Sociedad

Mujeres con el torso desnudo interrumpen el Pleno al grito de "el aborto es sagrado"

  • Tres activistas de Femen se han desnudado en la tribuna del Congreso y se han agarrado a la barandilla mientras forcejeaban con los agentes de seguridad.

Tres mujeres pro abortistas que asistían a la sesión de control al Gobierno como público han interrumpido el pleno del Congreso mientras intervenía el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardon, y han sido expulsadas después de desnudarse de cintura para arriba gritando: "El aborto es sagrado".

Cuando los agentes de seguridad de la Cámara intentaban expulsarlas de la tribuna una de las jóvenes -que llevaban escrito en el torso ese mismo lema que gritaban- se ha agarrado a la barandilla provocando un forcejeo con los agentes de Policía, durante el cual esta mujer ha perdido un zapato que ha caído en el escaño del diputado del PP Miguel Ángel Cortés. Estas mujeres son seguidoras del movimiento Femen, una organización feminista radical de origen ucraniano cuyas activistas utilizan sus pechos desnudos para combatir el machismo.

Tras el incidente, el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, al retomar la palabra durante el pleno, ha lamentado haber tenido que escuchar un "grito tan imposible de entender como que el aborto es sagrado" y ha añadido que le extraña mucho más que "encima" los diputados de IU hayan aplaudido la interrupción de la sesión.

Unas palabras a las que ha contestado después el líder de IU, Cayo Lara, quien preguntaba al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y que ha criticado que alguien -en alusión a Gallardón- se extrañe de que se aplauda una protesta en favor del derecho de aborto de las mujeres. A Cayo Lara le ha respondido el titular de Hacienda, que ha aprovechado también para afirmar que todas las protestas son legítimas si se atienen a las reglas de la democracia. "Eso es lo que su grupo debería estar valorando y protegiendo en todo momento, las reglas de la democracia", ha dicho Montoro.

Las tres activistas son puestas en libertad

Las tres activistas han sido puestas en libertad tras su detención, la primera de ellas, la presidenta del colectivo en España, Lara Alcázar, tras declarar ante la Policía. Las otras dos, puestas a disposición judicial porque son extranjeras (de origen francés y ucraniano) y no han acreditado domicilio en España, han quedado en libertad por orden del juez del del Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid. Entre aplausos y con los brazos en alto, la ucraniana Inna Shevchenko y la francesa Pauline Hillier han abandonado pasadas las 20:30 los juzgados de Plaza de Castilla tras prestar declaración durante tres horas. Pese a que la policía les atribuye un delito de alteración de orden público en el Congreso, el juez considera en el auto de puesta en libertad que "harto difícil resultaría sostener que se estuviese en presencia de delito grave o pena grave".

Las activistas han sido recibidas por el colectivo Femen en España, encabezado por su presidenta, Lara Alcázar, puesta en libertad unas horas antes. Con el grito de fondo de "libertad, libertad" las activistas han posado ante los medios con el torso desnudo donde se leía el mismo eslogan que han exhibido en el hemiciclo: "Aborto es sagrado".

En declaraciones a los medios, Alcázar ha destacado que su acción en el Congreso estaba encaminada a dar voz a la reforma de la ley del aborto "para abrir el debate de una cuestión sobre la que únicamente deben decidir las mujeres". La líder de Femen en España, que ha tildado al Gobierno de "machista y ligado a la Iglesia", ha destacado que "se ha abierto la veda" a más acciones contra "los grandes recortes en derechos que se están llevando a cabo en España contra las mujeres". "Vamos a ir más lejos", ha añadido Alcázar, que ha anunciado que pese a que su organización todavía es pequeña en España -quince mujeres- van a abrir un centro de entrenamiento de Femen para aquellas mujeres que quieran formarse como activistas de la organización feminista.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios