Sitios interesantes

La Traiña, pescados presentados de otra manera

  • El restaurante de Zahora, una terraza con encanto de estilo rústico, ofrece platos originales con pescados de la zona como una lubina con membrillo, una caballa con huevo hilado o un calamar frito entero que presentan de una manera espectacular

Así presentan el calamar de potera en La Traiña Así presentan el calamar de potera en La Traiña

Así presentan el calamar de potera en La Traiña / Cedida por el establecimiento

Comentarios 0

El disfrute de una comida empieza por la vista y eso lo saben bien en el restaurante La Traiña, situado en la pedanía barbateña de Zahora. El sitio es de los que llaman la atención desde el primer momento. Está situado en una parcela del camino de la Yeguada, rodeados de pinos. En este paisaje su principal atractivo es una terraza cubierta de madera y en la que parte del suelo es cesped. Llaman la atención también unas barandillas realizadas con duelas de barriles de vino. Por la noche iluminación cuidada. En la pared, a la entrada, un cardumen (manada) de peces al estilo del que hay en Aponiente. De hecho está realizado por el mismo artista, el escultor Javier Ayarza.

Pero no es el único “atractivo visual” del establecimento, nada más entrar y tras pasar por debajo de un arco con el logotipo del restaurante, una traiña, un gran cristal expone los “tesoros” de la casa, unos cuantos borriquetes de Conil, un par de gigantescas corvinas que acaban de llegar y otros pescados de la zona como invitándote a meterlos en el plato.

Lo de “La Traiña” viene porque el abuelo y el padre de Antonio Barrientos Montero, el gerente del establecimento, se dedicaban  a lo de la pesca y ese tipo de barco es el característico de Barbate, el término municipal al que pertenece Zahora, situada cerca de los Caños de Meca, uno de los baluartes turísticos de la costa barbateña.

La familia Barrientos Montero a las puertas de su establecimiento La familia Barrientos Montero a las puertas de su establecimiento

La familia Barrientos Montero a las puertas de su establecimiento / Cedida por el restaurante

Pero lo del cuidado visual no sólo está en la estética del establecimento, en La Traiña también quieren sorprender con los platos y algunos no cabe duda de que son bien llamativos.  El calamar de potera, que es como el fórmula uno de los calamares de la costa gaditana, pescado a anzuelo, se sirve tanto frito como a la plancha enroscado, como se hace con las pijotas en Sanlúcar, y, en el centro, sus bigotes. La presentación resulta espectacular como puede verse en la foto de arriba y para ello, en la cocina, cortan el cefalópodo en rodajas pero sin llegar a separarlas del todo. En el caso de los calamares fritos lleva también como guarnición un alioli de albahaca y perejil.

Pero todos los pescados de la casa son tratados de forma original, incluso los que se sirven en la plancha. El cocinero Alejandro Montero, primo de Antonio, señala que para hacer las piezas de roca, los abren por la mitad y los ponen en la plancha. Sin embargo, sólo los hacen por la parte de la piel. Para lograr que los pescados queden en su punto, lo que hacen es taparlos con tapaderas de cacerolas y así crean una cámara en la que se hace el pescado practicamente con el vapor que suelta la plancha. “Asi conseguimos que queden más jugosos” destaca Alejandro.

El comedor de La Traiña de Zahora El comedor de La Traiña de Zahora

El comedor de La Traiña de Zahora / Cedida por el establecimiento

En el jardín, a la vista del público, tienen también una barbacoa de carbón pero aquí sólo ofician pescados azules como sardinas, caballas o jureles. “La brasa agrede mucho al pescado de roca”, puntualiza Antonio.

Pero en La Traiña se pueden también probar otros platos muy originales en torno al pescado. Así, por ejemplo, tienen una tapa muy llamativa elaborada con filetes de borriquete, que pasan ligeramente por la plancha y que luego colocan sobre una tosta de pan untada con alioli. El toque más atrevido es poner por encima unas finas lonchas de membrillo que se ponen en su punto tratándolas con un soplete al fuego.

No menos atrevida es otra tapa con lomos de caballa, también limpios, sin piel ni espinas y que se presentan cubiertos por unas cebollas caramelizadas, una mayonesa de piriñaca (basada en los ingredientes de este popular aliño) y el contraste del huevo hilado, una propuesta bastante novedosa.

Solo tienen algunas tapas, todas de autor, y que van variando en función de la temporada y de la inspiración de Alejandro.

Pero en La Traiña también hay sitio para los clásicos. A la plancha se presentan borriquetes, pargos o salmonetes, acompañados de verduras salteadas y otro toque de la casa, una crema de piñones, un guiño al territorio en el que están.

Hay también arroces. Hay la mano maestra es de María Montero Gil, la madre de Antonio. Lo hacen caldoso de carabineros y meloso el marinero. Las almejas se ofician a la marinera y también hay gambas al ajillo.

El atún tiene apartado propio en la carta. “Lo traemos todo de Gadira. Apostamos por la calidad” señala Antonio Barrientos. En este apartado también hay toques originales. La barriga a la plancha va acompañada de una salsa de ortiguillas. Hay también un guiso de encebollao que se hace con la zona de la ventresca y un paté de atún con espárragos trigueros y queso payoyo. No faltan tampoco el tataki y un tartar con guacamole.

La apuesta por los “tesoros” de la zona también se ve en el apartado de las carnes. Aquí la apuesta es la ternera de La Janda, una mezcla de razas retinta y limousin. La apuesta es la carnicería de Paco Melero de Vejer. Ellos le suministran los solomillos y el entrecot. El primero va también con una original salsa de vino tinto y uvas.

Los postres también los elaboran en la casa, en los que los piñones vuelven a tener protagonismo. Hay un flan elaborado con ellos y una mousse de piñones que se aromatiza con enebro y romero. Incluso los helados se elaboran en el establecimiento y varian en función de las frutas disponibles. En ocasiones tienen uno de pepino y albahaca, nada convencional tampoco.

La carta de vinos se abre con blancos de la Tierra de Cádiz, algunos de ellos disponibles por copas. El sitio cuenta con aparcamiento propio y es mejor reservar, sobre todo en julio y agosto.

Si quiere ver la carta completa con sus precios de La Traiña, pulse aquí.

Horarios, localización, teléfono y más datos de La Traiña de Zahora, aquí.

Etiquetas

más noticias de BOCABIERTA Ir a la sección bocabierta »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios