Andalucía

Un joven de 33 años fallece por muerte súbita cuando jugaba al fútbol

  • La instalación deportiva no contaba con un desfibrilador ni con personal sanitario

Nadie pudo hacer nada por salvarle la vida: perdió la consciencia y falleció al instante en el mismo lugar en que se desplomó. Aurelio F. R., de 33 años de edad, casado y con dos hijos, falleció súbitamente en la noche del pasado miércoles mientras jugaba al fútbol sala en el polideportivo municipal de Bola de Oro, en la capital granadina, donde su peña -la de Maristas- disputaba el primer partido de la temporada.

A las 21.30 horas apenas había transcurrido una media hora desde que comenzara el partido y Aurelio, sin previo aviso y sin haber realizado un esfuerzo especial en ninguno de sus lances, aseguró estar mareado y perdió la consciencia. A partir de aquí todo fue muy rápido. Sus compañeros sabían que Aurelio "no padecía de nada" y llevaba "una vida sana", así que en un primer momento pensaron que se trataba de una broma del joven. Pero no fue así. Cuando a los pocos minutos llegaron los servicios de Emergencias del 112, ya había fallecido.

Fuentes del Patronato de Deportes explicaron ayer que en las instalaciones deportivas no había personal sanitario en el momento de los hechos porque "no hay ninguna reglamentación que así lo exija". Tampoco había un desfibrilador, aparato que en caso de fallo cardiaco es efectivo en la mitad de las ocasiones.

Según explicó ayer el edil de Seguridad Ciudadana, Eduardo Moral, que se personó en las instalaciones tras el suceso, "uno de sus compañeros, que tenía conocimientos de primeros auxilios, fue el primero que se percató de lo que estaba pasando". El resultado de la autopsia, que se le práctico en la mañana de ayer en el Instituto Anatómico Forense no da lugar a dudas: "Shock cardiaco producido por hipertrofia ventricular de la cavidad izquierda y dilatación del ventrículo derecho". Muerte súbita.

Hasta el lugar del suceso se trasladó la Policía Nacional, que tras el levantamiento del cadáver no abrió una investigación del suceso dado que no se trataba de una muerte por violencia. El cuerpo de Aurelio se encuentra en el Cementerio de San José, donde se le oficiará una misa hoy antes de darle sepultura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios