Entrevista | Periodista jubilada

Ana María Rodríguez Tenorio: "Tenemos que avanzar de la mano hombres y mujeres"

  • Fue la primera mujer periodista de ‘Diario de Cádiz’ y tras su jubilación continúa muy activa en el ámbito de la cultura

Ana María Rodríguez Tenorio. Ana María Rodríguez Tenorio.

Ana María Rodríguez Tenorio. / Jesús Marín

Ana María Rodríguez Tenorio ha vivido un buen año, rodeada de los suyos y “valorando cada vez más la salud de mis seres queridos y la mía propia”. Porque sin ella no podría hacer frente a la actividad cultural que afronta en su día a día pese a estar jubilada, tras una carrera profesional vinculada a Diario de Cádiz.

Entre estos proyectos que aborda “desde la tranquilidad”, menciona su puesto en el consejo asesor de la Fundación Carlos Edmundo de Ory, sus clases de pintura con Tony Carbonell y la participación en lo que va de año en varias publicaciones que homenajean a grandes amigos como Fernando Quiñones y Antonio Cabrera, entre otros eventos a los que asiste gustosa.

También ha asistido encantada a la llamada de atención que este año han lanzado las mujeres, “un movimiento feminista que lleva tiempo avanzando” pero que “este año ha alzado la voz, reforzando que se hable de ello desde varios puntos de vista”. Se refiere a las denuncias del #MeToo y la que hacen los medios de la lacra de la violencia machista y el incesante goteo de asesinatos de mujeres. Así como al “micromachismo que todos tenemos asimilado, porque está latente en la sociedad, pero sobre el que afortunadamente se está llamando la atención”. Rodríguez Tenorio reflexiona sobre todo esto sin olvidar el papel de mujeres del tercer mundo desprovistas de derechos, ni la brecha salarial que aún persiste. Pero sobre todo, teniendo claro que en esto “tenemos que avanzar hombres y mujeres de la mano, porque remamos en el mismo barco, luchando por la igualdad de derechos respetando las diferencias”.

Y lo dice con la experiencia de quien ha batallado desde sus inicios profesionales en un sector que lideraban los hombres, pues fue la primera mujer periodista de Diario de Cádiz, redacción a la que se incorporó “con 17 años animada por mi padre precisamente, pese a lo que conllevaba en aquella época”. Cuando entró le apodaban cariñosamente la Niña, en una época en la que determinados reportajes recaían sobre ella por ser La Niña. Éste es el único ‘pero’ en los albores de una trayectoria en la que reconoce que nunca se sintió discriminada por ser mujer. El otro ‘pero’ vino con la “conciliación, en una época en la que era de nosotras”. De hecho, en los años 80 dejó de trabajar cuando tuvo a su primer hijo, una etapa que se prolongó durante siete años. Una obligada decisión “de la que no me arrepiento para nada, pues tuve la oportunidad de criar a mis hijos”, aunque esto supusiera “un parón en mi carrera”.

Ahora que son mayores le complace ver que los valores que les inculcó dan sus frutos, cuando ve a sus hijas trabajadoras e independientes, una de ellas también mamá y a su hijo cuidando igualmente de sus hijos, “ocupando un rol que antes ni existía”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios