Andalucía

La historia de aprendizaje del Proyecto Diraya

  • La construcción de los proyectos andaluces de e-salud ha servido de experiencia en otras regiones

Integrar los datos de cualquier paciente en una historia clínica digital única que se pueda consultar desde cualquier ordenador del SAS es, si se piensa un poco, un desafío serio. Conseguir poner en contacto los terminales de las oficinas de farmacia con las prescripciones de los centros de salud para que la receta electrónica funcione, tampoco es un juego. Las complejidades técnicas, la casi inexistencia de experiencias previas (probablemente éste sea uno de los ámbitos donde el achicharrado adjetivo pionero se salve de la quema) y la intermitencia de las prioridades de la agenda política son factores que explican las vicisitudes del camino recorrido. Aunque no hayan faltado los reconocimientos posteriores a las empresas y profesionales que han hecho posible el proyecto, los viejos del lugar recuerdan aún cuando la aplicación se caía dos o tres veces al día, dando argumentos a quienes cuestionaban la estrategia de la Consejería de Salud, que precisamente se apoyaba en empresas propietarias de software de marca, cuando, paradójicamente, desde otros ámbitos de la Junta, se estimulaba el uso del softwarelibre casi como una seña de identidad ideológica.

No fue ajeno a los orígenes de la aventura el desencuentro entre la Junta y el Gobierno central, entonces gestionado por el PP, a finales de los 90, al querer introducir el SAS cambios en la tarjeta sanitaria, financiada por la Tesorería de la Seguridad Social, época en la que Javier Arenas estaba precisamente en Madrid. Las vicisitudes de Diraya llegaron a tener su protagonismo en el debate parlamentario. Ante las críticas de diversos movimientos asociativos y sindicales, el PP cogió esa ola a finales de 2008 y le preguntó por al asunto a la consejera de Salud, María Jesús Montero. Diraya estaba en un "proceso de mejora"; esa fue la respuesta, que en realidad indicaba un hito, casi de refundación, para todo el proyecto. Un proyecto que hoy, cosas de la política sanitaria, inspira actuaciones parecidas en otras comunidades autónomas, no necesariamente gobernadas por el PSOE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios