Asociación Española Contra el Cáncer en Cádiz Una muestra de emociones y sentimientos a través de la pintura

  • Este jueves se inaugura en el Baluarte de la Candelaria una exposición de cuadros de pacientes oncológicos y familiares organizada por la AECC

La pintura, y en general el arte, puede servir de terapia para expresar y canalizar sentimientos y emociones. Es lo que ocurre en el caso de los pacientes oncológicos y familiares que acuden a los distintos talleres relacionados con el arte que organiza la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) dentro del programa de voluntariado hospitalario que desarrolla en los hospitales de la provincia de Cádiz.

Imagen del cuadro que sirve de cartel de la exposición. Imagen del cuadro que sirve de cartel de la exposición.

Imagen del cuadro que sirve de cartel de la exposición.

Se trata de talleres de pintura impresionistas, de arteterapia y de pintura con pastel para niños con los que se persigue "mejorar la calidad de vida de los pacientes oncológicos y sus familias, que es uno de los grandes objetivos del programa de voluntariado en los hospitales", según la coordinadora de voluntariado de la AECC en Cádiz, María Arango, quien sostiene que "acercar al enfermo y su familia el arte les permite expresar sentimientos, emociones, pensamientos y muchas cosas que de otra manera no saldrían y al final, lo que se hace es procurarles bienestar".

Estos días puede verse en el Baluarte de la Candelaria el fruto de casi dos años de talleres de pintura impresionista desarrollados por la AECC en los hospitales Puerta del Mar, Puerto Real y Jerez en la exposición Desde mi ventana, que se inaugura este jueves, a las seis de la tarde, y permanecerá hasta el próximo 3 de marzo.

Javier de las Cuevas, voluntario de la AECC con estudios de Bellas Artes, es el profesor de estos talleres y coordinador de la muestra. Explica que el título hace referencia al hecho de que cuando una persona está hospitalizada, su mirada al exterior es a través de la ventana.

La exposición está compuesta por 113 obras de temática libre, realizadas principalmente en acrílico por personas de entre cuatro y más de 70 años. De las Cuevas apunta que aproximadamente la mitad de los cuadros están realizados por menores y la otra mitad por adultos, de los que la inmensa mayoría son mujeres.

Este voluntario de la AECC afirma que su pretensión en los talleres de pintura impresionista "no es sacar artistas, sino que las personas que acuden se evadan de su situación". Y aunque muchas de esas personas nunca habían cogido un pincel, su profesor sostiene que algunas de las pinturas que forman parte de esta exposición "son dignas de estar colgadas en una galería de arte o adornando las paredes de cualquier casa, porque sus autores han puesto mucho corazón y mucha alma. Cada obra tiene una personalidad propia. Detrás de cada cuadro hay una historia".

La exposición 'Desde mi ventana' permanecerá hasta el próximo 3 de marzo

Javier de las Cuevas asegura ser testigo del efecto terapéutico de las clases de pintura, sobre todo entre los pacientes adultos –principalmente mujeres– que acuden a sus talleres: "En las dos horas y media que dura cada clase, se evaden de su situación. Además, ese tiempo les sirve para comunicarse entre ellas y se crea un nexo de unión que les produce bienestar".

Afirma que muchas de estas mujeres siguen acudiendo a los talleres una vez que han recibido el alta hospitalaria, mientras continúan con el tratamiento contra el cáncer.

Señala que en el caso de los menores, hay poca continuidad porque solo acuden a los talleres cuando están hospitalizados y como las clases son semanales, sólo les suele dar tiempo de ir a una de ellas y en ese mismo día tienen que acabar su cuadro. "Algunos acuden mientras están recibiendo el tratamiento y con las clases de pintura, se les hace más corto y llevadero”, comenta.

De las Cuevas reconoce que él también crea cierto vínculo con sus alumnos a través de la pintura y, sobre todo en el caso de los adultos, que suelen acudir de forma más continuada, "me produce mucho dolor cuando ya no están". Destaca que precisamente el cuadro que se ha escogido para el cartel de la exposición fue pintado por una mujer que ha fallecido recientemente, Rosa Otero. Lo pintó durante uno de los talleres que se realizaron en el exterior del hospital y representa a la estatua Gades, del artista gaditano Juan Luis Vassallo, que se encuentra en el paseo marítimo de Cádiz.

Javier de las Cuevas anima a todos los ciudadanos a que acudan a esta exposición, "que no es una más, por la historia que lleva detrás cada cuadro". Además, el tiempo que permanezca en el Baluarte de la Candelaria, se pueden reservar obras para adquirirlos una vez que se clausure la muestra. El dinero recaudado se destinará a la investigación del cáncer infantil.

El presidente de la AECC en Cádiz, Ignacio Moreno, destaca la labor desinteresada de Javier de las Cuevas, "que transmite su ánimo a través de la pintura a las personas que están hospitalizadas".

Este voluntario anuncia que realizará una master class durante la exposición los días 15, 16, 22 y 23 de enero para los adultos que acuden a sus talleres. Adelanta que colocará un bodegón al natural para que sus alumnos lo pinten.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios