Semana Santa

Las hermandades se vuelcan con los necesitados

  • Durante la Semana Santa las cofradías dedican también parte de su tiempo a ayudar a aquellas personas que no cuentan con recursos suficientes

LA mayoría de las hermandades de la ciudad cuentan con la que ha sido denominada como Bolsa de Caridad, mediante la cual se ayuda, en la medida de lo posible, a diversas personas necesitadas y a entidades que realizan una labor altruista y desinteresada.

Durante todos los días del año, incluso en tiempos de la Semana Santa, las hermandades y cofradías locales dedican parte de su tiempo a organizar y a coordinar diversas acciones para ayudar al prójimo. Todas ellas son muy variadas y dirigidas a distintos colectivos según las necesidades que se tengan que cubrir, aunque todas tienen en común un mismo fin, que es el de hacer más fácil la vida.

Así, Humildad y Paciencia hizo entrega hace algunos días de un total de 80 litros de leche a las hermanas del convento del Espíritu Santo, algo que se lleva haciendo durante todo el año y que facilita a esta congregación a llevar a cabo su acción solidaria.

También El Nazareno lleva más de dos años recogiendo alimentos no perecederos dentro de su campaña 'Con un poco tuyo, ayudamos a muchos'. De esta manera todos los meses entregan varias toneladas de alimentos en distintos días de la semana. Así el pasado mes hicieron entrega de un total de 1.517 kilos de alimentos que fueron repartidos entre un gran número de familias necesitadas, a entidades como el comedor social Sol y Vida o Anydes, y a un total de cuatro conventos de la ciudad, entre los que se encuentra también el del Espíritu Santo. De esa cantidad, más de una tonelada ha estado destinada para todas las familias que solicitan ayuda mensualmente a la Hermandad.

La Oración en El Huerto es otra que se ha dedicado durante todo el año cofrade a establecer distintas acciones solidarias. Una de ellas ha sido la conocida como 'Tómbola Benéfica', donde todo lo recaudado durante las fechas navideñas fue a parar como fondo a la misma Bolsa de Caridad. Con parte de esa cantidad económica se ha ayudado a Cáritas Parroquiales, aunque también ha habido ocasión de colaborar asiduamente con Sol y Vida.

A pesar del poco tiempo del que disponen las hermandades y cofradías portuenses en su día a día, siempre consiguen sacar tiempo para ayudar a todos los que lo necesitan. Tal y como indica el Evangelio según San Mateo, en las Parábolas de Jesús: "Porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber. Fui forastero y me recibisteis en vuestra casa".

En general, todas las hermandades hacen honor a su nombre y practican la ayuda al prójimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios