Diario Cofrade

Semana Santa en Cádiz: La hemeroteca del Viernes Santo

  • Hace 100 años salían dos cofradías y las dos desde San Agustín

  • Hace 75 años se celebró una procesión magna el Viernes Santo

  • Hace 50 años procesionaron siete cofradías en la jornada

  • Hace 25 años las Siete Palabras salía desde San Juan de Dios

El misterio de Sentencia, que salió el Viernes Santo en 1971 al llover el Miércoles.

El misterio de Sentencia, que salió el Viernes Santo en 1971 al llover el Miércoles.

El Viernes Santo ha variado mucho a lo largo de la historia. En este año sin procesiones en la calle, hacemos un repaso por lo que ha acontecido en la jornada durante el último siglo.

1921

El foco de atención del Viernes Santo estaba en San Agustín. Desde allí salían las dos cofradías de la jornada: Santo Entierro y Buena Muerte.

La primera lo haría a las siete de la tarde, incorporando en su cortejo a la Virgen de las Angustias del Caminito. También marchaban en esta procesión las entonces típicas representaciones de ángeles y arcángeles, la Fe, Esperanza y Caridad, y la Santa Mujer Verónica; todos ellos encarnados en gente joven de la cofradía o allegados.

La Virgen de la Soledad lucía su traje de perlas, expuesto hasta este Domingo de Resurrección en el Museo de Cádiz; y la urna iba alumbrada eléctricamente por pequeñas bombillas “en cantidad mucho mayor que en anteriores años”.

Buena Muerte, por su parte, realizará ese año su primera salida procesional tras la refundación planteada por un grupo de gaditanos y que trajo consigo el cambio estético y de forma de procesionar de la hermandad, con el alumbrado público apagado y envuelta en una llamativa severidad y silencio que se mantienen en la actualidad.

1946

El Viernes Santo de hace 75 años vivió una procesión magna, que realmente eran habituales en aquellos años. La procesión formaba parte del cortejo de la cofradía del Santo Entierro, y en él figuraron los pasos de Columna, Sentencia, Afligidos, Humildad y Paciencia, Expiración, Piedad, Descendimiento y Caminito, por este orden.

Además del Santo Entierro, con el acompañamiento de todas las hermandades, salían a la calle ese día las Siete Palabras a las doce del mediodía desde San Francisco y la Buena Muerte a las doce de la noche.

La de Siete Palabras era la tercera salida desde su fundación en 1944, recorriendo el misterio del Oratorio el trayecto entre San Francisco y la Catedral Vieja. Salió al mediodía y entró en la Catedral Vieja a las tres de la tarde, hora de la muerte de Cristo.

En el cortejo marchaban todas las cofradías con sus estandartes, además de los muchos hermanos de Siete Palabras. Ese año el orador era el carmelita Fray Juan Fernández Martín, que dirigió los sermones desde un balcón del hotel Francia y París, el balcón de la delegación de Educación (en la Plaza de Mina), la iglesia de San Pablo, la residencia de los padres paúles en la Plaza de Candelaria (actual Casa Oviedo), la residencia de los jesuitas en la Plaza de la Catedral, el coro de la Catedral y Santa Cruz. Este último sermón fue seguido desde el balcón de su residencia (hoy centro Tierra de Todos) el obispo, que luego pronunciaría unas palabras a los allí congregados.

Ya era costumbre apagar el alumbrado público en la totalidad del recorrido de la cofradía de Buena Muerte, que cerraba los desfiles procesionales de la Semana Santa. “Una capilla de música integrada exclusivamente por instrumentos de cuerda interpretó en distintos lugares del recorrido selectos números de música religiosa, que fueron escuchados en profundo silencio”, dice la crónica, que destaca también el paso de la Virgen del Mayor Dolor, “imagen que aparecía en medio de un verdadero bosque de cirios encendidos”.

1971

Descendimiento, en su salida del año 1971. Descendimiento, en su salida del año 1971.

Descendimiento, en su salida del año 1971.

Gran jornada cofradiera la del Viernes Santo de hace 50 años, con siete cofradías recorriendo las calles de la ciudad. Las habituales (Servitas, Expiración, Descendimiento, Buena Muerte y en la madrugada del Sábado Santo Ecce Mater Tua) se vieron acompañadas ese día por Las Aguas y Sentencia, ambas del Miércoles Santo, que trasladaron su salida por la lluvia.

La cofradía de Descendimiento volvía a salir a la calle, recordando el periódico que a lo largo de su historia había radicado “en el convento de la Candelaria, en las Descalzas, en Santo Domingo, en la Catedral Vieja, en el Carmen y por último en San Lorenzo”. Dos pasos procesionaba esta cofradía, como hace unos años proyectó recuperar; y en la recogida hubo que lamentar la rotura de un brazo del Crucificado, durante la maniobra para regresar a San Lorenzo. Desde este templo de Sagasta salían también el Viernes Santo Servitas y Expiración, cuyo Cristo se atribuía a Ignacio Vergara, del siglo XVIII.

Las Aguas celebraba el 25 aniversario fundacional, y Sentencia era portado “por costaleros de San Fernando”.

1996

El Viernes Santo de 1996 seguía contando con la iglesia de San Juan de Dios como lugar de salida de la cofradía de Siete Palabras, que ese año estrenaba la Magdalena y a la que el pianista Manolo Carrasco seguía ofreciendo un pequeño concierto en la calle Ancha.

También estrenaba ese día Buena Muerte los doce varales del palio, dejando sin uso los anteriores que luego irían a parar a Piedad.

El paso de Expiración, con el canasto sin dorar, en su salida de 1996. El paso de Expiración, con el canasto sin dorar, en su salida de 1996.

El paso de Expiración, con el canasto sin dorar, en su salida de 1996.

En un Viernes Santo que llovió levemente, Expiración salía a la calle con el canasto del paso sin dorar, al iniciar la restauración de estas andas.

Ecce Mater Tua, por su parte, plantaba entonces en la calle más de 500 penitentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios