Semana Santa

La cuadrilla del millar

  • Más de mil cargadores han pasado ya por el Centro de Recuperación en los cinco años que lleva prestando servicio en el edificio municipal de la Plaza del Palillero

Su servicio es bastante limitado en el tiempo (del Lunes al Sábado Santo, en horario de mañana). Pero sus beneficios son bastante amplios para uno de los colectivos más numerosos, sino el que más, de la Semana Santa gaditana: los cargadores. El Centro de Recuperación que en el año 2010 se puso en funcionamiento logró superar la pasada Semana Santa el millar de cargadores atendidos. 1.005 cargadores, en concreto. Una buena cuadrilla.

El balance de estos primeros cinco años de actividad arroja diferentes datos bastante curiosos en relación a la carga. De este modo, si hubiera que establecer un perfil, se podría decir que un cargador de la izquierda del paso de misterio de la cofradía de Borriquita con una lesión muscular sería el caso más presente en el Palillero.

El balance refleja que los pasos de Cristo o de misterio precisan más atenciones fisioterapéuticas que los pasos de palio. Un 62,19% de los cargadores atendidos había cargado o iban a cargar un Cristo o un misterio, frente a un 37,81% que lo hacían en pasos de Virgen, en concreto. Y si se tiene en cuenta el hombro, los que cargan con el izquierdo son los que precisan más atenciones, aunque en porcentajes está bastante igualados con los derechos (55,12% de los primeros frente a 44,88% de los segundos).

Con respecto a las lesiones, es la muscular la que se impone de manera autoritaria sobre el resto de consultas o problemas que se atiende en el Centro de Recuperación del Cargador. Tanto, que de los 1.047 atenciones que se han prestado en este último quinquenio, un total de 677 han correspondido a lesiones musculares, lo que alcanza el 64,66% del totalm, muy por encima de las sobrecargas (que se han presentado en un 18,34% de los casos) o de las contracturas (que suman un 11,08%). Como dato curioso en este apartado, en estos años sólo ha habido que atender un caso de rotura muscular, que se registró en 2011; así como siete tendinopatías, siete contusiones o quince heridas.

Afortunadamente, en la inmensa mayoría de los casos estas lesiones se resuelven de manera parcial o total, contabilizándose en estos años sólo cuatro lesiones que no han tenido evolución. De los 1.005 cargadores atendidos, 781 lograron resolver totalmente su lesión en esa visita al centro del cargador, lo que supone un porcentaje bastante elevado (77,71% de los casos) que avala el servicio que los profesionales prestan durante esos días de Semana Santa.

Si se atiende a los días de la Semana Santa, resulta que es el Lunes Santo la jornada que más lesiones o atenciones en el Palillero requiere. Un total de 209 cargadores de las hermandades de este día han pasado por allí entre 2010 y 2015, por delante de los 189 cargadores que se han contabilizado de cofradías del Domingo de Ramos, los 177 pertenecientes al Martes Santo o los 176 del Miércoles Santo. Curiosamente, la jornada del Lunes Santo transcurre con cuatro cofradías, una menos, por ejemplo, que Domingo de Ramos y Martes Santo; aunque sí es cierto que tanto Domingo como Lunes procesionan ocho pasos, frente a los diez del Martes Santo.

En el otro lado, el día con menor incidencia en la carga es el Viernes Santo, con 43 cargadores atendidos en cinco años; seguido de la Madrugada, con 99 cargadores; y del Jueves Santo, que suma 103, procesionando este día el doble de cofradías que en la Madrugada.

Y concretando aún más sobre la cofradía a la que pertenece el cargador que recibe asistencia en el Palillero, es precisamente la primera hermandad de la Semana Santa la que suma más asistencias. 75 cargadores de Borriquita han pasado en estos años por el Centro de Recuperación; una cifra que sigue muy de cerca el Perdón, con 72 cargadores atendidos; Columna, con 69; o Las Aguas, con 68. En todos los casos se trata de hermandades con dos pasos y con un misterio de grandes dimensiones y excesivo peso, que posiblemente requiera un esfuerzo mayor por parte de quienes los portan.

En el lado contrario, las cofradías que menos han recurrido a este servicio de atención al cargador son Servitas (con cuatro), Siete Palabras y Buena Muerte (seis cada una), Despojado (siete cargadores), Caminito (ocho) o Santo Entierro (nueve cargadores).

"El trabajo del Centro de Atención del Cargador se orienta, principalmente, a la prevención de algias y posibles lesiones, la mayoría de las veces evitables, y que a menudo se producen por el desconocimiento del cargador de su propio cuerpo, de su preparación física y de la ergonomía que en todo momento debe mantener ante un esfuerzo físico tan importante", explica el responsable del centro, Francisco Javier Pérez, que resalta que estas lesiones "en general suelen ser musculares y leves la gran mayoría, siendo muy pocas las que requiere de ser remitidas al servicio de urgencias".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios