Semana Santa

El Nazareno cambia la noche por el día

  • La hermandad de las monjas adelanta de nuevo su salida y procesiona a la luz de una tarde encapotada

Aunque no con una jornada tan veraniega como la que disfrutó la Hermandad del Medinaceli el miércoles, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno, María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista procesionó ayer en sus primeros compases a la luz de la tarde del Jueves Santo chiclanero, algo nada habitual para la corporación nazarena, más propia de la madrugada.

Y es que , el progresivo adelanto horario de la salida del Señor de Chiclana que se viene produciendo en los últimos años se tradujo ayer en unos primeros instantes de la estación de penitencia nazarena bañados por la claridad de la tarde, dejando así estampas e imágenes muy poco habituales en el seno de esta hermandad, a excepción de salidas extraordinarias como la que se produjo por ejemplo el pasado año con motivo del 350 aniversario de la llegada de las Madres Agustinas Recoletas a la ciudad.

Las claves del día1. estrenosLa Virgen lucía ayer como novedad una rosa en su mano durante la salida procesional2. en recuerdoAmbos pasos procesionaron con un crespón en señal de duelo por la muerte de la madre Guadalupe3. salida complejaA la ya complicada salida de la cofradía se unió ayer un problema con la estructura del paso de palio

Por ello, aunque tenue en la jornada de ayer y no con tanta intensidad como en los días previos, la claridad que dejaban entrever las nubes sirvió para dotar de una mayor belleza, si cabe, el resplandeciente plateado del paso del Señor, así como el dorado del palio de los Dolores, tan acostumbrado a ser alumbrado tan sólo por la candelería que luce.

Y en la también remodelada plaza Jesús Nazareno, cientos de fieles y devotos que no quisieron faltar, un Jueves Santo más, a su cita con el Señor y con la Virgen Dolorosa, abarrotando los primeros tramos del itinerario que llevaban a esta hermandad a buscar en sus compases iniciales una también abarrotada Carrera Oficial.

No obstante, una más complicada de lo habitual salida del paso de palio, debido a problemas a la hora del montaje de la parte trasera de su estructura una vez en la calle, retrasó levemente su horario en los primeros tramos del recorrido.

Especialmente lucieron también este año detalles del cortejo como las mujeres ataviadas con el típico traje de mantilla, que la cofradía viene potenciando como seña de identidad de su salida procesional, así como la nueva banda de cornetas y tambores que procesionó tras el paso del Nazareno, Nuestro Padre Jesús de la Salud, de Talavera de la Reina. Por su parte, la banda de Nuestra Señora de la Estrella, de Puerto Real, repitió tras el paso de los Dolores, rindiendo visita por segunda vez este año a la ciudad en lo que a la Semana Santa se refiere, ya que también procesionó acompañando el pasado Domingo de Ramos a la Virgen de las Angustias.

Como detalles a destacar, cabe resaltar que ambos pasos presentaban ayer sendos crespones de luto por la muerte el pasado mes de enero de la madre Guadalupe, integrante de la congregación Agustina Recoleta. Asimismo, la imagen de María Santísima de los Dolores lució en su mano una rosa y un nuevo encaje, procesionando además sobre una nueva mesa del palio donada por la Peña de Costaleros Nazarena, que porta los pasos de la corporación del Jueves Santo.

Al cierre de esta edición, el cortejo nazareno discurría solemne por las calles del centro en una noche con gran respuesta de fieles y público, como suele ser habitual en las primeras horas de su itinerario y que venía siéndolo menos en las horas más tardías, uno de los motivos por los que la corporación ha decidido adelantar progresivamente las horas en las que la cofradía discurre por las calles de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios