Sociedad

El 61% de los adolescentes españoles son consumidores de bebidas alcohólicas

  • Para la mayoría, un 90%, se trata de una práctica que es habitual en sus hogares y la mitad cree que sus padres saben que beben cuando salen · Expertos apuntan a que detrás hay problemas más graves

El 61% de los adolescentes entre 12 y 18 años declaran ser consumidores de bebidas alcohólicas, aunque sea de manera ocasional. La mayoría de ellos, además, asegura no tener ningún tipo de problema para acceder a ellas. El doctor en Sociología y en Neurociencias, Francesc Xavier Altarriba, publica ¿Por qué beben? Adolescentes y alcohol: claves para comprender a tus hijos, un estudio resultado de un total de casi 23.000 entrevistas que ponen de manifiesto las causas por las que los jóvenes se introducen en el mundo de la bebida.

Altarriba intentó contestar a la pregunta que plantea el libro. Con la intención de parar lo que se vive durante la semana, de vivir con más intensidad o con el fin de sentirse vinculados y aceptados por el resto del grupo, los jóvenes comienzan a tomarse su primera cerveza o su primera copa, según apunta el autor.

Pese a las medidas restrictivas que impiden esta práctica en muchas comunidades, el 76% de los jóvenes afirma que en alguna ocasión ha hecho botellón. "Los adolescentes pasan mucho tiempo solos, simplemente acompañados por máquinas. El leguaje y la capacidad emocional se ha perdido", apuntó Altarriba.

Sin embargo, el autor de ¿Por qué beben? asegura que el consumo de alcohol siempre esconde problemas en los jóvenes más graves. "Cuando no se puede cambiar la realidad se tiende a intentar cambiar la percepción de ésta. Y ahí entra el alcohol", aseguró.

Otros datos que ofrece la investigación es que el 19% de los entrevistados declara que alguna persona cercana a ellos ha tenido accidentes de tráfico a causa del consumo de bebidas alcohólicas. Cuando la adicción en adolescentes comienza a ser "grave", el experto es partidario de "tratamientos de choque". "Si un chaval viera la autopsia de un chico como él, muerto en un accidente por consumir, generaríamos un impacto mayor que el que le produce con el mismo discurso de siempre", consideró Altarriba.

"Es importante crear de nuevo la cultura del no", apuntó Altarriba, que ve en el castigo, "nunca cruel", una nueva forma para frenar conductas negativas. Sin embargo, lo más efectivo, según el doctor, para intervenir en la adolescencia es actuar en la infancia. "Es cuando resulta más fácil cambiar hábitos y trasmitir los límites", apuntó.

Sin embargo, el estudio revela que casi el 50% de los jóvenes considera que sus padres sí conocen que beben durante sus salidas. Y el 90% afirma que en sus casas se consume alcohol de manera habitual. "La clave es hacerlo de manera responsable", aseguró el presidente de la Fundación Alcohol y Sociedad, Jaime Gil Robles, organización encargada de las encuestas.

Para sacar de la burbuja en la que viven los que califica como baby sugar (niños de algodón) y hacerles ver el peligro de la adicción al alcohol, el doctor recomienda que los padres pasen más tiempo con sus hijos y que los maestros aumenten su autoridad. "Hay que trabajar conjuntamente para llegar a ellos de manera efectiva", señaló.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios