verano Actividades de ocio

La joya del estío

  • Unos 50 niños han disfrutado de un campamento organizado por Cáritas parroquial del Buen Pastor

Comentarios 1

Gracias al proyecto 'Juego de Niños', puesto en marcha por Cáritas parroquial del Buen Pastor, un total de 49 niños -cuyas edades oscilan entre los 7 y los 13 años- y 27 monitores han disfrutado de un campamento en el camping La Torrecilla de El Bosque, en el Parque Natural de la Sierra de Grazalema, desde el pasado lunes hasta hoy.

Este año los responsables han seleccionado la historia de El Mago de Oz para unificar las diferentes acciones lúdicas, pastorales, teatrales, deportivas y musicales que han tenido lugar en el campamento. La adaptación de esta novela infantil de L. Frank Baum ha sido realizada para la ocasión por Adrián Villa, un joven de 20 años encargado de 'Juego de Niños'.

Paco Bernal, otro de los monitores más veteranos del colectivo, destaca la educación en valores que se transmite a lo largo de estos días tan especiales. "Hemos hecho especial hincapié en trabajar principios tales como el coraje, la bondad, la interioridad, la empatía y la valentía", afirma.

De la experiencia de años anteriores y de la presente edición, el balance que se lleva a cabo es francamente positivo. Así, Adrián Villa, con tres años de experiencia en el campamento, señala que "supone una gran satisfacción ayudar a los chavales para que disfruten de la convivencia y de la naturaleza". Por otra parte, Alba, de 9 años, declara que en su primer campamento lo está pasando "genial" con sus amigos.

Este actividad se financia con las aportaciones de Cáritas parroquial del Buen Pastor, de los Servicios Sociales del Ayuntamiento, de la Congregación de los Sagrados Corazones y de la Fundación SM, así como con una participación de las familias.

Bernal ve con preocupación "cómo en estos últimos años ha ido menguando la aportación municipal para este tipo de proyectos que tanto bien hacen a los más pequeños". Destacar que los monitores realizan una labor de voluntariado, por lo que colaboran de forma totalmente desinteresada en este proyecto.

Damiano Tonegutti, diácono y coordinador de esta propuesta juvenil, declara que es "una alegría poder disfrutar de esta oportunidad e ir al campamento con los niños y los monitores, continuando una tradición de veinte años que incide de forma positiva en sus participantes". Remarca también "la entrega y la creatividad de los monitores que hacen de esta iniciativa algo mágico y especial, que los niños esperan con grandísima ilusión".

Este campamento estival que finaliza hoy pone el broche de oro al conjunto de actividades que estos jóvenes han venido realizando cada sábado en la barriada del Buen Pastor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios