San Fernando

El GE Bazán se refuerza con un efectivo de lujo, Pepe Tréllez

  • El expresidente azulino afirma que llega al equipo bazanero porque "no soporto las injusticias y no voy a permitir que desaparezca un club histórico"

Vuelve al fútbol. Y lo hace en el equipo de enfrente. Lo hace en el Grupo de Empresas Bazán. Pepe Tréllez se ha sacado su espada de mosquetero y ha salido al paso de un equipo en apuros, de una entidad que estaba a punto de desaparecer, de una asociación cuanto menos histórica que está pasando por sus peores momentos.

La llamada fue de Betanzos, de un presidente roto y hundido ante tantas puertas cerradas y él no ha dudado en desempolvar la manta y liársela a la cabeza. Desde hace varias fechas ya ejerce como casi máximo mandatario del Grupo de Empresas Bazán y ya toma decisiones, conjuntas con el presidente, pero decisiones trascendentales.

Pepe Tréllez explica el porqué de su vuelta al mundo del fútbol: "Pues vuelvo por el mismo motivo que fui las otras dos veces, porque no puedo consentir la desaparición de un club y mucho menos con la historia y el emblema del Bazán".

Tréllez sentencia que "cuando la primera vez me llamó el San Fernando fue precisamente para poner el dinero necesario para que no desapareciera y en la segunda para intentar sacar de sus cenizas una entidad en un grave problema, y creo que en las dos ocasiones estuve acertado y como muestra un botón. Ahora me ha pedido colaboración el Bazán y no lo he dudado".

Para el empresario, que no se muerde la lengua, está claro que "se están cometiendo unas injusticias muy grandes tanto institucional como deportivamente con el Bazán y es hora de poner pies en pared". En ese aspecto señala que "ahora nos hemos venido a enterar que hay una posibilidad de que le quiten al club las cantinas los días de los partidos para beneficiar a otro club y eso no es de recibo en una entidad que tiene muy pocas maneras de conseguir aliviar su maltrecha economía".

El otrora presidente del San Fernando llega al Bazán en calidad de "una especie de director general. Lo cierto es que la junta directiva y el presidente me han dado carta libre para poder actuar y que ya estoy ejerciendo, siempre de manera conjunta, en el día a día de un equipo que necesita mucho mimo, mucha atención y mucho cariño".

En cuanto a los objetivos, es claro al señalar que "en un principio, y sobre todo porque no me ha dado tiempo y ya hemos llegado con la temporada prácticamente encima, buscaremos mantener la categoría y las metas mayores irán llegando conforme pasen los meses", aunque "no descartamos nada y habrá que ver cómo se desenvuelve la campaña. No sería de extrañar que en diciembre llegaran nuevos efectivos, lo que haría ganar a todos en ilusión".

De lo que se ha encontrado, es claro al afirmar que "me he encontrado un club roto, vacío en cuanto a moral se refiere, desilusionado, una institución sin ganas y con los brazos bajados y eso se transmite al equipo. Una de las misiones principales estará en volver a ilusionar a todos y pelear por hacer lo más grande que se pueda a este Bazán. Mire, San Fernando puede tener dos equipos, como otras tantas ciudades, pero hay que ver a todos desde el mismo rasero, con la misma humildad y ahí está el auténtico secreto".

Y en el aspecto personal está tremendamente "ilusionado, aunque a mí me hace falta muy poco para ilusionarme. Creo que con el paso de los meses esto irá siendo más grande y lucharemos por que los aficionados al fútbol disfruten todos los domingos con nosotros".

Vuelve al fútbol. Lo hace para ayudar a un equipo en apuros, con problemas, para guiar un barco que estaba encallado y para buscar que el Municipal de Sacramento vuelva a ser una fiesta en torno al deporte rey.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios