Coronavirus Cádiz “Soy médico en Alcalá del Valle. Me voy del pueblo por el alcalde”

  • Un facultativo denuncia amenazas y la gestión en la residencia de ancianos y el regidor Rafael Aguilera habla de los encontronazos que ha tenido con los vecinos y su "falta de profesionalidad"

El médico con un equipo de protección durante la pandemia. El médico  con un equipo de protección durante la pandemia.

El médico con un equipo de protección durante la pandemia. / D.C.

“Tengo más miedo físico que judicial porque todo lo que digo es verdad y lo puedo demostrar. Soy médico en el centro de salud de Alcalá del Valle y me voy de este pueblo por el alcalde, no por su gente, que siempre me ha tratado muy bien. Me voy por las amenazas que he recibido, por los insultos y el riesgo que tengo por cuatro que son seguidores suyos. El alcalde no ha hecho nada para frenar esto”. Así de tajante se muestra José Israel Romero Madroñal, el que ha sido hasta este mismo lunes uno de los médicos de familia del centro de salud de Alcalá del Valle, que ha trabajado allí los últimos cuatro años, y el facultativo encargado del cupo de pacientes de la residencia de ancianos de la localidad durante ese tiempo. Es decir, el médico que “conoce a cada paciente de la residencia, a los que he pasado consulta hasta este viernes pasado”, apostilla.

Este profesional, que ha vivido en primera línea el brote del coronavirus en este pueblo, donde han fallecido 12 mayores de la residencia de ancianos, denuncia la gestión del Ayuntamiento en la misma y la falta de material en las instalaciones. “Cuando pasaba consulta no tenía ni mesa en la residencia”, resalta.José Israel Romero Madroñal lanzó el 21 de marzo un audio de whatsapp a un grupo de amigos, donde alertaba de lo que estaba pasando en el municipio con el coronavirus, que en aquel momento estaba corriendo ya como la pólvora, aunque aún no se sabía la trascendencia.

“Es una locura. No hay por dónde pillarlo. No tenemos material ni mascarillas suficientes para enfrentarse a esto…”, decía en este documento de audio, donde se señalaba, entre otras cosas, al paciente cero que habría llevado el virus hasta el asilo y que estaría relacionado con la plantilla laboral. “Ese audio se filtró y llegó a mucha gente sin mi consentimiento”, explica Romero, quien habla del desencuentro con el alcalde a partir de aquello, “que dio una rueda de prensa para desmentirlo”, dice. Dos días después de ese audio se conocía que 60 personas de la residencia de ancianos estaban contagiadas por el Covid-19, entre ellos casi 40 abuelos y la plantilla laboral. “Mientras todo eso ocurría, el alcalde de Alcalá del Valle, Rafael Aguilera, entraba y salía de la residencia poniendo en riesgo a todos, saltándose los protocolos que ya se establecían en el Estado de Alarma”, denuncia el doctor. Hay que recordar que la Junta de Andalucía tomó las riendas de la residencia de ancianos tras conocerse las dimensiones del contagio y desalojó a los mayores afectados del virus hasta La Línea, donde permanecieron más de un mes recuperándose del virus y ya están de nuevo en su asilo de la población.

En su denuncia, José Israel Romero Madroñal habla de carencias en esta residencia de ancianos de titularidad municipal. “No hay una enfermera las 24 horas del día. Sólo hay uno por las mañanas de 8 a 3. A partir de las tres de la tarde, están a cargo de los residentes las auxiliares que tienen pautas escritas de qué medicación tienen que darles en función de la glucemia que tenga cada paciente. Y sé, por testimonios, que ha habido sólo dos auxiliares de noche para atender a 40 residentes antes de la pandemia”, critica. El médico apunta a supuestas irregularidades laborales en el centro. “Tuve que dar de baja sobre el 22 ó 23 de marzo a unas 40 auxiliares tras el brote de coronavirus. Y el Ayuntamiento me dijo que había tres bajas que estaban mal. Y lo que pasaba es que habían estado trabajando sin dar de alta y tuve que rectificar las tres bajas unos días después”, apostilla el médico.

Eso es incierto. Me pidieron un listado de los trabajadores para que se les hiciera los test de detección del Covid-19 y metimos en él a todos los que habían tenido contactos con la residencia durante un tiempo, aunque ya no tuvieran relación laboral con el Ayuntamiento”, defiende el alcalde de Alcalá del Valle, Rafael Aguilera, asombrado por las acusaciones del facultativo.

El médico José Israel Romero afirma que la residencia no está hoy día sectorializada como indican los nuevos protocolos en esta pandemia, según ha podido comprobar. Un extremo que niega el regidor Rafael Aguilera (IU), que dice que el centro cumple con creces la normativa y la ratio que se marca para este tipo de instalaciones asistenciales. “La residencia pasó en febrero la inspección. Ahora, antes de reabrirla tanto Salud como Igualdad de la Junta de Andalucía han hecho sus inspecciones y han emitido sus informes. Lo primero que miran es la ratio, si tienes el personal suficiente por el número de usuarios y tenemos el informe positivo de hace dos semanas”, responde el alcalde alcalareño.

Rafael Aguilera defiende su presencia en la residencia durante la crisis sanitaria que se desató. “En esos días no había EPis. Yo entraba con mi bata, guantes y mascarillas porque no había personal y había que ayudar. Después he estado un mes en mi casa haciendo cuarentena y no he tratado con nadie”. El regidor dice desconocer las amenazas que denuncia este médico. Al contrario, refiere una denuncia interpuesta contra él por un “vecino que perdió a su madre por el Covid”, en un episodio turbio de amenazas por whatsapp. “Este médico ha buscado la excusa perfecta para decir ‘me voy de aquí y no lo hago por la puerta trasera’. No quiero entrar a debatirle. Pero él tenía que haber sido un profesional ante un chaval al que se le ha muerto la madre y está dolido…”. Según el alcalde, el facultativo “ha desatado su ira contra la Alcaldía. Conmigo no ha discutido. No he intercambio con él nada, pero donde vaya lo van a perseguir los problemas porque es una persona conflictiva”, sentencia el primer edil.

El médico termina su contrato este mes, pero se ha cogido una baja “agotado psicológicamente y por sentirme inseguro por decir la verdad”, concluye.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios