Patrimonio

“El Ayuntamiento de Cádiz debe liderar la recuperación del Castillo de San Sebastián”

  • Costas perfila ya la nueva reanudación de la rehabilitación de las murallas mientras que espera que Cultura asuma su financiación

  • Considera esencial que todas las administraciones apuesten por recuperar la fortificación

Tramo de la antigua muralla en Santa María del Mar que se va a rehabilitar.

Tramo de la antigua muralla en Santa María del Mar que se va a rehabilitar. / Lourdes de Vicente

La Demarcación de Costas ya se ha puesto en marcha para reactivar las obras de recuperación de las murallas costeras de la ciudad, tras un parón de varios años y tras una indefinición de la administración central sobre quién tenía responsabilidad en este proyecto, que hacía temer un olvido peligroso para una parte relevante de nuestra historia.

Tras las conversaciones entre el Ayuntamiento y el gobierno central, Costas seguirá asumiendo esta operación, aunque no está dentro de sus funciones. El trabajo de presión y de explicación de la relevancia de estas murallas ante Madrid realizado por Patricio Poullet, jefe de la Demarcación, ha sido esencial, también como autor del plan elaborado en 2015 y premiado en su día.

En todo caso, destaca Poullet a Diario de Cádiz, la Dirección General de Costas sigue insistiendo ante el Ministerio de Cultura que este departamento debe implicarse de forma más directa en esta operación, financiando la misma en lugar que el Ministerio de Transición Energética. "Hasta ahora no lo hemos conseguido, aunque sí se ha logrado que participen en la defición de las soluciones que hay que emprender en este Bien de Interés Cultural". Que sea Costas la que financie los trabajos es “una anomalía” administrativa.

Si esta situación persiste, la recuperación de las murallas exteriores podría sufrir una nueva paralización una vez concluyan los trabajos que ahora va a iniciar Costas, y que corresponden a la última parte de la primera fase del Plan de 2015 y la actuación en la zona de la Mirandilla.

Balaustrada en la zona del colegio del Campo del Sur. Balaustrada en la zona del colegio del Campo del Sur.

Balaustrada en la zona del colegio del Campo del Sur. / Jesús Marín

Es esa "anomalía" la que hace que Costas no pueda garantizar si afrontará la financiación de los trabajos incluidos en la segunda fase, aunque sí se va a aprovechar el tiempo para redactar los correspondientes proyectos ya que lo que ahora va a ejecutarse se alargará hasta ya entrado 2023. Habrá tiempo para presionar al Ministerio de Cultura, tan reacio a la hora de invertir en la ciudad de Cádiz.Pero la responsabilidad por este patrimonio histórico no se queda en Cultura. Si se reanudan las obras en las murallas, nada se sabe aún sobre qué va a pasar en el Castillo de San Sebastián.

La propiedad del Castillo

En la última etapa de gobierno de Teófila Martínez se pidió la desafectación del dominio público de esta fortificación, como antes se había hecho en Santa Catalina. Así, el Castillo pasó a ser un bien patrimonial del Estado como paso previo a la cesión a la ciudad. En medio de este proceso, el actual gobierno municipal paró la operación aduciendo el estado precario del conjunto y la falta de fondos para arreglarlo.

Así, Patrimonio se ve con esta propiedad, algo nada habitual en este departamento del Estado, metiendo al Castillo en un limbo jurídico con una única certeza: la administración central no piensa afrontar su rehabilitación.

De esta forma, desde Costas se tiene claro que debe ser el Ayuntamiento el que se quede con la fortificación "porque es la única administración que la puede explotar", destaca Patricio Poullet.

El jefe de la Demarcación de Costas asume que el Ayuntamiento no tiene capacidad para afrontar estas obras, de coste millonario, por lo que considera necesario crear un consorcio con todas las administraciones que asuman su papel en esta operación. Y como paso previo, y esencial, deja claro que "es necesario contar con un plan estratégico, que defina qué se quiere hacer, para que se va a utilizar y cómo se va a mantener", implicando a partir de ese momento al Estado y a la Junta. Y a otras instituciones, como la Universidad que ha presentado un proyecto de transformación del Castillo en un museo dedicado a la ciencia, pendiente de los fondos europeos.

Acceso cerrado al Castillo de San Sebastián. Acceso cerrado al Castillo de San Sebastián.

Acceso cerrado al Castillo de San Sebastián. / Lourdes de Vicente

Desde Costas se deja claro que "si el Ayuntamiento no lidera esta actuación, no se va a tocar nada", con todo lo que supone en cuanto a una infraestructura necesitada de forma urgente de obras. "Es inadmisible las condiciones en la que está, cuando debería de ser el buque insignia de la ciudad, como ocurriría si estuviera en otra zona", se lamenta Poullet que recuerda la existencia de muchos fondos europeos a los que se puede acudir para obtener dinero para las obras.

Aunque en su día se actuó sobre parte de las murallas, hay áreas del Castillo al borde de la ruina, además de ser necesarios fondos para un mantenimiento de lo existe año tras año.

Reactivación de las obras en las murallas

Pendiente de aclarar el futuro de esta imponente fortificación, la Dirección General de Costas trabaja en las obras de finalización de la primera fase de tratamiento de la muralla y en el tramo del colegio del Campo del Sur. El coste de la operación, utilizando los 269 millones que tiene Costas del Plan de Recuperación, supone una inversión cercana a los 2 millones de euros.

Se espera que la licitación de los trabajos esté ultimada en la primera mitad de 2022, con un plazo estimado de obras de un año. Aunque el proyecto está listo desde hace ya tiempo hay que volver a mandar los informes de autorización a la Consejería de Cultura de la Junta, al actuarse sobre un BIC, ya que el visto bueno que se obtuvo en su momento ha caducado.

Costas se va a meter de lleno en las obras de recuperación en el tramo comprendido entre los baluartes de Capuchinos y Mártires. Aquí los bloques de hormigón depositados hace décadas no se tocarán. Ya suponen su propia barrera de protección de la muralla y su retirada podría romper la estabilidad de la zona.

También se actuará en la zona del colegio del Campo del Sur. Aquí las grietas llevaron al Ayuntamiento a cerrar el paso peatonal. Costas insiste, como dijo en su momento, que no hay riesgos al ser una zona de construcción más reciente, sobre la que se actuará consolidando los rellenos mediante inyección de lechada de morteros especiales.

Finalmente se actuará sobre los restos de la muralla que quedan en pie en Santa María del Mar, aunque en este caso se trabajará fuera de la temporada estival.

Cuando se elaboró el Plan en 2015 se estimó que el coste de toda la operación rondaría los 6 millones de euros. Pronto se vio que esta previsión se quedaba corta.

En la degradación de la muralla hay dos tipos. Por una parte, el propio envejecimiento provocado por el paso del tiempo (el parón de estos años no se percibe en este caso en la muralla que queda por tratar), y los daños provocados por inestabilidades puntuales que, no vistas desde el exterior y por ello difíciles de localizar, pueden provocar el colapso de una parte de la muralla.

En todo caso, Costas hace un seguimiento puntual del estado de la muralla. Hace unos años se alertaba sobre su estado general, sobre su entrada en una etapa de decadencia. Se espera ahora que con el reinicio de las obras el próximo años se evite la pérdida de una parte de nuestra historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios