrá volver a sacar a concurso la concesión de la ocupación de este espacio de la playa de Cortadura para su explotación por un establecimiento hostelero.

Cabe recordar que Cobernahu España S.L. se hizo con esta adjudicación al presentar una oferta de 14.278 euros, superando los 11.792,49 euros de canon mínimo de salida al alza que se establecieron en esta licitación. Asimismo, esta fue la única propuesta que se presentó a este concurso para la explotación de un chiringuito frente al Balneario de Cortadura.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios