Caso de los ere

Chaves y Gaspar Zarrías presentan su dimisión con fecha del jueves

  • El ex presidente también recurre ante el Supremo con una crítica muy dura al instructor: "No respeta la buena fe procesal". Pedro Sánchez siente "vergüenza" por José Antonio Viera.

Comentarios 11

El ex presidente andaluz Manuel Chaves y el que fuese su consejero de Presidencia Gaspar Zarrías presentaron ayer por la mañana sus renuncias a las actas de diputados, pero serán efectivas el próximo jueves, 2 de julio. Finalmente, los dos aforados imputados por un delito de prevaricación administrativa por el Tribunal Supremo dejaron sus actas tal como se habían comprometido ante el PSOE. Terminan así unas jornadas en las que algunos dudaron de sus intenciones, alertados por la firme negativa del tercero de los imputados, José Antonio Viera, a dimitir. De este modo, el PSOE andaluz no tendrá a ninguna persona imputada en puestos públicos, tal como se comprometió con Ciudadanos en la sesión de investidura de la presidenta Susana Díaz.

 

No obstante, antes de entregar su acta, Manuel Chaves presentó un duro recurso ante la Sala Segunda del Supremo contra la decisión del juez Alberto Jorge Barreiro. En el escrito, el abogado del ex presidente mantiene que el instructor "no respeta, a nuestro humilde entender, las exigencias de una buena fe procesal" y censura que no conozca los trámites legislativos parlamentarios. "Resulta alarmante", valora. 

 

La defensa de Chaves sostiene que el juez no ha aportado ningún indicio que le lleve a sostener la posibilidad de un delito de prevaricación, que pena al cargo público que hubiese adoptado una resolución injusta a sabiendas de que los era. Chaves se suma de este modo a Zarrías, quien también ha recurrido. En principio, las exposiciones razonadas no son recurribles. Una vez que el juez envió la suya a la Sala Segunda, será ésta la que decidirá si da la razón al instructor y envía el suplicatorio a las Cámaras y si sigue con la causa. Esta sala es la única que puede adoptar medidas sobre los aforados, de tal modo que la imputación formal llegará cuando se pronuncie. A este hecho es al que, según José Antonio Viera, querían esperar los aforados. Finalmente, y a excepción de su caso, todos han entregado sus actas.

 

Una vez que la Sala haya recibido las notificaciones de los dimitidos, tiene que solventar dos dudas. La primera es si cree necesario, tal como sostiene el juez, que los aforados sean investigado por las razones aportadas. La segunda es un problema jurisdiccional. Chaves y Zarrías han dejado de ser aforados, por lo que su causa debería de ser devuelta al Juzgado número 6 de Sevilla, donde comenzó la instrucción. Sin embargo, podrían seguir en el Supremo porque Viera sí está aforado.  El juez Alberto Jorge Barreiro actuó así en el caso de Griñán. Aunque ya había dimitido como senador, consideró que tenía que investigarlo debido a la conexión de su causa con la de los otros. Si no es así, los ex presidentes y Zarrías serían procesados en Sevilla, mientras Viera se quedaría en Madrid hasta que Rajoy disolviese en septiembre las Cortes. 

 

El grupo parlamentarios socialista informó al Congreso que José Antonio Viera ya no está entre sus escaños, por lo que ha pasado de forma automática al Grupo Mixto. En una entrevista en la Ser, el diputado por Sevilla dijo que a la dirección de su partido le ha faltado "generosidad" porque él había pedido que lo mantuviesen en el Congreso hasta que su imputación fuese en firme. Se definió como "un señor" y criticó de Susana Díaz que, durante seis años, en los que trabajó con ella, le enseñó a ser "una persona leal y democrática". La actitud de Viera ha sentado bastante mal en el PSOE. Muestra de ello es que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, aseguró en La Sexta que estaba avergonzado con la actitud del sevillano y pedía "perdón" por la negativa de esta persona a dimitir de un diputado que concurrió a las elecciones del año 2011 con la siglas del PSOE.

 

Por contra, todos fueron elogios para los ex presidente Chaves y Griñán. El secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, defendió su "honradez y honestidad", rechazó que ambos deban dejar ahora sus carné de socialistas y los calificó de "caballeros que se visten por los pies". A quienes critican a los ex presidentes durante estos días los tachó de "buitres sin consideraciones humanas". 

 

Defensa de Chaves

Intervención: No iban dirigidos a Chaves

 

Los informes de alerta del interventor general nunca llegaron al presidente porque éste no figura en la lista de receptores de este tipo de comunicaciones.  

Crédito: Contaban con todos los avales

El Consejo de Gobierno realizó 13 modificaciones de crédito para que la partida de los ERE no se quedase sin fondos después de gastar lo inicialmente presupuestado. Las modificaciones venían avaladas por al Intervención, la Dirección General de Presupuestos, la Dirección General de Planificación y la reunión de viceconsejeros. De este modo, las ampliaciones iban bajo el capítulo de "índice verde", que son los asuntos que se aprueban en el Consejo de Gobierno sin deliberación. Chaves declaró que durante sus mandatos se habían aprobado más de mil ampliaciones de crédito de otras consejerías.

 

Ley: Es el Parlamento el que aprueba el Presupuesto

 

Manuel Chaves alega que el Consejo de Gobierno aprobaba el proyecto de ley de los presupuestos. Es el Parlamento el que aprueba la ley. En los Presupuestos iba incluida la partida 31L, la de los ERE. Para salvar al Parlamento, el juez sostiene que fue inducido a error. 

 

Implicación: El ex consejero Antonio Fernández le exculpó

 

El juez mantiene que el ex consejero de Empleo Antonio Fernández "se mostró evasivo" cuando fue preguntado en el Supremo por la participación de Chaves. Sin embargo, la defensa del ex presidente recuerda que Fernández dijo que Chaves no conocía el sistema de los ERE, sabía que la Junta daba ayudas a empresas a crisis pero desconocía cuál era el modelo que se seguía. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios