Cádiz Afedu se queja de una deficiente atención en los Centros de Tratamiento Ambulatorio de Diputación

  • La Asociación de Familiares de Enfermos Duales pide más personal en los CTA y celeridad en las analíticas

  • El diputado de Bienestar Social reconoce que la apertura de los centros tras el estado de alarma se ha retrasado porque han tenido que adaptarlos para cumplir las medidas de seguridad contra la covid-19

La presidenta de la Afedu da su mano a una madre de la asociación en una imagen de archivo. La presidenta de la Afedu da su mano a una madre de la asociación en una imagen de archivo.

La presidenta de la Afedu da su mano a una madre de la asociación en una imagen de archivo. / Julio González

La Asociación de Familiares de Enfermos Duales (Afedu) se queja de una deficiente atención en los Centros de Tratamiento Ambulatorio (CTA) dependientes de Diputación, especialmente tras el estado de alarma.

Lola Callealta, presidenta de esta entidad, afirma que los CTA no abrieron hasta el pasado lunes 13 de julio y con una atención limitada, porque "están trabajando bajo mínimos". "La pandemia ha provocado situaciones extremas en todas las enfermedades mentales por la suspensión de consultas y terapias; y los que estaban consumiendo drogas sin estar tratados también han tenido brotes por no poder consumir sus dosis. Por eso es necesario que los CTA estén a pleno rendimiento", relata Lola Callealta.

Pone como ejemplo el caso de alguna familia que ha llamado para hablar con el terapeuta pero le han dicho que está de vacaciones y no hay nadie que pueda atenderla. También lamenta que cuando se solicita una analítica para saber si un enfermo está consumiendo, tardan demasiado tiempo en darle la cita, "y las analíticas deben hacerse en el menor tiempo posible para que las familias puedan controlar la enfermedad", explica.

Para la presidenta de Afedu, "no se está teniendo en cuenta a las familias, que son las que están las 24 horas con los enfermos, que tienen perdida la realidad y algunos no controlan sus impulsos”.

Asimismo, Lola Callealta denuncia que, con la pandemia, se han incrementado las listas de espera para ingresar en los centros de rehabilitación. También pide que haya una mayor comunicación de los centros de tratamiento con las asociaciones antidroga y, sobre todo, insiste en la necesidad de que "se hagan con mayor brevedad las analíticas para que las familias puedan tener un poco de control de la enfermedad en los domicilios".

Otra demanda de la presidenta de Afedu es la necesidad de crear un convenio de colaboración de Diputación con las asociaciones antidroga, como la que se firmó con el Hospital Puerta del Mar, "para que se agilice la atención a estos enfermos y sea más integral, con buena voluntad por ambas partes"; además de que se incremente el número de profesionales que atienden los centros.

Lola Callealta quiere dejar claro que los profesionales "son todos estupendos", pero hacen falta más y, sobre todo, una atención psiquiátrica que actualmente no existe en los centros de rehabilitación. Muestra su satisfacción por el hecho de que cuando cambió el Gobierno andaluz, se introdujo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS) el tratamiento de las adicciones en Salud Mental, "pero primero tienen que formar a los profesionales, porque no hay especialistas en adicciones en el sistema sanitario público, y hacer un reajuste del sistema; pero con la pandemia todo se ha parado, por lo que no ha dado tiempo de que se ponga en marcha esta asistencia".

Cabe señalar que las reivindicaciones de Afedu están respaldadas por Nexos, la Federación Provincial de Asociaciones contra la droga, de la que es presidente Francisco Mena de Mina.

Por su parte, el diputado de Bienestar Social, David de la Encina, reconoce que se ha retrasado la apertura de los CTA debido a que han tenido que adaptar los 17 centros que hay en la provincia de Cádiz para cumplir las medidas de seguridad con el fin de evitar el contagio del coronavirus, y que el 10 de julio acudió sin cita una familia de Afedu al CTA de Cádiz a la que no se le pudo atender, por lo que pide disculpas. Asimismo, asegura entender la situación complicada por la que están pasando las familias con enfermos duales, que han estado 100 días si salir a la calle, y valora la labor que realiza esta asociación.

Respecto a la falta de personal, afirma que los CTA tienen un plan para cubrir las vacaciones y, como el trabajo está pautado y a los pacientes se les atiende por cita, los profesionales organizan las agendas de forma que dan las citas cuando están ellos presentes. Así, sostiene que "se puede dar algún caso puntual de que un usuario se encuentre que no está el profesional que lo atiende, pero no es lo común porque el trabajo está planificado".

En cuanto a las analíticas, señala que las de orina han estado un tiempo paralizadas, porque se ha requerido un informe de Salud Laboral para confirmar que la covid–19 no se transmite por la orina, "pero ya se están haciendo de nuevo con normalidad".

El futuro incierto de los CTA

El diputado de Bienestar Social, David de la Encina, muestra su preocupación por el futuro incierto de los Centros de Tratamiento Ambulatorio. Cuenta que desde 1985 existe un convenio entre Diputación y la Junta de Andalucía para desarrollar una red de CTA. Explica que por la incidencia de los problemas de droga que hay en Cádiz, esta provincia es donde más se ha desarrollado esta red de centros, de forma que hay un total de 17 atendidos por cien profesionales. Señala que el año pasado atendieron a 6.000 personas, de ellas 3.000 fueron nuevos pacientes. A todas se les hace un seguimiento y son atendidas cada mes. Actualmente, el servicio en estos centros ha evolucionado y, además del tratamiento de las adicciones a las drogas, se abordan las adicciones digitales y al juego.

De la Encina indica que este servicio cuesta seis millones de euros al año, de los que la Diputación Provincial paga algo más de cuatro millones de euros y la Junta de Andalucía cerca de dos millones. "Siempre hemos reivindicado que haya un equilibrio, pero en el año 2019, la Junta de Andalucía nos planteó que no iba a mantener el convenio y lo iba a sustituir por una subvención que ingresaron el último día del año", manifiesta el diputado, quien asegura que esta situación ha creado gran inquietud tanto entre las familias, como en las asociaciones antidroga y los profesionales, porque estar sometidos a una convocatoria de subvenciones anuales, en a que la cuantía puede variar de una convocatoria a otra, "genera inestabilidad e incertidumbre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios