Reurbanización

La obra del entorno del Ayuntamiento de San Fernando permitirá acabar el entramado eléctrico

  • La actuación para mejorar las zonas perimetrales del edificio contemplan la conexión eléctrica con los nuevos centros de transformación ubicados bajo el atrio del edificio

Fachada y calle trasera del Ayuntamiento. Fachada y calle trasera del Ayuntamiento.

Fachada y calle trasera del Ayuntamiento. / Román Ríos

Casi 600.000 euros dedicará el Ayuntamiento a las obras para arreglar el entorno de la Casa Consistorial. El Pleno aprobaba el jueves el uso del remanente de Tesorería del ejercicio 2018 para esta actuación, entre otros proyectos como las obras de consolidación que necesita la Casa Lazaga. Acerado, calzada, saneamiento y especialmente el entramado eléctrico para poder usar los nuevos transformadores son los puntos que tocarán estos trabajos, que al ser un proyecto complementario de la rehabilitación del Consistorio tendrá una tramitación más ágil.

"Al tener una vinculación directa con la rehabilitación del Ayuntamiento, la obra es necesaria para la puesta en carga del edificio, y sigue por tanto un procedimiento diferente", explica la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez. Se refiere al hecho de que es el propio equipo técnico de la obra consistorial y que redacta el proyecto de remodelación de la Plaza del Rey, el estudio Alt-Q Arquitectura, el encargado de la elaboración del proyecto. Incluso se está en conversaciones con la constructora Vías y Construcciones, para que se haga cargo de su ejecución.

La actuación, se defiende desde el equipo de gobierno, es importante al ser un recorrido habitual de los ciudadanos en una zona muy céntrica de la ciudad. "Hablamos de las inmediaciones de la Plaza del Rey y del Ayuntamiento, un área muy vinculada al entorno del Mercado Central, que también se va a remodelar, y que tiene una continuidad hacia el Parque Almirante Laulhé y hacia la calle Real", describe Márquez.

La actuación ha tomado una dimensión mayor a la inicialmente prevista en el proyecto de rehabilitación, de ahí que los trabajos se sacaran de esta intervención para responder a las necesidades reales en la zona, que ha quedado deteriorada por el trasiego de maquinaria, materiales y operarios durante la obra. Se extenderá por las calles laterales, es decir el tramo correspondiente de Isaac Peral y de Hermanos Laulhé; una parte de la calle Calderón de la Barca, en concreto desde la esquina de la fachada trasera hasta la calle José López Rodríguez –puesto que la continuación está recogida en la actuación del entorno del mercado que está en tramitación–; y ante la fachada principal del histórico inmueble, desde la escalinata hasta la vía rodada.

Tramo de la calle Isaac Peral que está dentro del perímetro de obra del Ayuntamiento. Tramo de la calle Isaac Peral que está dentro del perímetro de obra del Ayuntamiento.

Tramo de la calle Isaac Peral que está dentro del perímetro de obra del Ayuntamiento. / Román Ríos

Afectará por tanto al acerado (de fachada a fachada) y las calzadas, en el plano superficial, pero también a las canalizaciones. "Cuando se hace una obra también se actúa en las canalizaciones, para mejorar el tema del saneamiento, en este caso también las tuberías de agua", detalla la responsable de Urbanismo. El alcance de esta actuación toda vía no se sabe y dependerá de las comprobaciones y los cálculos que el equipo técnico recoja en su proyecto. Por el contrario, sí está ya previsto que se coloque pavimento de granito natural, al igual que en la calle Real. "Se ha tratado todo el tema del tratamiento y los materiales con la Consejería de Cultura, al ser entorno de un Bien de Interés Cultural (BIC) como el Ayuntamiento", deja claro. El tránsito de vehículos tendrá zonas de rodadura para guiar su conducción, aunque desde el gobierno matiza que en toda la zona el tráfico estará muy controlado.

Alt-Q Arquitectura se encarga de la redacción de este proyecto complementario

Con esta operación también se atenderán las necesidades en materia eléctrica de las Casas Consistoriales. En concreto, las tareas implicarán la retirada del cableado existente en la zona trasera, aunque no podrá hacerse hasta que se cree una nueva red de cables de baja tensión para las conexiones oportunas con los tres nuevos centros de transformación que se han instalado, que antes estaban precisamente en esa parte de atrás del Ayuntamiento y ahora se han situado bajo el atrio. Uno se destinará a la Administración local, para lo que se contratará un servicio en media tensión. Los otros dos serán cedidos a Endesa para abastecer a las viviendas y negocios del entorno, tanto a los actuales clientes como a los futuros.

"Es un tema complejo, pero estamos avanzando, verificando cosas. Para retirar el cableado y el centro de transformación de la trasera tendrán que tirarse los nuevos cables desde allí hasta la zona delantera, a los nuevos centros de transformación", explica la concejala de Desarrollo Urbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios