Sociedad

La mayoría de la escuela concertada rechaza la huelga "política" del 14-N

  • La Concapa apela a la responsabilidad del profesorado para que los alumnos no se instrumentalicen ni pierdan horas de clase · El sindicato CSIF, con presencia en la enseñanza pública, también rechaza el paro

El sindicato FSIE y los padres de alumnos de Concapa -mayoritarios en la educación privada concertada- así como las organizaciones de trabajadores ANPE y CSIF, con representación en la escuela pública, no secundarán la huelga general del 14 de noviembre, que consideran "política".

No olvida el sindicato FSIE los "recortes sociales", especialmente los efectuados en educación, pero entiende que hay "otros mecanismos de protesta" que no supongan un nuevo esfuerzo de los empleados.

"FSIE no participa en huelgas de carácter político -aseguró en una nota- y ésta lo es de forma manifiesta. Basta comprobar el apoyo y participación activa de determinados partidos políticos con evidente relación con los sindicatos de clase convocantes USO, UGT y CCOO".

La huelga está vinculada a la petición de un "extraño" referéndum (sobre las políticas del Gobierno), que FSIE no comparte porque lo que se pretende con esa consulta es algo "muy alejado de la defensa de los intereses de los trabajadores".

Concapa apela a la responsabilidad del profesorado para que no se utilice la educación ni los alumnos pierdan horas de clase.

Los motivos de fondo de esta convocatoria de huelga "son más políticos que sociales", aseguró.

En la educación pública, el sindicato ANPE recuerda que seguirá movilizándose contra los "brutales recortes" en la enseñanza, que afectan "gravemente a la calidad", y para que haya un diálogo social efectivo, pero se quiere desmarcar de toda "connotación política al respecto".

Añade que no se pueden pedir más sacrificios económicos a los docentes, cuyas retribuciones, asegura, mermaron en una media superior al 20% en los dos últimos años.

"Desde ANPE -dijo en un comunicado- rechazamos la deriva que algunos grupos y organizaciones están adoptando, pretendiendo fines distintos a las legítimas protestas contra los recortes, lo que sólo puede conducir a una peligrosa helenización de la situación española".

También denuncia el intento de "aprovechar" la huelga general para exigir un referéndum que "sólo contribuiría a un mayor descrédito de nuestras instituciones propias".

El sindicato CSIF anunció en una nota que no apoya la huelga por "responsabilidad" ante la situación social y económica, porque la acción sindical "empieza a dar resultado" y para preservar su independencia política.

"La huelga se vincula a un referéndum. CSIF no está para poner ni para quitar gobiernos, ni está para compartir pancarta o cabecera con líderes políticos de ningún partido, ni con reivindicaciones que no sean estrictamente laborales concretamente".

Además de USO, UGT, CCOO, también respaldan la huelga general CGT y los Sindicatos de Trabajadores de la Enseñanza (STES), entre otros, además de la Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos Ceapa (mayoritaria en la educación pública) y el Sindicato de Estudiantes. Junto a ello, el secretario general de la Confederación de Comercio de Cataluña (CCC), Miguel Ángel Fraile, pidió ayer a los sindicatos que ante la convocatoria de la huelga general del próximo día 14, "expulsen" a los piquetes violentos porque la situación "está muy crispada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios