Andalucía

Semillas de otoño

  • Un grupo de agricultores pioneros intenta en Andalucía modificar el ciclo del girasol en una experiencia revolucionaria que cautiva a los 'brokers'

Manuel Falcón es una eminencia en el cultivo de oleaginosas y sueña despierto ante un pedregal en el que nace, solitario, un girasol adolescente, un tallo verde y robusto. Falcón lo indica: "Ahora está decidiendo lo que quiere ser de mayor", dice, otorgándole una dimensión humana. La pasión de Falcón por el girasol es colosal. "Una planta plástica, mística, mitiológica". Quizá por ello cuando la gran multinacional semillera DuPont Pioneer, líder del mercado del maíz en América, la única que hace sombra a la polémica Monsanto en la investigación de transgénicos, apostó a girasol se dirigió a Falcón, hasta entonces en Syngenta Seeds.

Los resultados están lanzándose sobre las 50 hectáreas que el agricultor Pedro Gallardo, propietario de la finca El Carvajal, en Puerto Real, ha entregado a un experimento. Están sembrando girasol en noviembre, un desafío al ciclo tradicional del cultivo, con semillas que pueden aguantar hasta los seis grados bajo cero. Falcón no cree, sabe, que va a dar resultados. "Si conseguimos adelantar el ciclo, podremos llegar antes a los mercados y lograr mejores precios". Dos decenas de girasoleros andaluces han aceptado la propuesta de Pioneer: se siembra en otoño y, si en enero no están satisfechos, tendrán semillas gratis para el ciclo tradicional.

Gallardo ya había adelantado en anteriores campañas la siembra. Su abuelo ya lo hizo con la remolacha a finales de los 60. Entre él y unos pocos más modificaron el ciclo y transformaron la comarca de Jerez atrayendo a industrias. Se convirtieron en el centro neurálgico de la producción de azúcar en Andalucía. La remolacha es hoy un cultivo de siembra otoñal.¿Por qué no el girasol?

La Agenda 2000 envió al girasol al ostracismo, pero ahora la PAC arropa al cultivo justo cuando la soja ha entrado en barrena. Hablamos de cultivos, pero al final la política agraria la marcan los precios urbanos de los mercados de valores de bolsas como Chicago. Ahí es donde el aceite vegetal de girasol se ha revalorizado y donde Pioneer ha decidido entrar con fuerza. Primero fue en la parte asiática de Turquía. Allí, Falcón, como flamante jefe de producto de Pioneer, observó los resultados del girasol de primor, del girasol de otoño. El segundo capítulo es en Andalucía, sobre unas 1.000 hectáreas.

Guillermo, el conductor del tractor que está esparciendo las semillas, está alucinado. "Estos chicos jóvenes son muy buenos", dice con sus grandes manos metidas en los bolsillos del mono azul. "Llevo desde el 74 en esta empresa y los agricutores de antes daban por buenos 800 kilos por hectárea. Ahora consiguen 3.000".

Pedro Gallardo escucha complacido. Es de los que está dispuesto a entrar el primero en la puja y aumentar los márgenes. En el póquer del mercado de alimentos el primero que entra en mesa tiene más posibilidades de ganar. En 2013, Gallardo estaba en la mesa en junio y pudo colocar la tonelada a 450 euros, cuando buena parte de los agricultores europeos aún no había pedido cartas. Cuando se repartió la siguiente mano el mercado ya sólo pagaba entre 330 y 350 euros. "Al final, deciden tres o cuatro brokers y el barco que te llega de Ucrania o Canadá. Tienes que decidir rápido. En otra ocasión estaba en Bruselas y nos llegó la información de un cosechón en Ucrania. Nosotros ya teníamos la mercancía, había que colocarla cuanto antes... antes de que Ucrania sacara su producción al mercado. Colocamos a 480 euros. Una semana después Ucrania perdió parte de la cosecha: los que vendieron después lo hicieron a 580. Pese a ello, cuanto antes estás en el mercado, tienes más posibilidades de vender o sostener", razona con alma de jugador.

Sin embargo, Falcón, el científico, ve poco de juego en la apuesta. Sus datos le avalan: "La siembra temprana elimina los extremos de las temperaturas o golpes de calor en los estadíos finales de maduración y permite incrementar el número de plantas por hectárea porque hay más humedad".

El solitario girasol adolescente del pedregal parece querer darle la razón. En La Rinconada se está levantando el mayor centro de experimentación del girasol del mundo. Hablamos de 42 millones de toneladas de producción mundial (Andalucía produce unas 400.000) con una previsión de un incremento del 14% en los dos próximos años. En el parqué de Chicago multiplican los números y se les hacen los ojos chiribitas. En Chicago no saben dónde está La Rinconada, pero sí saben que en el sur de Europa puede estar cambiando la historia de un cultivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios