La reconquista de los humedales

  • La creación de empresas y de una economía de raíz social y local es una de las iniciativas propuestas para lograr una gestión integrada del Parque Natural de la Bahía de Cádiz

Algunas casas salineras podrían acoger actividades de restauración y hostelería porque tienen capacidad para convertirse en zonas de actividad turística. Y en las abandonadas fincas salineras podrían ser creadas pequeñas unidades empresariales basadas en el autoempleo que explotasen y protegiesen parte del territorio mediante la acuicultura extensiva. Son dos de las propuestas e ideas que han sido planteadas en busca de un desarrollo sostenible y de una gestión integrada del Parque Natural de la Bahía de Cádiz. Es una suerte de reconquista de un espacio protegido, de recuperación de unos humedales que han quedado rodeados de ciudades y alejados de usos económicos tradicionales. Hay que seguir protegiéndolos pero también sacarles partido.

Las propuestas e ideas han surgido durante el mes de junio en las jornadas de trabajo denominadas Servicios ecosistémicos de los humedales para un desarrollo integrado en la Bahía de Cádiz. Las organizó la Mancomunidad de Municipios de la Bahía de Cádiz en colaboración con el Parque Natural y con las áreas de Fomento y Desarrollo Económico de los Ayuntamientos de Cádiz, Chiclana, El Puerto, Puerto Real y San Fernando.

El objetivo principal de las jornadas ha sido determinar las líneas de actuación prioritarias que debe abordar la Administración para dotar de mayor competitividad a las iniciativas empresariales que se puedan generar en los humedales de la Bahía de Cádiz. La Mancomunidad destaca que han sido un espacio de encuentro, intercambio y reflexión entre diversos colectivos públicos, sociales y económicos del entorno del Parque Natural de la Bahía de Cádiz.

Las conclusiones de las jornadas serán presentadas en fechas próximas y reflejan, por ejemplo, que convendría modernizar la visión de la zona: interpretar la Bahía de Cádiz como una unidad funcional y operativa que tenga en cuenta los servicios ecosistémicos de los humedales en las decisiones.

También se ha planteado la necesidad de considerar el capital natural al tiempo que el cultural, en una estrategia de desarrollo que confíe en el potencial de la recuperación de los humedales.

En esa estrategia de protección ambiental basada en el desarrollo económico y social, señalan las conclusiones, las distintas administraciones deben favorecer la presencia social y económica, evitar el abandono y contribuir al aumento de la seguridad de las personas, las instalaciones y los bienes.

Los participantes en las jornadas han coincidido en considerar muy buena la idea de promover empresas y una economía de raíz social y local. Y en que es necesario un apoyo técnico, económico y, sobre todo, de la Administración, para que los emprendedores puedan poner a trabajar espacios abandonados desde el punto de vista económico, ya que mantener el dominio público marítimo terrestre muerto desde el punto de vista productivo no es equitativo socialmente y carece de eficiencia ambiental.

En este plan de recuperación, ninguna Administración pública puede estar ausente ni debería ignorar el papel y las dificultades de las demás, anotan las primeras conclusiones de las jornadas, que han apostado por la creación de un ente supralocal y subregional moderno que favorezca la coordinación y la cooperación entre las distintas administraciones.

Para ello, indican, es necesario superar los vacíos de información, la interpretación burocrática de esa información (porque no siempre coincide con la real) y la ausencia de un sistema único que permita acceder a datos del conjunto de las Administraciones.

En la última de las jornadas, el pasado 29 de junio, impartieron una ponencia conjunta sobre gestión integrada el director del Parque Natural de la Bahía de Cádiz, Juan Manuel Barragán, y el gerente del Parque, Antonio Gómez. Los humedales son ecosistemas frágiles, constituyen la base de procesos costeros marinos, dijeron, y ofrecen un considerable número de servicios al bienestar humano.

La Bahía de Cádiz, explicaron, es un socioecosistema. Los humedales están literalmente rodeados de urbe, de ciudades con numerosas necesidades que es preciso satisfacer. Se trata de un todo. Conforman una unidad relacional y de dependencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios