Feria del Carmen y de la Sal 2018

Estética con sentido y sensibilidad

  • Las casetas cuidan la decoración, no solo por una cuestión de imagen, sino también de responsabilidad con la fiesta y los visitantes

  • Perdón, Fipe y Columna, premios de los exornos

Caseta No ni ná adornada con rejas, estructuras de madera, telas, macetas o celosías, en una imagen captada el pasado jueves. Caseta No ni ná adornada con rejas, estructuras de madera, telas, macetas o celosías, en una imagen captada el pasado jueves.

Caseta No ni ná adornada con rejas, estructuras de madera, telas, macetas o celosías, en una imagen captada el pasado jueves. / román ríos

Ya se conocen los premios del certamen de exornos de la Feria del Carmen que este año se quedaba huérfana de una de las casetas más galardonadas como era Borreguito (que este año ha sido ausencia destacada). Dos montajes de cofradías, de cualquier manera, han copado dos de los tres primeros puestos de este reconocimiento: el Perdón y Columna; además de la Federación Isleña de Peñas y Entidades (Fipe).

El Perdón y su recreación del barrio de La Casería se ha alzado con el primer premio. Puertas reconocibles, nombres de calles típicas de la barriada o su cruz histórica componen las paredes y el centro de esta estructura que tiene parte descubierta.

También ha recurrido la Fipe a un rincón muy característico de la ciudad, en este caso del centro como es el Callejón Cróquer, una estrecha calle donde destaca el encalado de las paredes y las macetas colgadas. La caseta no se ha olvidado siquiera de las ventanas con los forjados metálicos ni de los azulejos.

El tercer premio ha sido para Columna que ya tuvo recompensa el año pasado con el primer puesto. En esta ocasión se han convertido, según las palabras de José Antonio García Fierro, antiguo hermano mayor de la hermandad, "en la peineta del Carmen", como se puede observa en una estructura que se erige en el montaje, donde también destacan las paredes de rayas rojas y blancas, las telas, los farolillos de lunares o las pinturas.

Desde estilos más elaborados hasta aquellos más minimalistas, la mayoría de las casetas se adornan para mostrar una imagen cuidada. Hay quienes optan por temática marinera, otras que se centran en los motivos cofrades y otras que se visten con telas, farolillos o rincones curiosos. En muchos casos quieren crear un ambiente familiar.

La caseta el Surtidor no deja indiferente como no podía ser de otro modo con el antiguo surtidor de gasolina que hay a sus puertas, la madera de Vivo y los caballitos también resaltan a la vista.

Algunos caseteros han optado en su montaje con tarimas que cubren el suelo para aislar del albero del recinto. Han cuidado que no se produzcan escalones que dificulten el acceso a personas con movilidad reducida: se ve en la municipal, en la caseta del PP y en la caseta Andalucista, donde este año además han apostado por crear una barra a dos alturas (que han construido al no haber nada de este tipo disponible) y poner aseos adaptados -cuyo alquiler es el mismo que los habituales, aseguran- en pos de la accesibilidad en todos los servicios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios