No Sin Música 2023 en Cádiz Así queda el cartel del festival con las últimas confirmaciones

Bicentenario

No todos los barquitos son de vela en la Regata

  • Los sopones de pan también flotan en la salsa de las almejas a la marinera

 Parece que estamos en Corpus, con tanto marinerito paseándose por la plaza de San Juan de Dios. Pero no, estamos en la Gran Regata. Cuántos barquitos, cuántos puestos, cuántos policías... ¡qué de gente por todas partes! Pero, y si no nos gustan los barcos ¿qué hacemos? Pues no desesperen porque en esta regata no sólo hay barquitos de vela. Basta con darse una vueltecita por los stands donde ponen cosas de comé y, depende del caso, seguro que encuentran algo en lo que mojar pan. 

En el de 'La Gaditana', por ejemplo, encontramos desde lo más ligerito de despachar, como chacinas con muchos picos, hasta guisos con sus papas y su caldito. ¡Qué bien flota el pan en la salsa de las almejitas a la marinera! Una cervecita fresquita, o un refresquito para los más sanos, y a seguir paseando por el recinto, que hay más sitios donde disfrutar de la comida. 'Arrecife-Malibú' también han montado su cantina, donde además de las copitas de por la noche hay montaditos o pinchitos, entre otros piscolabis variados. El catering de 'El Faro' se ha colocado en la caseta de la Autoridad Portuaria, ofreciendo tal vez el punto de referencia para aquellos más selectos o especialitos; tienen hasta mesas en la sombrita. 

Los precios no son altos para el extranjero pero tampoco son bajos para el gaditano. Tal vez a aquel que venga a Cádiz de vacaciones no le parezca desorbitado pagar catorce euros por un par de cervezas y una ración de queso, presenciando un acto de embergadura como la Gran Regata, rodeado de buques que cuentan con años de historia y miles de nudos y mareas a sus espaldas. Pero al gaditano medio, más acostumbrado a estar rodeado de barcos y de historia, le duele más gastarse ese dinero; puede que también le cueste más que a otros conseguirlo. El Bar Restaurante 'El Chiringuito', colocado en el muelle Marqués de Comillas, presenta unos precios que  hacen menos daño al bolsillo. Y también está la fórmula anticrisis, para paladares que saben disfrutar  con las cosas sencillas, como un buen bocata o una papa asá de esas en que la salsa llega hasta el codo cuando te la comes. Es más, en esa salsa que se queda en el fondo también se puede hacer un buen barquito. 

03153017

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios