Sentencia por estafa

Un estafador falsificó la firma de tres altos cargos de la Junta

  • Dijo tener vendidos 46.000 cubos de reciclaje a Andalucía y 100.000 a Tenerife

  • Falsificó 39 anuncios de adjudicación por parte de la Junta

Sede de la agencia IDEA, cuyo director vio su firma falsificada Sede de la agencia IDEA, cuyo director vio su firma falsificada

Sede de la agencia IDEA, cuyo director vio su firma falsificada

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 31 meses y medio de cárcel a un hombre que estafó con un cubo de reciclaje que había inventado y que supuestamente había vendido a la Junta para su uso en ayuntamientos andaluces.

Su socio llegó a enviar a Andalucía 46.000 recipientes e intentó cobrar a la Junta facturas por importe de 648.482 euros.

El acusado C.A.C., entonces de 26 años, contactó en 2010 con un conocido empresario de Santa Cruz de Tenerife, al que ofreció el proyecto para la fabricación y venta de un cubo de reciclaje que había inventado, según la sentencia a la que ha tenido acceso este periódico.

Le mostró, para dar apariencia de viabilidad al negocio, un documento falso de reserva de crédito emitido por el interventor del Cabildo de Tenerife por importe de 2.200.000 euros a su favor para encargar 100.000 cubos.

Ambos constituyeron entonces la sociedad "Easy Recycling” y contrataron la creación de moldes para la fabricación de piezas del cubo, que después serían montadas en sus instalaciones en Tenerife.

C.A.C. elaboró a continuación una serie de contratos de suministro  en los que imitó la firma de altos cargos de la Junta, entre ellos Francisco Javier Madrid Rojo, director general de Gestión del Medio Natural, y Jacinto Cañete Rolloso, que en dicha fecha “ni siquiera era el director general de la Agencia de Innovación y Desarrollo de la Junta de Andalucía” (IDEA), ya que había dejado de serlo en 2009. Por ello, tanto IDEA como la propia Junta intervinieron en la causa como acusación particular.

El condenado presentó esos documentos a su socio, haciéndole creer que la empresa “había sido adjudicataria del suministro de cubos para los ayuntamientos andaluces”.

El 27 de julio de 2011 fueron presentadas en el registro de la Consejería de Medio Ambiente dos facturas por importe de 98.921 y 549.561 euros, en las que C.A.C. falsificó la firma de José Salvador Camacho, secretario general de la Delegación Provincial de la Consejería de Medio Ambiente, “a fin de  dar apariencia de realidad a las operaciones en ellas reflejadas”.

Con estas facturas falsas, la empresa intentó, sin éxito, que dos  bancos le adelantaran su importe.

El condenado fue presentando a su socio otra serie de documentos falsos para hacerle creer que existían nuevos encargos y falsificó “hasta 39 anuncios de adjudicación por la Consejería de Innovación de la Junta de Andalucía”, según la sentencia.

Con dicha documentación, su socio ordenó la fabricación de los cubos y su transporte a Andalucía, “enviando más de 89 contenedores llenos de cubos de reciclaje” (mas de 46.000 cubos). Un total de 53 contenedores no fueron nunca recogidos y volvieron a Tenerife.

Su socio no solo tuvo que sufragar los gastos, sino que fue juzgado en esta causa aunque finalmente la Audiencia le absuelve porque “ha hecho frente a las deudas generadas con su patrimonio personal” y la empresa que crearon entró en un concurso de acreedores que fue declarado fortuito. Entre otros, llegó a abonar más de 900.000 euros para la fabricación de los cubos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios