Tráfico Las cámaras que multarán en Cádiz por entrar en el centro de la ciudad sin cumplir los requisitos

San Fernando

San Fernando penalizará el consumo de los "grandes derrochadores" de agua para luchar contra la sequía

Fernando López Gil, junto a Conrado Rodríguez, en la sala de prensa del Ayuntamiento de San Fernando.

Fernando López Gil, junto a Conrado Rodríguez, en la sala de prensa del Ayuntamiento de San Fernando. / D.C.

San Fernando va a reestructurar la ordenanza municipal que regula las tarifas del agua para incentivar económicamente el ahorro del consumo ciudadano. Se penalizará, por el contrario, a los grandes derrochadores. "Hemos reducido lo que nos marcamos el consumo del Ayuntamiento, pero el 80% del consumo del municipio es ciudadano, y ahí solo se ha reducido un 5%", explica el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Fernando López Gil, sobre la decisión adoptada ante la situación de sequía extrema que afecta a la ciudad, a la provincia y a la comunidad autónoma. Desde el gobierno asumen que si no mejora el estado de los embalses antes del verano se producirán cortes de agua a la población, si bien señalan que tendrán que venir determinados por la Junta de Andalucía.

"Es el asunto del día, del que más hablamos últimamente: la sequía, con terribles consecuencias en la provincia. Nos enfrentamos a la sequía más extrema, prolongada y de más intensidad desde los años 60. Estos meses benévolos por las lluvias para llenar los pantanos no se han dado y los pantanos están solo al 15%. Ya hay 700.000 habitantes con alguna restricción en la provincia y va a tener consecuencias en la economía y en el empleo, en la educación, la sanidad. Supone un problema de logística para los ayuntamientos", resume el dirigente socialista. Se refiere, por ejemplo, a la obligación de limpiar en los grandes eventos como el Carnaval y la Semana Santa, por higiene y por seguridad con la cera, en uno y otro caso.

Hasta ahora el equipo de gobierno ha intentando concienciar a la ciudadanía sobre la necesidad de ahorrar en el consumo de agua, lo ha hecho con dos campañas de sensibilización desarrolladas desde el pasado verano hasta la fecha; y con acciones propias encaminadas en la misma dirección, la reducción del consumo. En ese sentido, ha aplicado la prohibición del uso de agua potable para riego y baldeo, e incluso ha desarrollado actuaciones para buscar fugas de agua en la red y eliminarlas.

"Seguimos trabajando con el Ayuntamiento de Cádiz en la reutilización del agua tratada", apunta López Gil, que se refiere a la petición de inversión realizada a la Junta para disponer de la infraestructura necesaria para hacer el tratamiento necesario en la planta depuradora del agua y para su retorno a la ciudad. A eso se suma la búsqueda de pozos de agua para poder aprovecharla en los riegos y baldeos. Previamente, desde hace varios años, se ha trabajado en la mejora de la eficiencia hídrica de la ciudad, que está al 95%, la más alta, recuerda el concejal del PSOE, de Andalucía.

Un reducción del consumo ciudadano del 5% insuficiente

Estas medidas han permitido que la Administración local reduzca su consumo, y de hecho ha alcanzado el objetivo de rebajar el uso del agua un 20%. Sin embargo, esto no se ha reflejado en el consumo de los hogares y la actividad económica isleños, donde solo se ha ahorrado un 5% de agua. Ante eso, y tras el llamamiento del presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, para que todos los responsables políticos tomaran medidas (se ha aprobado el cuarto decreto de sequía en Andalucía), se da ahora un paso más desde el gobierno, con la decisión de incentivar y penalizar económicamente los consumos bajos y excesivos, respectivamente.

"La fórmula es subir el  coste de tramos a los grandes derrochadores. Pero con que solo reduzcan el 5% pagarán lo mismo. Si conseguimos que ahorren un 20% pagarán menos", destaca el responsable de Desarrollo Urbano Sostenible.

Se pone el foco en el consumo, insiste el concejal de Gestión Presupuestaria y Tributaria, Conrado Rodríguez, que destalla los cambios en las tarifas del agua que se van a aprobar. "Son tres medidas: incentivar el ahorro, penalizar a quien hace consumos excesivos y garantizar el acceso de todos al agua", abunda. Para ello se estructuran los tramos de consumo. "Quien se mantenga en el consumo medio normal seguirá pagando lo mismo", prácticamente, apunta. "Quienes consumen en los tramos más altos, pagarán más", añade. "Se incrementará más a partir del tercer bloque, en el que entendemos que ya hay un consumo excesivo", precisa.

Los cambios contemplan, eso sí, un ajuste en aquellas viviendas con contadores comunitarios. "Se factura con un solo contador y siempre están en el tramo más alto, por eso se ha planteado un cálculo distinto para que se haga de manera individual por vivienda", expone. A eso se suman las tarifas sociales para mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, pensionistas y parados, además de los colectivos de ayuda mutua", aclara.

Cambios en la tarifa de los tramos

El gobierno aporta los datos de la factura del agua que plantea con esta nueva estructura. Para el consumo doméstico, según sus cifras, los hogares que se mantengan en el nivel bajo de consumo, hasta 14 metros cúbicos apenas notará el incremento, con una subida mínima de 0,38 euros en el recibo. En el tramo medio, hasta 18 metros cúbicos de consumo de media, también será leve, de 0,62 euros cada dos meses. A partir de aquí se apuesta por unos incrementos mayores, "de carácter exponencial" al tratarse de consumos más elevados. En el tramo alto, a partir de 36 metros cúbicos, se cobrará 2,23 euros de manera bimensual; mientras que en el tramo de consumo muy alto, desde 54 metros cúbicos, la subida será de 5,74 euros por factura.

La tarifa industrial/comercial (también hostelería y todo lo que no sea doméstico) también sufrirá modificaciones y de nuevo el equipo de gobierno muestra una simulación. Así el tramo bajo de consumo, de 30 metros cúbicos al mes, notará una subida de 0,82 euros por bimestre. El tramo medio de unos 60 metros cúbicos pagará 1,63 euros más cada dos meses. El incremento será mayor en el tramo alto, con una simulación de 120 metros cúbicos, con una subida de 7,14 euros por dos meses. El tramo muy alto de consumo, de 240 metros cúbicos, pagará 23,25 euros de incremento en la tarifa

En cuanto a las tarifas sociales, se tiene en cuenta el caso de las familias numerosas, más concretamente, el número de convivientes en una misma vivienda. A partir de cinco miembros se incrementará el límite por bloque en 6 metros cúbicos por persona a partir de la quinta. Incluso, en los tramos bajo y medio verán reducida su factura. El consumo bajo se sitúa en 18 metros cúbicos, en este caso, con una reducción de la factura de 6,89 euros. El consumo medio está en 24 metros cúbicos, con una ahorro económico de 3,36 euros por recibo. Sin embargo, sí aumentará la factura si superan los 48 metros cúbicos, en un consumo alto, en concreto de 6,92 euros. La subida en el tramo muy alto, a partir 72 metros cúbicos, será de 9,48 euros.

Para los colectivos bonificados, las facturas se reducirán en todos los tramos: de 56,03 a 49,75 euros; de 62 a 53,35 euros; de 93,07 a 80,08 euros y de 134,33 a 114,20 euros, respectivamente. Esa tarifa social también alcanza a las entidades sin ánimo de lucro, con todos los bloques con un descenso del coste excepto en el bloque muy alto (en este caso a partir de 120 metros cúbicos) que se incrementaría levemente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios