Sociedad

Gabilondo confía en que haya un texto para el pacto educativo a final de mes

  • El ministro de Educación asegura que, con acuerdo o sin él, el Gobierno trabajará por solucionar los "problemas reales de la enseñanza" · En los próximos días se reunirá con las autonomías y la comunidad escolar

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, confió ayer en que haya listo un texto con el "máximo consenso posible" para un pacto de la enseñanza al final de este mes, durante el que se va a reunir con los sectores de la comunidad escolar, los grupos parlamentarios y las comunidades autónomas. El titular de Educación aseguró que con pacto o sin él, el Gobierno mantendrá los objetivos de mejoras del sistema educativo y trabajará por solucionar sus problemas reales "aunque los firmantes decidan finalmente no adherirse al acuerdo".

Antes de presidir la mesa con organizaciones de padres, alumnos, centros y sindicatos, Gabilondo explicó a la prensa que el último documento de propuestas que presentó el Ministerio se pone a disposición del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que es quien le encargó buscar un pacto, del líder de la oposición, Mariano Rajoy, y de todos los partidos políticos para que hagan la valoración y tomen la decisión que consideren oportuna.

El ministro recordó que, además del pacto educativo, también se están buscando otros acuerdos en el país para los problemas relacionados con el empleo y la reactivación económica, además del diálogo social, para lo que se ha mostrado partidario de "armonizar" todos esos pasos según un calendario razonable. "Mi trabajo -precisó- consiste en hacer un texto con el máximo consenso posible, un texto de aproximación que aborde los problemas reales de la educación en el país y, desde luego, suponga un importante paso para mejorarlo. Y creo que ese trabajo se puede hacer a lo largo de este mes".

Reiteró que defiende el pacto porque es el "camino más corto, más sostenible social y políticamente", con más perdurabilidad y con más confianza para los ciudadanos con el fin de alcanzar los objetivos del sistema educativo.

"Pero si no hubiera pacto porque los firmantes consideran que no es adecuado, yo buscaré - dijo- todos los caminos para cumplir con esos objetivos (...) De hecho, es lo que venimos haciendo todos los días porque el Ministerio no está cerrado por pacto ni cerrado por reflexión ni cerrado en espera de ver qué piensan otros, sino buscando acuerdos para poder llevarlo a cabo".

Gabilondo insistió en que el texto debe estar centrado en "aspectos educativos", y que vaya ganando consenso y concreción en las reuniones de este mes, entre ellas una el jueves próximo con todos los partidos parlamentarios.

Sobre la mesa de ayer, reconoció su composición plural y ha pedido que se anteponga las consideraciones comunes.

Entre otros participantes, el presidente de la Confederación Católica de Padres de Alumnos (Concapa), Luis Carbonel, ha destacado la "urgencia" del pacto, pero matizó que las familias parecen "convidados de piedra".

Así, se mostró un tanto "decepcionado" porque el proceso "se prolonga, se prolonga" sin que se reflejen demandas como la garantía de una educación de calidad gratuita para todos, el reconocimiento de la libertad de enseñanza y, por tanto, de elección de centro, y el derecho a una educación acorde con los principios de los padres. "Se acabó el tiempo de esperar. La LOE se impuso y no resolvió ningún problema, ahora estamos aquí dándole vueltas, pero no veo que esto avance (...). Hay que buscar soluciones ya", concluyó en sus declaraciones a la prensa.

En el sector sindical, el secretario general de FETE-UGT, Carlos López Cortiñas, valoró el último documento presentado por Educación, ya que "invita al consenso" en aspectos como la "transformación" del cuarto curso de la ESO.

Sobre la relación entre la FP de grado superior y las enseñanzas universitarias, defendió que sea entendida como coordinación, convalidación de asignaturas y proyectos comunes, pero sin mezclar un campo y otro.

"La FP, y sobre todo la de grados superiores, tiene la dignidad suficiente para mantenerse al margen de la Universidad", apostilló. Gabilondo pidió una carrera profesional que incentive al profesorado y, al igual que el sindicato ANPE, la prórroga de la jubilación voluntaria a los 60 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios