Juventud

Scout Eryteeia vive la Navidad cerca de la Naturaleza

  • El grupo scouts isleño disfruta de su campamento en Barbate, al que acudieron unos 80 miembros

Un grupo de scouts durante una de las actividades en la naturaleza. Un grupo de scouts durante una de las actividades en la naturaleza.

Un grupo de scouts durante una de las actividades en la naturaleza. / Scout Eryteeia

El grupo scout Eryteeia ha disfrutado un año más de las fiestas con su tradicional campamento de la Navidad. Más de 80 miembros han acudido a esta cita que les ha llevado a Barbate.

El pabellón deportivo de la localidad, que el Ayuntamiento jandeño cedió para la ocasión, ha sido el lugar de pernoctación pero también base para la realización de las actividades preparadas, principalmente el contacto con la naturaleza y el conocimiento de la población.

La primera jornada se dedicó a acondicionar las instalaciones para poder pasar allí los cuatro días previsto, aunque la sesión Rover, de jóvenes de 18 a 20 años, paró en Vejer de la Frontera para dormir allí y realizar desde esa localidad vecina una ruta atravesando el Parque Natural de la Breña y llegar a Barbate al día siguiente. Esa jornada se dedicó a actividades para conocer la realidad de la población barbateña, con juegos de ciudad y visita a sus lugares más emblemáticos.

Los scouts más pequeños de Eryteeia colaboran en las labores del campamento. Los scouts más pequeños de Eryteeia colaboran en las labores del campamento.

Los scouts más pequeños de Eryteeia colaboran en las labores del campamento. / Scout Eryteeia

El tercer día se reservé para que los pequeños y jóvenes desarrollaran acciones de contacto con la naturaleza, de manera que pasearon por el Parque Natural de la Breña y sus senderos. Por la noche se preparó el conocido como "fuego de campamento", con cada sección de Eryteeia ofreciendo una actuación. La convocatoria se aprovechó, dado que era la última noche de la iniciativa, para celebrar las pre-uvas, que se sirvieron de conguitos para ellos. También hubo una fiesta final.

El campamento se despidió con una desayuno especial, en el que los presentes pudieron degustar churros y chocolate, pues llegaba el momento de las ceremonias y de preparar la vuelta a casa. Así se entregaron los regalos de amigo invisible, pero también se llevó a cabo la ceremonia de promesa, con el que se confirma el compromiso con el movimiento y sus actividades en favor de la sociedad.

Las últimas horas se dejaron para la limpieza de las instalaciones antes de la salida hacia La Isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios