Feria de San Isidro 2021 Una faena de sabor añejo de Morante resalta en tarde de destellos

  • El cigarrero cortó una oreja en una tarde en la que Aguado y Ponce se fueron de vacío

Morante de la Puebla en la plaza de toros de Vistalegre.

Morante de la Puebla en la plaza de toros de Vistalegre. / Zipi (EFE)

La faena de regusto y torería añeja que Morante de la Puebla le hizo al segundo toro de la tarde, y premiada con la única oreja, resaltó sobre los destellos aislados de sus dos compañeros de cartel, en la segunda corrida del abono de San Isidro celerbada hoy en el Palacio Vistalegre de Madrid. La actitud con que el veterano diestro sevillano encaró la lidia de ese toro tuvo el poso del toreo más clásico, con unas formas toreramente muy "cultas" en las que ahonda desde hace tiempo, incluso en la manera de vestirse de luces, con trajes y montera de corte casi decimonónico. Pero por encima de lo formal está el fondo de lo que Morante les hace a los toros, y en concreto a ese segundo de hoy, con el que, desde el recibo con unas entregadas verónicas hasta la hábil estocada final, todo estuvo marcado por la armonía, el temple y el buen gusto, además de esa profundidad que añade a cada suerte el irse con el pecho tras las embestidas.

Sin llegar a exigir demasiado al de Juan Pedro Domecq, noble pero medido de raza, Morante se recreó en tres series de pases con la derecha muy ligadas, con sus respectivos adornos, y una de natural, sin llegar a hilarlos, pero todos de largo y acompasado recorrido. Ese fue el momento más redondo de la corrida, pues el de la Puebla optó por machetear pronto, aunque tardó más en matarlo, al áspero y basto sobrero de Daniel Ruiz, trocando las palmas en pitos. Y porque ni Enrique Ponce ni Pablo Aguado terminaron de concretar ninguna de sus faenas, a pesar de algunos destellos notables.

Pablo Aguado entregándose con el capote en Vistalegre. Pablo Aguado entregándose con el capote en Vistalegre.

Pablo Aguado entregándose con el capote en Vistalegre. / Zipi (EFE)

Ponce los consiguió con el primero, y toro serio y de finas hechuras que adelantó ya la pauta de la excelente presentación que tuvo el sexteto de Domecq. Primero lo saludó decidido a la verónica y luego le cuajó un deslumbrante inicio de faena, saliéndose con el animal hacia los medios con ritmo y auténtica categoría de maestro, primero con la rodilla flexionada y luego con trincherazos al paso. Pero, lamentablemente, ahí se quedó todo lo poco bueno que hizo el veterano diestro valenciano, pues, inexplicablemtente ante la buena condición del toro, después lo pasó con ventajas ligereza desde la pala del pitón, en un trasteo precavido y periférico. Y más de lo mismo le sucedió con el cuarto, éste un punto más bravo que el anterior, con el que Ponce volvió a ofrecer una preocupante sensación de incapacidad hasta que, en un esfuerzo casi titánico, consiguió ligarle tres naturales con un mínimo de asiento y mando.

Los momentos más destacados de Pablo Aguado llegaron con el tercero, y fueron tanto unos buenos lances de salida como un posterior y excelso quite a la verónica, en el que hubo una verónica clamorosa por el lado izquierdo, por la hondura, el temple y la absoluta entrega con que le interpretó. Mientras el toro mantuvo un mínimo de bríos, el joven sevillano hizo gala también de su buen gusto muletero, solo que, con el enemigo a menos, tampoco llegó él a subir el tono de su corrección formal, sin que ya el rajado sexto le dejara siquiera desquitarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios