fiestas

La Isla apura la última jornada de su Carnaval

  • La cabalgata organizada por Fiestas recorrió la calle Real pasado el mediodía

  • Las peñas aprovecharon el tirón y sacaron partido a las últimas horas

Dos caras mostró ayer el Carnaval en las últimas horas de la fiesta. Una, la cabalgata, que recorrió lentamente la columna vertebral de la ciudad -la calle Real- pasado el mediodía fue eminentemente infantil y, por supuesto, familiar. Niños disfrazados de superhéroes y princesas, confeti en abundancia, carrozas ambientadas con personajes de dibujos animados y padres, madres y abuelos viendo el espectáculo desde la acera... Y la otra cara de la fiesta fue la de las peñas, que dieron lo mejor de sí en esta despedida carnavalera aprovechando el tirón de público que reportó la cabalgata. La plaza del Rey volvió así a ofrecer un animado aspecto durante las últimas convocatorias de la fiesta, en las que -por cierto- la peña El Timón celebró la final de su concurso de pasadobles, que ganó la comparsa 'La oportunidad', e hizo entrega del Timón de Oro al cantaor isleño Jesús Castilla. Fue otro de los grandes momentos de esta jornada final.

La cabalgata organizada por la concejalía de Fiestas en este último día del Carnaval de La Isla partió a mediodía de la avenida Constitución para dirigirse hacia la calle Real, que recorrió en toda su extensión hasta llegar a la céntrica plaza de la Iglesia. Un vistoso montaje se encargaba de abrir la comitiva: una damisela en apuros encerrada en un torreón cuyo favor se disputaban varios caballeros de lustrosa armadura a lomos de 'caballos' que acercaban 'relinchando' a los peques que aguardaban en la acera. La puesta en escena llamaba la atención, también -claro- por lo tradicional del mensaje que se transmitía a los más pequeños.

Nueve carrozas de temática infantil integraron la cabalgata que cerró la fiesta

A muchos les extrañó también el ritmo excesivamente lento con el que la cabalgata cruzó por la calle Real. Hasta cerca de la una y media de la tarde la comitiva no atravesó la plaza del Carmen para adentrarse en los tramos más céntricos. Nueve carrozas formaron la comitiva con el puntual acompañamiento de alguna agrupación o de algunos espontáneos disfrazados, que fueron -la verdad- bien pocos. Eso sí, las carencias de la cabalgata las suplió el entusiasmo del público, que fue creciendo en número a medida que la comitiva se acercaba a la plaza del Rey. Es lo que tiene La Isla, que siempre responde en la calle. Mickey Mouse, Many Many Manitas, Vikingos o Ratatouille fueron algunos de los personajes infantiles en torno a los que giró la temática de las carrozas que recorrieron la ciudad. Entre ellas -ya es algo habitual en La Isla- había una 'inclusiva' para que niños con discapacidad o problemas de movilidad pudieran también participar en la fiesta.

La plaza del Rey, donde se congregan las carpas de las peñas carnavalescas, fue el otro escenario de la jornada, Allí hubo dos grandes citas. Una, la final del concurso de pasodobles de El Timón, cuyo primer premio, como se ha apuntado, fue para la 'La oportunidad'. 'Oro negro' se llevó el segundo, 'Viva la vida' el tercero y 'El gurú' el cuarto. Desde la peña -así lo afirmaba su presidente, Javier Navarro- se destacó la cantidad de público que arropó este segundo domingo de Carnaval. Por su parte, la peña Con sabor a cañaílla hizo entrega de su distinción -la Cañaílla de Oro- a Abraham Portillo en el transcurso de su popular degustación, la cañaíllada. Y hasta bien entrada la tarde se prolongó la fiesta en el centro. En la alameda Moreno de Guerra, por otro lado, los salesianos -una de las entidades que sin ser eminentemente carnavalesca más participa en la fiesta- disfrutaron también de una intensa jornada de Carnaval, con su jamonada popular, que precisamente cumplió 30 años.

Y así el Carnaval fue agotando sus últimas horas y La Isla se fue despidiendo de nueve días de una fiesta que abre ahora -una vez más- el debate acerca de su futuro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios