Poder político y religión

La influencia de la iglesia rusa en la política, en 'Documentos TV'

  • El reportaje que ofrece a medianoche en La 2 retrata una semblanza del patriarca Kirill y su conexión con el presidente Putin

El patriarca Kirill y el presidente ruso Vladimir Putin en una celebración religiosa El patriarca Kirill y el presidente ruso Vladimir Putin en una celebración religiosa

El patriarca Kirill y el presidente ruso Vladimir Putin en una celebración religiosa / RTVE

Comentarios 1

Documentos TV esta próxima medianoche enLa 2 analiza la influencia de la iglesia ortodoxa en la política rusa. Dios salve a Rusia es el título de este reportaje de producción propia en el que se presenta al pope Kirill como patriarca, quien anuncia que su país y su iglesia nacional han vuelto al primer plano para convertirse en potencias universales. Los ortodoxos han restituido la influencia política, económica y social que perdieron durante 70 años tras la revolución de hace un siglo.

El patriarca trabaja conjuntamente con el presidente Putin por recuperar una nueva identidad rusa tradicional, que la aleja cada día de la sociedad y los poderes occidentales. Kirill es el líder para 100 millones de creyentes y que amplía su presencia en una sociedad que en tiempos soviéticos oficialmente se declaraba atea.

“El proyecto de Kirill pasa por convertir a la iglesia ortodoxa rusa en una potencia universal”, afirma el historiador Jean Françoise Colosimo. “Me echan en cara que estoy demasiado presente, pero yo considero que no puedo actuar de otra forma”, asegura el pope. El jefe de la iglesia rusa se codea con las personalidades más importantes del mundo: desde el presidente de Estados Unidos a su homólogo el papa Francisco.

“La iglesia constituye para Putin una palanca de influencia”, afirma en este Documentos TV Nicolas Kazarian, experto en Relaciones Internacionales. “Ambos saben que se necesitan el uno al otro”, confirma el sociólogo de las religiones, Alexander Agadjanian. Consolidado como uno de los más destacados líderes políticos, Kirill se ha convertido en un nuevo actor en las relaciones internacionales de Rusia, desde donde proyecta su influencia frente a los poderes de Occidente.

“Lo que hace Rusia es reconstruirse y regresar a la escena internacional pasando por la cultura ortodoxa, que es su sello principal de identidad”, concluye Colosimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios