Andalucía

Margallo asegura que hay avances con Gibraltar, pero se niega a decir cuáles

  • El submarino 'Talent' recala en la base del Peñón y los ecologistas lo tildan de "bomba flotante"

"Hay avances sobre Gibraltar, pero no voy a decir cuáles". Así de hermético se mostró ayer el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, sobre los contactos entre Madrid y Londres para tratar de poner fin, o al menos relajar la tensión, al contencioso con la colonia británica. Con esa frase, el jefe de la diplomacia española se limitó a admitir que el último intercambio de cartas entre él y su homólogo en Reino Unido, William Hague, ha rebajado en parte el tono y la crispación que han caracterizado hasta la fecha otros cruces de declaraciones entre ambas cancillerías. Para Margallo, el contenido de esas misivas hace pensar en "algunos avances". Así lo reveló al menos en declaraciones a los medios de comunicación tras inaugurar una exposición en la Casa de América sobre el descubrimiento del Pacífico. Pero no dio más detalles.

España y Reino Unido llevan meses estudiando la posibilidad de celebrar reuniones técnicas, donde no se entre en la cuestión de fondo de la disputa por la soberanía, sobre sus discrepancias en torno a Gibraltar, como los obstáculos que pone el Peñón a que pescadores de la Bahía de Algeciras faenen en las aguas en disputa o la forma de colaborar en la protección medioambiental de las aguas en litigio cuando la Comisión Europea reconoce a ambos países competencias para actuar en las mismas aguas.

Recientemente, Madrid y Londres encontraron, a partir de una propuesta del ministro británico, un elemento de coincidencia en estas conversaciones: la posibilidad de que la Comisión Europea (CE) pudiese participar en estos encuentros ad hoc, cuando tratasen temas en los que Bruselas tiene competencias. No obstante, siguen encallados en el estatus que Gibraltar debería tener en esos encuentros porque España se opone frontalmente a un esquema tripartito en el que la delegación gibraltareña tenga voz propia y capacidad de veto, equiparándose así a dos estados soberanos como son España y Reino Unido.

Mientras, ayer recaló en la base naval de Gibraltar el submarino Talent de la Armada británica. El navío es el número 52 que recala en el Peñón desde el rechazo generalizado que produjo en el Campo de Gibraltar la reparación en dicha base en 2011 del reactor nuclear del sumergible Tireless. El portavoz de Verdemar Ecologistas en Acción en la comarca, Antonio Muñoz, denunció que "esto se está convirtiendo en una servidumbre de verdaderas bombas flotantes y estamos cansados de que los políticos no denuncien, sino sólo cuando hay elecciones y votos de por medio, y cambian de postura según si están en la oposición o en el Gobierno".

El Talent ya estuvo tres días en parada técnica en la base naval del Peñón el pasado julio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios