Pandemia

Coronavirus: la nueva cepa brasileña provoca la cancelación preventiva de vuelos a Reino Unido

Una joven empuja su equipaje en el aeropuerto de Heathrow de Londres. Una joven empuja su equipaje en el aeropuerto de Heathrow de Londres.

Una joven empuja su equipaje en el aeropuerto de Heathrow de Londres. / EFE

El Gobierno británico justificó este viernes el veto a los vuelos de Sudamérica y Portugal, en vigor desde esta madrugada, como mecanismo "preventivo" con el que proteger su plan de vacunación ante el temor a una "preocupante" cepa emergente de coronavirus detectada en Brasil.

Desde las 4:00 el Reino Unido tiene blindada la entrada a los servicios aéreos provenientes de 14 países de América del Sur, Portugal y Cabo Verde. Prohibición de la que quedan exentos británicos e irlandeses residentes en las islas británicas -que han de aislarse diez días a su llegada- y transportistas que partan de Portugal llevando bienes "esenciales".

La norma obedece a los renovados temores entre la comunidad científica a una mutación presuntamente más contagiosa registrada en Brasil de cuya presencia, según afirmó este viernes el ministro británico de Transporte, Grant Shapps, "no se tiene constancia" hasta la fecha en este país. 

Por su parte, Wendy Barclay, responsable del llamado Consorcio de Virología Nacional -destinado a analizar las mutaciones emergentes del coronavirus- reveló este viernes a medios locales que en el Reino Unido sí se ha detectado, en cambio, otra cepa diferente pero también procedente de Brasil (donde se han encontrado dos).

La viróloga tuvo que aclarar que la cepa de ese país identificada aquí no es "la nueva variante brasileña preocupante, de la que se infectaron varios viajeros en Japón".

La experta alertó de que las mutaciones de ambas cepas de Brasil "podrían impactar en la manera en que los anticuerpos de algunas personas ven al virus", por lo que consideró importante hacer un seguimiento de los hallazgos ante sus potenciales "importantes implicaciones".

Velan por su plan de vacunación

En algunas de sus varias comparecencias este viernes ante los medios, Shapps defendió la última restricción aplicada por el Ejecutivo: "Queremos asegurarnos de que no nos caemos ante este obstáculo", explicó a la BBC.

El político tory clarificó en otras declaraciones a Sky News que, por ahora, los científicos "no están diciendo que las vacunas no vayan a ser efectivas frente a la cepa", pero insistió en la necesidad de adoptar "precauciones" a la mayor brevedad.

"Estamos en este paso adelantado (de la vacunación), hemos llegado muy lejos, tenemos las vacunas en los brazos de tres millones de británicos, esto es más que Francia, España, Alemania e Italia juntos, y no queremos tropezar en este momento", observó.  Para algunos expertos como el epidemiólogo Mike Tildesley, la última restricción aérea llega "tarde" aunque logrará "minimizar" el riesgo que entraña la citada variante "más transmisible".

Tildesley advirtió asimismo de que si bien los científicos "no creen que haya nada de qué preocuparse" en cuanto a la eficacia de las vacunas, el hecho de que esas mutaciones sean más contagiosas implica que los ciudadanos podrían "potencialmente desarrollar síntomas más severos más rápido, lo que podría ocasionar más problemas al servicio sanitario".

Un número R desalentador

Por otro lado, el R, número reproductivo de la enfermedad, se sitúa ahora en el Reino Unido entre el 1,2 y el 1,3 -frente a la semana pasada, cuando se ubicó entre el 1 y el 1,4-, lo que implica que cada diez infectados contagiarán de covid-19 a entre 12 y 13 personas.

Esos datos fueron revelados este viernes de manera conjunta por la Oficina Gubernamental de Ciencia y el Grupo Científico asesor del Gobierno para Emergencias (SAGE, en inglés).

 El Reino Unido continúa sumando cifras escalofriantes de nuevos infectados y muertos por la covid-19. Los últimos datos oficiales notificados -anoche- revelaron otros 1.248 decesos y 48.682 casos en 24 horas.   En contrapartida, son ya casi 3 millones de ciudadanos británicos los que han recibido la primera dosis de la vacuna, un dato esperanzador dentro de este contexto aciago.

El país ha depositado sus esperanzas para vencer la lucha contra la pandemia en su programa de inmunización, que arrancó el pasado 8 de diciembre, y con el que espera vacunar a los cuatro grupos más vulnerables -unos 15 millones de personas- antes del 15 de febrero.

Hasta la fecha, la Sanidad británica vacuna con dos preparados, los desarrollados por el tándem Pfizer/BioNTech y los de Oxford/AstraZeneca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios