Cádiz

El Ayuntamiento no concede la licencia de terraza al bar Piccola

  • El propietario lleva tres años de intensa traba burocrática sin poder explotar su local

Comentarios 35

Emilio Javier Sancho es el gerente del Piccola, un local que se encuentra en la Plaza de Mina. Lleva tres años luchando por una irregularidad hacia su establecimiento. Intenta colocar la terraza y el Ayuntamiento no le concede la licencia.

La Junta de Andalucía aprueba una Ley en la cual expone que los bares de música, pubs y discotecas no podrán tener terrazas con mesas y sillas en el exterior de sus establecimientos, poniendo a los ayuntamientos como normativa controladores de los mismos. Esta norma le obliga a retirar esas sillas, que montaban en la terraza de la plaza por estar catalogado como un bar con música.

Emilio ha querido ponerse en contacto con este periódico y contarnos de primera mano esta lucha que está teniendo con el consistorio de la ciudad. Después de haberse gastado 48.000 euros en la licencia para su local, más las obras que tuvo que acometer para insonorizar el bar y adaptarlo adecuadamente, "me obligan a cambiar la licencia porque no me permiten colocar la terraza en el exterior de mi establecimiento, teniéndola que cambiar a bar cafetería, para así colocar la ansiada terraza", nos comenta el gerente del Piccola. Además, argumenta que "el Ayuntamiento está prevaricando porque incumple una Ley de la Junta de Andalucía, dejando que pongan terrazas a los bares con música, cobrándole además un impuesto por ocupar la vía pública, acto que no esta permitido por Ley".

Una vez aprobada la licencia de bar cafetería, no le aprueban la colocación de la terraza que le prometieron. En numerosos escritos dirigidos tanto a Vía Pública como a Urbanismo, suplica que se le permita instalar la terraza, que siempre tuvo, en la parte del Museo en confluencia con Mina. Es curioso, porque como él nos muestra en fotografías hechas a locales, estos incumplen la normativa desde el año 2010 hasta el 2012 a sabiendas de Horeca, patronal del sector de hostelería, y del Ayuntamiento, que no está controlando estas irregularidades.

Sancho se ha tenido que ver obligado a denunciar a estos bares que incumplen la Ley, con sus correspondientes amenazas por parte de los dueños de estos, para demostrar al Ayuntamiento el incumplimiento de estos pubs. "No es mi intención ir en contra de los hosteleros, pero se está dañando mi imagen al mantener mi negocio cerrado durante dos temporadas veraniegas, por no permitirme colocar las mesas y sillas donde siempre las puse, la Ley es igual para todos y no se está cumpliendo", manifiesta.

La asesora jurídica de la Delegación de Transportes, Vía Pública y Multas, Inés Jiménez Moreno, incluso le sugiere en su día, que coloque esas sillas, aunque no tenga licencia para hacerlo. Incongruencia por parte de ella, puesto que en las condiciones quedan recogidas que "queda totalmente prohibida la colocación de mesas y sillas en la vía pública", pudiendo dar lugar si se incumple esta obligación a una correspondiente sanción e incluso a la retirada de la licencia.

En estos momentos las mesas, sillas y sombrillas se encuentran guardadas en un almacén con un coste de 450 euros, habiéndose gastado 16 mil euros en ellas. "Espero una contestación rápida por parte de las áreas de Vía Pública y de Urbanismo, para poder aprovechar lo que queda de verano y colocar la terraza que me habían prometido los responsables de la Policía Local", afirma Emilio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios