Sociedad

Diez años "terribles" sin Yéremi

  • La madre del niño desaparecido en Vecindario afirma que ha "aprendido a soportar el dolor, pero nos morimos por dentro"

  • Tiene todas las esperanzas puestas en que la Justicia les ayude

Ithaisa Suárez, la madre de Yéremi.

Ithaisa Suárez, la madre de Yéremi. / elvira urquijo a. / efe

La madre de Yéremi Vargas, Ithaisa Suárez, asegura que en los diez años "terribles" que han transcurrido desde que su hijo desapareció mientras jugaba cerca de su casa de Vecindario ha intentado que su familia recupere su vida, aunque sigan con una desgracia que cuesta un mundo llevar.

"Hemos aprendido a soportar el dolor, porque la verdad es que nos morimos por dentro. Pero tenemos que seguir", confesó Suárez en una entrevista concedida a Efe al cumplirse el décimo aniversario de su desaparición, un caso que conmovió en su día a toda España, que nadie ha podido olvidar en Vecindario y que se mantiene vivo pese al tiempo transcurrido.

Vivimos con la desgracia. Es un sinvivir, pero hacemos nuestra vida con este peso encima"

La madre del pequeño afirmó que el 10 de marzo, el día de su desaparición, "es uno más sin Yéremi", aunque reconoce que toda la familia se "viene abajo" porque se cumple otro año sin el niño.

"Vivimos con la desgracia, pero vivimos. Es un sinvivir, pero hacemos nuestra vida corriente con este peso encima, que cuesta llevarlo, la verdad", relató.

Suárez ya tenía otro hijo de 13 meses cuando su hermano Yéremi desapareció. Y ahora la acompañan su nueva pareja y dos hijos más. Los tres niños han crecido con la desgracia de Yéremi, pero su madre y sus abuelos han tratado de ocultarles los momentos de tristeza y angustia para procurar que sean felices, aunque a veces, cuando ven a su hermano "en la tele", también se "vienen abajo", lamentó su madre, que trata de pasar todo el tiempo que puede con ellos y reconoce son los que les hacen sonreír.

El giro que ha dado el caso en el último año, desde que la Guardia Civil detuvo a Antonio Ojeda, El Rubio, como sospechoso de la desaparición de Yéremi, ha sido "algo bueno", según la madre, porque ya sabe "quién se lo llevó", aunque también ha significado "un palo" averiguar "que ha sido un pederasta, porque el final del niño ha podido ser terrible" (El Rubio acaba de ser condenado por agredir sexualmente a otro niño en 2012).

Suárez confía en que la Justicia consiga hacerle revelar "dónde está" su hijo porque la familia está convencida de su culpabilidad por todos los indicios que apuntan a ello. "Son muchas las sospechas", dijo. Por ello, indicó que tienen todas las esperanzas puestas en que la Justicia les ayude, aunque añadió que ha sido "terrible" que el juez encargado del caso haya rechazado las dos últimas pruebas propuestas por su abogado: reconstruir lo que pudo ocurrir el 10 de marzo de 2007 y someter a El Rubio a un careo con los presos que han testificado que le han oído contar cómo murió Yéremi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios