Semana Santa

El frío desluce una 'Madrugá' de silencio

  • La imagen del Santo Crucifijo de la Salud estuvo arropada en la calle durante las primeras horas del desfile

AL igual que sucediera con las últimas horas del pasado Jueves Santo, en las que el viento y el frío deslucieron una de las jornadas grandes de la Semana Santa chiclanera, al menos en lo que a presencia de público en las calles se refiere, estos mismos factores se erigieron en protagonistas de la madrugá, en la que procesionó por las calles de Chiclana el Santo Crucifijo de la Salud.

La imagen del Crucificado lasaliano que sale de la capilla de La Estrella estuvo especialmente acompañada por un numeroso público durante su silencioso desfile sobre todo en las primeras horas del mismo, ya que a medida que transcurrían los primeros compases del Viernes Santo, en su madrugada, el intenso frío y lo desapacible de la noche hicieron que el Cristo de la Salud tuviera que recorrer gran parte de su recorrido final con escasa presencia de fieles en las aceras.

Más allá de esta circunstancia, el desfile se desarrolló sin incidentes reseñables, siendo la salida de la cofradía y su bajada por la cuesta Hormaza los tramos más destacados del solemne y recogido procesionar de esta reciente imagen de la Semana Mayor chiclanera.

Bajo el paso, los costaleros de la cuadrilla de hermanos de la cofradía de La Borriquita, de la que es titular esta imagen, dirigidos por los capataces Manuel Rodríguez y Antonio Estrada.

Con la seriedad y la solemnidad que caracteriza tanto al cortejo como al discurrir del paso del Santo Crucifijo de la Salud por la madrugada del Viernes Santo chiclanero, y a diferencia de lo que sucediera el pasado año, desde la cofradía se destacaba ayer un menor silencio desde las aceras en esta ocasión, algo que debe ser, y por ello apuestan los responsables de la corporación lasaliana, una de las señas de identidad de esta procesión.

Asimismo, cabe destacar que el paso, el mismo que utilizara la cofradía de Cristo Rey durante sus celebraciones de las cruces de mayo, llegó ayer antes incluso de la hora prevista a su templo para la recogida, a pesar de haber alargado en esta ocasión su itinerario con respecto al que utilizó el pasado año con el objetivo de coordinar su salida procesional con la otra cofradía que desfila en la noche del Jueves Santo, el Nazareno, y cuya sede canónica, la Iglesia Conventual de las Madres Agustinas Recoletas, se encuentra a escasos metros de la capilla de La Estrella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios