Manuel Antonio Fernández | Premio al mejor pediatra Doctoralia Awards

El pediatra que se hizo emprendedor

  • El isleño Manuel Antonio Fernández ha ganado el Doctoralia Awards al mejor pediatra

  • Por su consulta han pasado más de 8.500 niños con trastornos de aprendizaje y desarrollo

El neuropediatra de San Fernando Manuel Antonio Fernández, distinguido en los Doctoralia Awards de 2018. El neuropediatra de San Fernando Manuel Antonio Fernández, distinguido en los Doctoralia Awards de 2018.

El neuropediatra de San Fernando Manuel Antonio Fernández, distinguido en los Doctoralia Awards de 2018. / D.C. (San Fernando)

Los Doctoralia Awards 2018, que son un reconocimiento al trabajo de los profesionales de la salud más destacados de distintas especialidades de España, lo consideran como el mejor pediatra de España. Y es de San Fernando, aunque Manuel Antonio Fernández Fernández vive y trabaja en Sevilla desde que se marchara a hacer el MIR en el hospital universitario Virgen del Rocío. Eso sí, a La Isla, donde reside su familia, vuelve siempre que tiene la oportunidad. 

Es modesto. Lo de ser catalogado como el mejor pediatra de España le parece un tanto excesivo. Cosas de este tipo de galardones. Pero sí reconoce el enorme valor que tiene, sobre todo porque el método de elección que se sigue con los Doctoralia Awards se basa en la opinión de los pacientes y de otros profesionales. Lo primero le reconforta porque pone de manifiesto que las familias que pasan por el centro que dirige en el sevillano barrio de Los Remedios están visiblemente satisfechas con la atención y el trato que reciben de él y de su equipo. Y lo segundo porque pone de relieve la consideración que merece de sus compañeros de profesión. 

Especializado en neurología pediátrica y tras años trabajando en la sanidad pública y en la privada, sin nada estable, cansado de la precariedad laboral y descontento con el trato que se daba a los pacientes, en 2015 decidió emprender su propio camino y abrir un centro exclusivamente dedicado al campo en el que se había centrado: "Nos dedicamos fundamentalmente a los trastornos del aprendizaje y del desarrollo: déficit de atención, hiperactividad, dislexia, altas capacidades y trastornos como el autismo", explica. Cuenta para ello con un equipo interdisciplinar en el que trabajan también neuropsicólogas, pedagogas, logopedas... Más de 8.500 pacientes han pasado por su consulta desde entonces, una cifra –admite– bastante considerable.

"Si se habla del paciente 2.0 nosotros tenemos que ser los médicos 2.0", afirma

"Soy un emprendedor. Y para ello tuve que aprender cosas que poco tenían que ver con la medicina: marketing digital, emprendimiento,  gestión de negocio....".  Y ese camino recorrido fue el que le llevó también a poner en marcha, de manera paralela, otro proyecto dirigido exclusivamente a profesionales en su misma situación: lifestyleprofesional. Les ayuda a posicionarse, a captar pacientes propios para sus clínicas y consultas.

Es, sostiene, una manera diferente de hacer las cosas. Y también una sanidad diferente, más cercana. "Creo que realmente lo que buscan las familias y los pacientes es un médico que sea capaz de resolver los problemas del paciente de una forma eficiente y con el que puedas tener contacto directo", apunta. Eso le lleva a hablar del "paciente 2.0" que requiere, claro está, de un médico 2.0.

Porque, en este camino que decidió emprender hace cuatro años el neuropediatra isleño apostó de lleno por las nuevas tecnologías en todos los sentidos. La página web  elneuropediatra.es es la marca de la casa. Pero también el uso de la realidad virtual para el diagnóstico, lo que –asegura– permite conseguir “una evaluación objetiva” al comparar los resultados del niño con los de otros compañeros que no tienen esos problemas. “No nos basamos en opiniones o en test o cuestionarios. Es una herramienta que nos permite saber qué nivel de dificultad tienen los niños en cada área: atención, impulsividad... Además, una vez que se pone en marcha el tratamiento o la terapia, nos permite ver los resultados", explica Manuel Antonio Fernández. 

El neuropediatra isleño hace uso también de otras herramientas que se valen de dispositivos electrónicos –lo que llama plataformas de entrenamiento cognitivo– para que los niños, desde sus casas puedan desarrollar esas capacidades como un juego. Además, se vale de sesiones de videoconferencias y consultas a distancia, algo que –insiste– las familias agradecen especialmente porque brinda ese contacto directo que siempre pretende. "No lleva mucho, dice. Solo una hora al día de trabajo, es algo razonable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios